La beca en 1941

Mañana empieza el curso escolar con alumnos. Este año viene repleto de novedades y como estamos en una época mala, las noticias no son buenas. Aunque a nivel local la buena nueva es que la matriculación ha sido masiva en primero de Bachillerato, matriculándose muchos alumnos que estaban fuera del sistema educativo, lo que requerirá un importante esfuerzo para adaptarse a las nuevas circunstancias por parte de todos los implicados. Se han matriculado más de 30 alumnos de los que suelen hacerlo en este grupo lo que significa que muchos alumnos que habían abandonado el sistema para irse a la construcción o a otros sectores del mundo laboral, fundamentalmente, han vuelto al IES para continuar su formación. El fenómeno es trascendente y significativo.



Cuando Franco toma las riendas del poder tras la Guerra Civil lo primero que hace es desmantelar el sistema educativo republicano que pretendía generalizar, secularizar y ampliar la educación a todas las capas sociales. En 1938 aparece la Ley de Reforma de la Enseñanza Media que pretendía regular el nivel educativo de las élites. Nacía así el Bachillerato (este modelo durará hasta 1957), que para entrar en él era necesario realizar un examen de ingreso a los diez años y luego cursarlo durante siete años. Al final el alumno para aprobarlo debía superar un examen de estado (una especie de reválida).  En la práctica se produjo   un notable descenso de la enseñanza estatal y un florecimiento de la enseñanza privada, principalmente de la impartida por las órdenes religiosas. Por otra parte, la orden de 13 de septiembre de 1937 procedió a la clausura y supresión de 38 institutos de enseñanza media, "innecesarios a todas luces" como se diría posteriormente.  Se trataba de llevar al Bachillerato el elitismo, la politización, dogmatización y sacralización que caracterizó a aquella sociedad de los cuarenta. Así se optó por   una educación católica y patriótica, al mismo tiempo sexista, pues se abandona la coeducación  Y, por último, se incrementan el elitismo y la discriminación en la enseñanza, manifestados principalmente por la existencia de un sistema educativo de «doble vía»: uno para las élites a través del bachillerato y otro para las clases más desfavorecidas.
fórmula para calcular la beca de este curso



El documento que traigo hoy del archivo municipal de Medina Sidonia es un ejemplo paradigmático de la imposición de estos valores comentados en la política educativa. Establecido el bachillerato, el  Ayuntamiento de Medina concede todos los años una beca para que “alumnos pobres” puedan cursar esos estudios. Los requisitos son muy curiosos. En un acta de pleno del Ayuntamiento de Medina del 2-12-1941 vemos las condiciones que se imponen; carecer de recursos económicos, “ser alumno pobre”, tener más de diez años de edad y “que al tiempo de optar a las becas pertenezcan al Frente de Juventudes de F.E.T y de las Jons”. Los que reúnan dichos requisitos se presentaran además a “un examen de aptitud el que regirá un programa que versará sobre materias de 1ª Enseñanza” organizado por el Ayuntamiento. La composición del Tribunal de dichos exámenes también es elocuente. Estará presidido por el alcalde y como vocales un maestro de la Junta Municipal, el Sr. Párroco, una maestra y el delegado de Frente de Juventudes. 




Si el objetivo de las becas es garantizar el acceso equitativo a la educación de todos los ciudadanos,  una beca cuyo requisito sea pertenecer a la Falange me parece que a esto no se le debería llamar beca. Exigir un 6,5 de media para tener derecho a ella, tampoco merece ese nombre. Endurecer los requisitos y controles para que el alumno progrese dentro del sistema educativo tampoco tiene nada que ver con la función compensadora del estado que debería  velar porque la educación no refuerce las desigualdades iniciales, buscando la equidad social. Si con la excusa de la cultura del esfuerzo favorecemos la educación de las capas que ya tienen más educación y recursos económicos, lo que estamos haciendo es fomentar todavía más esta selva neoliberal en la que estamos viviendo. Hay toda una generación de españoles, entre las que me incluyo, que hemos conseguido cuotas de bienestar económico, social y cultural gracias a esa política de becas y  a ese concepto del estado como compensador. Me parece que es uno de los mayores y mejores logros conseguidos por la sociedad española en los últimos cincuenta años. Y por eso creo que debe ser defendido por todo el mundo, pero sobre todo, por los que más nos hemos visto favorecido por ello. Lo mismo que el estado cobra impuestos, más a los que más tienen, para dar servicios, más a los que menos tienen, debe facilitar el acceso a la educación a los que tienen más dificultades para ello. Afortunadamente las becas del Ayuntamiento de hoy siguen criterios distintos. Lo contrario es como decía Gila del asesino que le daba puñaladas por llamarlo asesino. O como decía un amigo mío: “Los que menos educación tienen son los que más necesitan ir a la escuela, pues se supone que allí se imparte”

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV