headerphoto

"Consumir menos, consumir mejor" y la sociedad tradicional benalupense. Cualquier tiempo pasado fue anterior 1


Me ha mandado una amiga un libro que circula por internet se llama "consumir menos, consumir mejor" de Toni Lodeiro. Hace una serie de reflexiones sobre la sociedad de consumo actual, comparándola con la tradicional y en la segunda parte, la más interesante, aporta consejos y casos prácticos para un consumo sano y responsable. Me ha parecido  buena idea poner en relación estas reflexiones y casos prácticos con la sociedad tradicional benalupense. Como el libro da para muchas entradas voy a crear una nueva sección en mi blog sobre este aspecto. Me han salido 20 entradas. Como hoy estamos de inauguración sólo dos reflexiones.
La primera es sobre las consecuencias que pueden tener pequeños gestos de consumo en la sociedad general. Para el autor del libro y los grupos que comparten sus ideas, lo importante no son los cambios cuantitativos, sino los cualitativos, el llamado efecto mariposa. "Una mariposa aletea en un extremo del mundo y desencadena un terremoto en el otro...Porque soltar lastre y vivir con más calma, cambiar de trabajo y que el fin sea hacer lo que nos gusta y no pagar hipotecas (el moderno cuarto grado penitenciario), tomar decisiones conscientes sobre por qué como lo que como o por qué me lavo más o menos o me visto así, participar en un grupo ecologista, conocer nuevas amigas y amores, cambiar de trabajo, tomarnos un año sabático... Aunque el calentamiento global vaya a más... es en sí mismo valioso para nuestras vidas ¿no? Supone pasar de seguir un guión escrito por otras a decidir qué papel queremos representar".



Segunda idea clave, cualquier tiempo pasado no fue mejor. No podemos caer en la tentación de que porque estemos en una sociedad consumista, un tanto deshumanizada, basada en el dinero y en donde las relaciones personales están sufriendo una honda transformación... lleguemos a la conclusión un tanto utópica que en la sociedad tradicional se vivía mejor. Toni Lodeiro lo tiene asi de claro " Habría que ver a quienes hoy dicen que lo de antes sí que era vida natural y tranquila levantándose a las 6 de la mañana y currando sin parar hasta el anochecer, como hacían nuestras abuelas. O que su padre les diese cuatro ostias como pasaba antaño, ni te planteabas quejarte. Y comiendo habas con tocino y patatas cocidas casi todo el año. Preguntémosle a las mujeres, a las homosexuales... si se cambiarían por sus abuelas. Imagínate siendo mujer y viviendo hace 60 años y queriendo divorciarte o abortar". Así que segunda conclusión, cualquier tiempo pasado no fue mejor, ni peor, simplemente fue anterior.



En la década de los sesenta y setenta asistimos en el Benalup de Sidonia de aquella época a la transformación de una sociedad basada en el mundo agrario, en el poco consumo, en las relaciones personales intensas, la choza como vivienda mayoritaria o el machismo absoluto a otra donde la economía se abre, el dinero se convierte en la base de la sociedad, la religión pierde importancia o la mujer empieza a liberalizarse. Ese proceso de cambio se denomina crisis de la agricultura tradicional y en Benalup coincide con la desecación de la laguna de la Janda, la transformación de las chozas y casarones por viviendas de ladrillos, la aparición del sector de la construcción que llegará al monocultivo productivo. Todo este proceso se inicia con la emigración, con el éxodo rural que hace subir los salarios en el campo, lo que provocan que los latifundistas tradicionales que basaban su explotación en una abundante, sumisa y barata mano de obra introduzcan progresivamente la mecanización en el campo con lo que se acelera la emigración y retroalimenta el proceso. En Benalup de Sidonia no se vive peor en los años sesenta que en los cuarenta y cincuenta, sino que es en esa época donde existe zonas de atracción como el levante o los países centrales europeos y donde se producen los cambios sociales que influye en la mentalidad que hace que muchas familias emigren buscando mejores perspectivas educativas, sanitarias o de consumo para sus hijos. A lo largo de muchos post vamos a criticar, basándonos en el citado libro, hábitos de consumo actuales y comparándolos a los que se tenía en la sociedad tradicional, pero sin olvidar que se han producido avances tecnológicos, sociales, políticos y económicos que ni se pueden olvidar, ni renunciar a ello. 



Tony Lodeiro lo plantea de la siguiente forma: "Con los medios técnicos y los conocimientos de los que hoy disponemos, quizás es posible mantener lo ganado y no perder lo que se nos está escapando. Vivir como antes. Con más calma, sin abusar de los recursos naturales, con más cercanía humana, comiendo alimentos sanos, en relación con la naturaleza y moviendo el esqueleto... Que en casa se vuelva a cantar y a contar cuentos a las noches, aunque sea de vez en cuando. Pero con las ventajas de ahora, sin tanto autoritarismo en casa ni en la calle, con hombres y mujeres que podamos elegir no ser “machotes” ni “mujercitas”, con libertades públicas y con diversidad de maneras de vivir la sexualidad, con una medicina que hace milagros, con buen cine, sin tener que trabajar como burros de la mañana al anochecer, con energía y agua caliente –pero renovable y ecológica–, con tecnología –pero al servicio de la gente y no al revés–...¿Será posible? Para saberlo no hay más remedio que probar"En este difícil equilibro pretendo moverme en esta serie sobre "Consumir menos, consumir mejor" y la sociedad tradicional benalupense.

La foto es de julio de 1971 de Jerome Mintz. Refleja perfectamente el dualismo que se produce  en todas las crisis o cambios. En este caso en la crisis de la sociedad tradicional. La segunda también es de Mintz y es la huerta de los Grimaldi, al fondo el pueblo. Las fotos preciosas ¿no?

0 comentarios: