headerphoto

Los maquis en Casas Viejas. La derrota. Desenlace

Hemos visto como los hombres de la Agrupación Fermín Galán prodigaron los secuestros en esta zona más que en otros lugares, muriendo Luis Correro en el transcurso de uno de ellos en agosto de 1945, teniendo gran impacto y consecuencias posteriores este desenlace. También hemos visto a lo largo de las entradas anteriores de esta serie como murió el “Porruo” en el Cermeño a manos de un enlace de la Guardia Civil mientras que se encontraba durmiendo en compañía de Pedro Moya.
También como fueron encarcelados por "colaboración con bandoleros" Cristobal Moreno Peña y Antonio Vieras García, muriendo ambos en la cárcel.  O la muerte de los dos José Fernández Cornejo, uno en Monte Carmelo y otro en Charco Dulce, la de Antonio Córdoba Herrera y Diego Vázquez Durán en los alrededores del Monasterio del Cuervo o las muertes de miembros de la agrupación Fermín Galán como Garnacha, el Capitán o el mismo Bernabé López Calle. Francisco Fernández Cornejo, Largo Mayo, salva su vida a cambio de delatar a sus compañeros y colaborar con la Guardia Civil. Manolo “El Rubio”, el maquis proveniente del PCE, abandona la vida de maquis y pasa a la de topo, en la que estaría escondido hasta 1976 que es decubierto por la Guardia Civil tras una delación del estanquero de Genalguacil. Tanger, Francia o esconderse al estilo "topo" fue el destino mayoritario de los maquis que no murieron en la sierra o terminan en la cárcel.



Miguel Fernández Tizón “Cartucho” y Pedro Moya Paredes, “Moyita” tienen parecida evolución. Los dos huyen a Tanger y se ven implicados en un asalto a mano armada a una gasolinera. Cartucho fue engañado y por eso entró desde Tanger. Le hablaron que sería amnistiado.Tras su salida de la cárcel, vino a Cádiz a vivir. Se "juntó" con una viuda con quien vivió hasta su muerte. En la cárcel se hizo un gran tapicero. Como tal trabajó en el teatro Falla. Murió a causa de una diabetes.... ya de mayor. Según Pedro Moya relata en su carta a Franco: “ A los 15 días de llegar cayó en la red tejida por un confidente del coronel de la G.C. de Cádiz que había recibido el encargo de que Moya tuviera que regresar a cualquier precio a España. El ardid fue arrastralo, junto a otros exiliados españoles, a cometer un atraco”. Está en la prisión de Tanger desde el 20.1.1947 hasta el 15.4.1952 fecha en la que lo trasladan a Novelda. De ahí al Puerto de Santa María y termina en Burgos, donde en septiembre de 1963, consigue el indulto y la libertad condicinal. Por esas mismas fechas también consigue la libertad condicional Miguel Fernández Tizón. Tras una breve estancia en Casas Viejas Pedro Moya emigró a Torrent, donde trabajaría de guardia en una fábrica y en otros oficios hasta que se jubiló. Al igual que Francisco Vargas, una vez que salió de la cárcel comprendió que no podía quedarse en Benalup, que desde la República llevaban intentando cambiar las condiciones socioeconómicas del pueblo y tener un protagonismo que los que tenían el poder no estaban dispuestos a conceder.



En Torrent le fue relativamente bien. Cuenta su familia: “Cuando llegó la democracia Pedro Moya siguió luchando, pero en este caso para que  se le indemnizará por lo ocurrido con él durante el franquismo, consiguiendo que le den una paga por los veinte años de cárcel y otra por haber sido capitán del ejército de la república”. Fue uno de los que negoció con Rodrigo Rato las indemnizaciones de los represaliados republicanos.  Dice su sobrino Jesús Mañez“ El 23 de febrero de 1981, cuando el golpe de estado, quemó el libro que estaba escribiendo y lo echó por el waters abajo, porque vio los tanques en Valencia y pensó que como lo pillaran lo matarían”. Con la llegada de la democracia reanuda su actividad pública, escribe dos libros, participa en el congreso de asociaciones andaluzas en Jabalquinto y en todo el movimiento de recuperación de la dignidad de los represaliados durante el franquismo. En Torrent es un referente político dentro de la comunidad de casasviejeños que vivían allí. En los últimos años de su vida alternó Torrent y Benalup como lugar de residencia. Hablé dos veces con él, ya en sus últimos días de su vida, y las dos veces pude comprobar que sus ideas izquierdistas no habían cambiado un ápice. Además según me contaba su familia seguía tan luchador e inconformista como lo había sido durante toda su vida.  El  16 de enero de 2011 a las cinco de la mañana murió en el hospital de Puerto Real. Un hombre que a consecuencia de los Sucesos, la Guerra Civil y el Franquismo había pasado en la cárcel por cuestiones políticas 20 años de su vida. Su aventura vital, como la del resto de los maquis en Casas Viejas merece, al menos, ser conocida.



En este audio de Mintz  de 4 de mayo de 1966 Juan Pinto habla sobre Pedro Moya Paredes. Fijaros como insiste en que estuvo más de 20 años en la cárcel, como una vez que ha salido de la cárcel tiene que irse a Valencia y sobre todo su contestación ante la pregunta si los maquis eran buenos o malos. Juan Pinto, el menos politizado de los informantes de Mintz, entiende el fenómeno maquis  como fruto de la lucha por el poder, una versión que tardarían mucho tiempo en extenderse. Lo transcribo:

Juan Pinto.- Como trajeron a ese, Perico Moya, y ha estado lo menos 20 años preso. Y lo echaron hace unos dos o tres meses. Estaba en Ocaña o en una cárcel de esas y se enteró de que su madre estaba muy mala. El tío sabe mucho y le mando una carta al papa y le concedió que viniera a ver a la madre. Y vino escoltado de guardias civiles, vamos que tenía más fuerza que Franco, más vigilancia que Franco, para venir a ver a la madre. Y ahí lo tiene usted en la calle. Y no le consienten que esté aquí. Está en Valencia, pero aquí tiene dos hijos. Y la mujer y él están en Valencia
J.M.- ¿Qué piensa la gente de aquellos hombres? ¿Son buenos o malos?

Juan Pinto.- Aquellos lo mismo que nosotros todos. Las peticiones de gobierno y esas cosas son la gente que los que desean malos contra aquellos son los que querían coger un boquete. ¿Quién es el alcalde aquí? Uno de eso. ¿Y ese por qué lucha? Porque está colocado, si hubiera otro partido pelearía en contra de este para meterse él. Pues eso es lo que había antes. Por eso mataron el alcalde de Medina, de Tarifa, a la mujer o las hijas, eran iguales a los demás, pero como eso es lo que iban buscando ellos meterse en el sitio donde estaba colocado ellos. Esa es la forma de proceder




moyaparedes.mp3
Dice Tony Zenet en esta canción: " Y jugar a vivir, y jugarse la vida
Y volver a morir por las causas perdidas"

0 comentarios: