headerphoto

Cambio de ubicación del Baratillo


Hoy el Baratillo o Piojito se ha marchado de las inmediaciones del Colegio Tajo de las Figuras a la calle Barbate, próximo a las instalaciones del IES Casas Viejas. Tengo entendido que el traslado responde a una petición de los propios comerciantes que componen este mercadillo con el argumento de que debido a  la pendiente donde instalaban sus puestos y la lejanía de las viviendas de la mayoría  de la población benalupense  habían disminuido  sus ventas. A lo que hay que unirle la actual crisis que las ha bajado considerablemente donde otras formas de ventas de productos baratos como los chinos o las tiendas de segunda mano le han hecho una gran competencia a esta tradicional forma de venta.




Como es lógico la decisión del traslado ha traído aparejada cierta polémica. Hay quien la considera acertada pues las condiciones físicas del lugar elegido dicen que son más óptimas y sobre todo se encuentra más cercano al lugar donde viven la mayoría de la población. Otros piensan que la decisión es perjudicial pues va a acabar con el tránsito que se producía por el casco antiguo y aledaños y además es otro jirón al proceso de desmantelamiento (de equipamientos e infraestructuras administrativas, comerciales, educativas, deportivas, culturales, festivas....) que lleva sufriendo el centro histórico desde hace mucho tiempo.



Visto el cambio de ubicación desde una cierta perspectiva histórica que es la forma en la que me gusta a analizar a mí los hechos en este blog parece un eslabón más en este proceso biológico y natural de envejecimiento que sufren las distintas partes de una ciudad para el caso del centro tradicional y de maduración para el caso del nuevo centro comercial que es la calle Barbate y sus proximidades. Es curioso como la zona de expansión en torno al borde meridional de la mesa baja se estructuró a partir de la creación de una infraestructura escolar, el colegio Padre Muriel, y luego recibió un espaldarazo definitivo con otra infraestructura educativa, el IES Casas Viejas, a lo que habría que unirle otros equipamientos deportivos como la piscina o el pabellón o culturales como el teatro. 



Parece obvia  la perdida de dinamismo, infraestructuras y equipamientos del casco antiguo, también es evidente que como decía Tagore "Si lloras por no haber visto el Sol las lágrimas te impedirán ver las estrellas". Esta zona del pueblo tiene muchos activos para superar la doble crisis que está pasando, por un lado, general y por otro, concreto, local. Esta zona que ha gozado de la jerarquía urbana, social, religiosa, política, económica... desde que se creó el pueblo hasta hace muy poco tiempo tiene en ese peso histórico una posible alternativa donde agarrarse para afrontar los cambios que exige esta doble crisis comentada. Lo ocurrido este verano con el turismo proveniente del hotel Fair Play y de la costa cercana constituye un verdadero acicate. Los intentos de la asociación de comerciantes del centro del pueblo van por el camino de aunar esfuerzos para buscar alternativas. Llevamos ya varios años con iniciativas muy loables desde establecimientos y asociaciones en torno a conciertos, exposiciones, representaciones teatrales, rutas gastronómicas, cine, etc. Hay un grupo de emprendedores que tienen sus negocios en esta parte del pueblo que luchan por innovar y adaptarse a los nuevos tiempos. Por tradición, por historia, por ubicación, por recursos...los bares y restaurantes de la zona tienen una posición central para el ocio local y turístico. Anoche me comentaron un precioso proyecto para instalar en uno de los establecimientos de esta zona  para disfrute de los benalupenses y visitantes. Luego pasé por el bar de tapas del Peli y ví como había colocado varias decenas de hermosas fotografías de Jerome Mintz. Es una verdadera gozada ver colgada en aquellas paredes  la vida de los años sesenta del pueblo (en el Pub La Época también hay muchas fotografías antiguas preciosas del pueblo). Ninguno de estos hechos tiene relación con el traslado del Piojito, pero a lo mejor sí, pudiera que existiera una especie de reacción pendular, de isostasia, de plasmación de la teoría del equilibrio. Se trata de sacar fuerza de la flaqueza, de aunar pequeñas iniciativas y esfuerzos, de partir de lo que se tiene, que es mucho, de afrontar los retos desde lo local, tradicional, endógeno, propio... Y de tener muy claro que si mejora la situación del casco antiguo no es para beneficio de un sector exclusivo del pueblo, sino de todo el municipio.



Por lo que respecta al mercadillo, esta mañana un amigo me ha mandado un correo con esta frase, que me parece un regalo: "El Baratillo o Piojito va cumpliendo ( muy lentamente -ha repetido muchos cursos ) su Ciclo Educativo : Empezó en Párvulos , siguió en el Tajo de las Figuras y ahora llega al IES Casas Viejas. ¿ Irá alguna vez a la Universidad ?" Me ha parecido oportuno compartirlo con todos vosotros o "ustedes".

1 comentarios:

Moises dijo...

Está bien el baratillo aya arriba, es más grande y debe de crecer aún más.Pero el centro no puede perderse, menos mal que tenemos el maratón,eso si que es intocable.Un saludo.