Escopetas, aristócratas y furtivos

Estamos en una zona de escopetas. Por el menor desarrollo económico que  el entorno, pero sobre todo por la situación geoestratégica de la zona entre el Parque Natural de los Alcornocales , la antigua laguna de la Janda y el estrecho hace que haya una concentración faunística incomparable con otras zonas de España y Europa tanto cuantitativa como cualitativamente. En la actualidad ya no hay lobos, ni osos, ni inverna la grulla en la loma de su propio nombre en Casas Viejas..., pero por su riqueza faunística sigue siendo un paraíso para los amantes de la caza.
Por eso abundan y han abundado siempre las escopetas; de diversos tipos, patricias y plebeyas, aristocráticas y campesinas, privilegiadas y oprimidas, legales e ilegales. La caza siempre ha sido muy importante en esta zona porque la han practicado grandes personalidades para satisfacer sus instintos deportivos o/y militares y por el pueblo llano para atender  sus necesidades básicas de alimentación. Grandes personalidades de las élites políticas y económicas de España llevan ya mucho tiempo viniendo a practicar este deporte a la zona. El Libro de la Montería escrito por orden de Alfonso XI y realizado entre 1340 y 1350, es un testimonio de primer orden sobre la riqueza cinegética de la zona y como venían a cazar osos lobos, jabalíes, gamos, ciervos, corzos… grandes personalidades de la vida política de la época. Grandes monterías se organizaron en la Restauración donde venían a cazar a la zona las personalidades más importante de la provincia y de la región. Más tarde personajes como Franco, Juan Carlos, familias aristocráticas, banqueros o grandes industriales son algunos de los grandes oligarcas que han cazado y siguen cazando en la zona. En estas cacerías no solo se cazaban venados, perdices o faisanes, también se cerraban negocios, se urdían tramas y se tejían amistades con oscuros intereses. Todo un mundo que recuerda la fantástica película de Luis García Bernlanga, la escopeta nacional



Pero junto a esas escopetas nobles, adineradas y elitistas siempre ha habido otras escopetas menos brillantes y caras que han servido para la supervivencia básica. Como la escopeta de Diego González Ruiz que aparece en la foto cazando en la Laguna de la Janda para abastecer la cena de la cuadrilla que estaba segando bayuncos. Dice Eduardo de Guzmán  en La Tierra. 4-2-33: “ Una aldea donde los labriegos tenían que vivir, en gran parte, de la caza; donde la escopeta era casi un instrumento de trabajo. ¡Esa misma escopeta que luego, una vez que la barbarie cruzase el pueblo, habría de considerarse por los guardianes del orden como prueba plena de terrible culpablidad!”. En efecto, de los 100 detenidos después de los Sucesos una parte no había participado en los episodios, solo tenía la escopeta para cazar, como en el cazo de Diego Ruiz Ruiz que vivía en Macote y fue llevado a prisión por tenerla para buscarse la vida, mientras alternaba la cacería con la explotación de los hornos de carbón. Decía Luis Berenguer en boca de Juan Lobón “La ley nueva la pusieron contra nosotros, los cazadores. Por eso tenemos que cazar sin ley, porque la ley es mala”. Mucha gente ha completado y completa su actividad económica con la caza de animales. Le decía Juan Pinto a Mintz en un audio: “Y cuando me casé seguimos en las mismas. Segando, en la era, después matando conejos, con una escopeta, porque la vida se ponía muy mala, de una u otra manera. Y así era la vida de los pobres”. Toda una pleyade de furtivos han hecho lo que toda la vida se ha hecho por esta zona, alimentarse directamente de los recursos naturales, donde los animales constituyen un elemento básico. 



Con la llegada de la modernidad económica y política la cacería se democratizó y llegaron a ella las clases medias. A partir de los setenta se extiende en España las sociedades de cazadores, aparecieron al hilo de la desaparición de la caza como una actividad ilegal (furtivismo) o exclusiva de las clases privilegiadas, extendiéndose a amplias capas de la sociedad.  La Sociedad Federada Deportiva de Cazadores "Malvis" de Benalup se fundó en 1985 siendo su primer presidente Manuel Sánchez Aparicio, sustituyéndolo en 1987 Jose Luis Sánchez Ruano, luego Antonio Lara Romano, Antonio González Pérez y José Antonio Dávila Mateos el presidente actual. Mañana día 28 de septiembre se organiza la XXI ruta del furtivo. Una idea del Santo y Bernardo Cózar que trataba y trata de fomentar el respeto a la naturaleza y a la historia de este pueblo realizando un deporte de bajo impacto medioambiental, en definitiva un homenaje a las esencias de esta tierra.
La foto de la celebración de la ruta del 2013 es del gabinete de prensa del Ayuntamiento de Benalup-Casas Viejas

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV