La libertad de expresión en el franquismo

Tradicionalmente en los pueblos pequeños la libertad de expresión tiene muchas más limitaciones que en las grandes urbes. Ya lo dice Mintz: “El control social en Andalucía rural no se operaba por medio de regulaciones gubernamentales y supervisión policiaca, sino por medio de sanciones sociales a rumores y otras formas de crítica y censura públicas. Por Carnaval, las conductas dudosas se pregonaban en pública en forma de canciones”. Pero en el franquismo se legaliza ese control social y político y se elimina el derecho a la libertad de expresión que había introducido en España la Constitución de 1812. El mismo carnaval es prohibido y cuando se permite como en Benalup de 1955 a 1966 las letras se someten a un estricto control religioso y político, como se puede escuchar en el audio. 




En España está restricciones a la libertad de expresión se ponen de manifiesto en la censura llevada a cabo con la literatura, el cine o la prensa. En el caso concreto del Benalup de Sidonia franquista como cuenta Juan Moreno se elimina toda la posibilidad de acceder a libros de ideología obrera o  se establece la censura para las letras de carnaval. Lo cuenta Mintz en Coplas de carnaval o lo podemos escuchar en la segunda parte del audio. “En la España de Franco, alguien debía revisar las canciones antes de que se pudieran cantar en la calle. En los años anteriores, el cura de la parroquia, Don Manuel Muriel Guerra, había servido de censor del pueblo para las canciones de carnaval; pero en febrero de 1966, Don Manuel no tenía buena salud…No es que se esperara ningún problema político. La guerra y sus consecuencias habían cerrado toda posibilidad de protesta abierta. Por supuesto, Casas Viejas ya había quedado traumatizada por el levantamiento de enero de 1933 y la masacre y los encarcelamientos que la habían seguido. Tres años y medio más tarde, en julio de 1936, al principio de la guerra, los pueblos de Andalucía quedaron marcados cuando las fuerzas falangistas arrestaron y asesinaron a socialistas y anarquistas destacados. Para evitar la posibilidad de ajustes de cuentas en el futuro, las depuraciones eran normalmente realizadas por personas ajenas al pueblo…"
El estado franquista utilizó la censura de las noticias, de los libros, de las películas o de otras manifestaciones artísticas para controlar la libertad de expresión, especialmente, en aquellos casos en los cuales se mantenga una opinión contraria al orden establecido. Por eso es lógico que en Benalup afectará más a los libros y las ideas del movimiento obrero. En cuanto al carnaval, como se deja claro en los audios, eran temas poco importantes, pero se trataba de dejar claro quien tenía la última palabra en cuestiones morales, ya que las sociales y políticas ni se planteaban siquiera. Tendríamos para un amplio debate si planteamos la cuestión sobre si ahora existe verdadera libertad de expresión o las convenciones sociales y políticas nos la impide, lo que sí es cierto, que legalmente, dentro los límites que establece la ley podemos expresarnos con plena libertad. Aquello de “¡Como lo escuchen me matan a mí!” con el que Rafael el Cantaor termina su fandango contra los fusilamientos es frase de otra época. Me llama mucho la atención como Mintz consigue crear el clima necesario para que un contexto represivo sus informantes se expresen libremente, en una época como esta, febrero de 1966, donde legalmente no estaba permitido. 



Transcribo el audio.

Juan Moreno.- La diferencia que hay entre antes y ahora es que antes había mucha libertad, entonces se hablaba mucho donde quiera y ahora no se puede hablar
J.M.- ¿Qué libros anarquistas se pueden leer aquí?
Juan Moreno.- Aquí ninguno, en Madrid es posible que encuentres alguno, si Franco no lo sabe. Ja ja ja ja
J.M.- ¿En París?
Juan Moreno.- En París se puede hablar libremente, París no es esto
J.M.- ¿Cómo aprender la ideas?
Juan Moreno.- Si no tenemos libros como vamos a aprender, antes sí los había ahora no
J.M.- No libros aquí ¿cómo aprender?
Juan Moreno.- Eso digo yo como voy a ser comunista si no sé lo que es eso. O anarquista o republicano o socialista…
J.M.- Antes del movimiento?
Juan Moreno.- Si entonces si había libros con ideas, muchos libros y todas las personas les gustaba leer. Había libros de los anarquistas, la UGT, menos de la falange y los requetes, ninguno
Rafael Cantaor.- 
Ay que no se debe matar
Ay ese quinto mandamiento
Que no se debe matar
Y nosotros los cristianos mandamos a fusilar
A nuestros mismos hermanos.
¡Como lo escuchen me matan a mí!
J.M.- ¿Todas esas cosas hay que presentarlas al alcalde?
Juan Moreno.- Antes solo al alcalde del pueblo
J.M.- ¿Y el cura?
Manolo Lago.- Este año no, pero hace dos años hubo que presentárselas al cura. Me enteré fui a ver al administrador que le llaman, al segundo que será y me dijo que tenía que esperar porque el alcalde estaba pendiente de unas cuantas que hay aquí y están tachadas
J.M.- ¿Por qué el alcalde ha puesto un ojo aquí en un domingo por la tarde me encontré?
Manolo Lago.- Porque no le parecería correcto por la última frase, la retirada del novio porque pensaba que al retirarse el novio hubiese sido
J.M.- Habla con libertad
Manolo Lago.- Porque había hecho una barriga, al hablar conmigo lo arreglamos. No tiene importancia ninguna. Están en vísperas de casarse
J.M.- ¿Por qué ha puesto otro "ojo" aquí?
Manolo Lago.- La tacho sin preguntarme nada. Este ojo porque el administrador la que ve corriente que el teniente alcalde no tiene que mirarla pues la pasa, si tiene dudas se la pasa al teniente alcalde. Esta la pasó tranquilamente.

Isabel Rodríguez.- Para sacar cosas de carnaval hay que llevarlas al cuartel. Como sea algo picante, o tirando a algo o metiéndose con alguien o de política. Ahora no hay carnaval, pero cuando había tenías que llevarlo al cuartel. 



politicacensura.mp3

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV