headerphoto

La Sierra. La postguerra. El contrabando y el estraperlo

A la inestabilidad proporcionada por el maquis hay que añadir los fenómenos del contrabando y el estraperlo que por esta época abundaron en la sierra. Desde la conquista de Gibraltar por los ingleses en 1713 siempre ha habido contrabando en la zona, pero en el franquismo debido a la mala relación de los dos países y al boicot a Gibraltar este aumentó. Los hombres a caballo salían de la estación de San Roque e iban hacia Benalup, Medina, Bornos y Montellano. La ruta se hacía a través de la sierra, por los lugares más apartados para evitar ser vistos por la guardia civil.



Los productos que se transportaban eran, entre otros,  tabaco, café y aceite, ya que son productos poco pesados y que proporcionaban bastantes ingresos al venderlos. Era una actividad bastante peligrosa, pues la guardia civil siempre estaba al acecho; sin embargo, casi siempre encontraban la colaboración de las personas que vivían en la sierra y la de las Ventas, quienes incluso los escondían cuando era necesario, les guardaban la carga o les avisaban cuando venía la guardia civil. La relación con la gente  de la Sierra era muy buena, ya que ellos a su vez les hacían recados o se encargaban de llevarse para vender la caza furtiva. Al igual que en el caso de los maquis, los habitantes de la sierra debían tener buenas relaciones con la Guardia Civil y con los contrabandistas, al mismo tiempo.



Debido a las especiales condiciones económicas y políticas de la postguerra también apareció otro fenómeno conocido como el estraperlo. La diferencia que hay con el contrabando es que esté está relacionado con la frontera con otro país, mientras que el estraperlo es dentro del mismo país. En la época conocida como la Autarquía  en la postguerra, después de la Guerra Civil el estado controlaba la producción y el comercio. Se trata de comercio ilegal, no controlado por el estado. También hubo en la zona mucho estraperlo desde siempre, pero en la postguerra con el hambre y con el control del estado de la economía aumentó, sobre todo en la sierra, donde se comerciaba ilegalmente, fuera del control del estado, con los productos de caza, de los huertos y sobre todo con el trigo. Eran muchos los jornaleros que se dedican al tráfico de productos de primera necesidad. El aceite y el trigo eran los protagonistas. La vigilancia de caminos y la huida de la guardia civil un riesgo diario de estos trabajadores. Hubo varios enfrentamientos y muertos que todavía perviven en la memoria colectiva de los ciudadanos benalupenses. El molino del Cuervo por su lejanía se constituyó en uno de los lugares donde más trigo se molía clandestinamente. De las causas del contrabadismo y de las relaciones con el maquis va este este audio de Mintz datado en 1966.
contrabandoymaquis.mp3

1 comentarios:

Jesús Ortiz dijo...

Enhorabuena por esta interesantísima entrada.