"Consumir menos, consumir mejor" y la sociedad tradicional benalupense. Las comidas

Cada vez  comemos mas pizzas, más hamburguesas, más comidas precocinadas e industriales y menos productos tradicionales propios de la dieta mediterránea. Toni Lodeiro en el libro que estoy utilizando como base para esta serie da una serie de consejos para una comida sana, rica y ecológica.

“– Con placer, disfrutando de la diversidad de platos y de compañía. Con tiempo y sin prisas.
– Sin perfeccionismos ni prohibiciones. Sin obsesiones por la salud, la ecología, la delgadez...

– Sencillez: ni teniendo una computadora por cabeza podríamos considerar todos los factores necesarios para tomar decisiones perfectas en alimentación e intentarlo no es para nada sano. Tradiciones gastronómicas y conocimientos generales de nutrición y consumo consciente pueden ser más útiles que complejas teorías o dietas “alternativas”. 



– Muchos vegetales: verduras y frutas, cereales y legumbres, aceite de oliva y frutos secos, por ser los alimentos que mejor combinan salud y ecología.

– Moderación con lo que a largo plazo nos puede dar problemas: grasas “malas” (“hidrogenadas” –en margarinas y alimentos procesados–, las de carne y lácteos, de

palma y coco –y grasas “vegetales” sin especificar–, aceites de semillas –girasol–), azúcar, sal... Los alimentos industriales suelen abusar de todo esto.
– Ecología: cuidando las tradiciones gastronómicas locales, optar por los alimentos cercanos, frescos de temporada, y ecológicos cuando se pueda. Una dieta moderada
en el consumo de productos animales (huevos y lácteos, pero especialmente en carne y pescado); procurar utilizar pocos envases y productos preparados; e intentar comprar en cooperativas, venta directa, mercados, tiendas pequeñas...
– Economía: para una dieta saludable hay muchos caminos, ningún alimento es imprescindible. Con alimentos comunes podemos alimentarnos “de cine”. Piña, mango, soja, leche omega-3... no son más sanas que naranjas, manzanas, nueces, sardinas...
Peso y salud mental
Sólo un 40% de las mujeres del Estado están contentas con su peso, y se multiplica el número de niñas menores de 10 años que están a dieta. Las mujeres sufren más presión social sobre su imagen. Y se nota, ganan 10 a 1 en trastornos alimentarios".





En esta página web del IES Casas Viejas hay publicado un artículo de María José Jiménez sobre la gastronomía tradicional de Benalup-Casas Viejas en la que me voy a basar para caracterizar la forma de comer benalupense en la sociedad tradicional. Tres son las características generales de esa dieta; mediterránea, con influencia religiosa y de carácter agroganadero, con gran presencia de la economía depredadora. Ello hacía importante el autoabastecimiento, el carácter local de los productos, así como el dominio de los denominados productos de temporada. María José Jiménez dividía los productos culinarios de la zona en 3 grupos según su  procedencia. En primer lugar los productos hortofrutícolas y de secano, como las frutas, las hortalizas, las legumbres (base de berzas y potajes) y los cereales (el pan moreno ocupaba un papel fundamental en esta dieta mediterránea). Un segundo grupo lo constituyen los productos provenientes de la ganadería y de la caza. La carne no se utilizaba mucho, el animal más demandado era la gallina y el cerdo, del cual destaca la matanza ; una forma de preparar comida para todo el año y dentro de la economía cerrada y autosuficiente dominante y los conejos y los pajaritos ligados a la cacería. El tercer grupo lo constituyen los alimentos provenientes de los frutos silvestres recolectados como las tagarninas, espárragos, quesitos, caracoles, cabrillas... Terminar esta entrada haciendo un repaso a las comidas más representativas de la sociedad tradicional benalupense. El  desayuno se hacía a base de café, leche, pan blanco o moreno en el que untaba miel, queso, requesón, ajo, aceite, manteca “colorá”, etc. También se desayunaba el pan migado en el café o en la leche, sobre todo los niños. El almuerzo sólo constaba de un plato que podía ser potaje, berza, cocido, puchero, gasas, etc. Si era época de productos temporeros  la variedad de comida era mayor y se ampliaba a revueltos, refritos, tortillas, etc. Según la época del año, el almuerzo se acompañaba con rábanos, pimientos asados, picadillo, papas aliñadas, etc.



Las dos fotos son de Jerome Mintz

Comentarios

Hola¡ No se si deliberadamente has olvidado el puchero. Aquella olla que las abuelas ponían a hervir en las estrevedes, o sobre los poyos de hornilla y que los mantenían hirviendo durante horas y horas, para extraer toda la sustancia posible de los aditamentos --tocino viejo, huesos salados, trozos de gallinas ...-- y que luego se servía en concomés, con fideos, arroz, pan migado, etc. y que terminaba con la "pringá"

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV