Los maestros de los campos o ambulantes. Las escuelas rurales 7

En los años sesenta, en el desarrollismo, el franquismo es consciente que tiene que llevar la escuela a los campos y hace un verdadero esfuerzo para ello. En Benalup tenemos documentada las escuela rurales unitarias  de las Lagunetas (donde daba clase José Jiménez), en el Tajo Pilar Sánchez Bancalero o la de la Morita que cubría los cortijos al oeste del pueblo hasta el área de influencia de Safa las Lomas. Allí iban los hijos de los que vivían en el cortijo Benalup, Beancos, Espartinas, la Morita...al principio fueron maestras de la zona las que se encargaron de los niños como Paca Pérez o Dolores Legupín Vela. Más antigua es la unitaria de la Yeguada, de tiempos de la II República coincidiendo con la formación del pueblo en el 34. Allí tenemos constatadas maestras a finales de los treinta como María Dolores de la Madrid o en los cuarenta David Leo Bonilla.
En la escuela de la Morita  impartió clase por ejemplo Paca Pérez, que provenía de la plantilla que había preparado en los cuarenta y cincuenta el Padre Jandilla y que también había estado en la escuela que había en la carretera entre Cucarrete y Cantarranas, en otra unitaria de las Mesas, en Nájera y en la zona de las cuevas de Algar. Con Mª Dolores entro en contacto a través de su sobrina Ana Victoria. Le cuenta que  el material que utilizaba era lo que los niños llevaban;  un cuaderno,  un lápiz y unos pizarrines pequeños que utilizaban para hacer sus cuentas y luego pasarlas a limpio al cuaderno para no gastar hojas. Los exámenes se hacían dictándole a los niños, pero que sobre todo lo que trabajaba era la ortografía. Ella dio clase en el cuartito del cortijo Benlaup que sale en la foto, donde vivía la familia Flor Gómez. Porque las clases que antes se daban en la morita, en las habitaciones que había al lado de ésta, debido a su mal estado se trasladaron al cortijo Benalup, tras acuerdo con los citados caseros. 



Al contrario que en el resto de la enseñanza las aulas eran mixtas, había coeducación por lo que los profesionales eran maestras ya que así las prefería la educación para estas unitarias al tener que impartir la materia "Labores del hogar". Sobre ellas cuenta José Luis Blanco Romero en su artículo de los maestro de campo a las escuelas unitarias publicado en apuntes históricos 2013 de Alcalá de los Gazules: "Alejadas de las grandes poblaciones, localizadas en pequeñas localidades rurales y ubicadas en zonas más o menos remotas y de difícil acceso, las escuelas rurales nunca fueron un destino apetecible para las maestras, por lo que en la mayor parte de los casos fueron ocupadas por jóvenes recién tituladas y como primer destino de las que aprobaban las oposiciones (ganaban cuatrocientas pesetas al mes). En ocasiones, cuando había que hacer sustituciones por enfermedades o cualquier otra incidencia, o simplemente por falta de maestras tituladas, se nombraban maestras "idóneas", es decir, mujeres que no habiendo cursado la carrera se las consideraba preparadas para ejercer las tareas formativas...Con edades en el entorno de los 19 o 20 años, sin experiencia profesional, sin que hubieran vivido lejos de sus familias, acostumbradas a la vida de ciudad y procedentes en su mayoría de familias de clase media-altas acomodadas, estas muchachas se vieron de pronto trasladadas a lugares apartados e inhóspitos, sin luz eléctrica, sin agua corriente, sin servicios para el aseo personal y para cubrir las necesidades fisiológicas... Todas guardan un grato y agradecido recuerdo de las familias, de los niños a los que enseñaron y un gran afecto por todos aquellos que les ayudaron desinteresadamente, especialmente las familias que las acogieron en sus casas..." En Benalup el ejemplo paradigmático fue el de Avelina Zorrilla, pero su caso tiene, al menos, para un post. El próximo y último de la serie.
En la  fotografía aparecen 13 niños en una habitación del cortijo Benalup donde se improvisó un aula. En la chimenea hay una pintada de motivo religioso que sirve para adornarla. Nos tenemos que situar en el año 1971 donde en las aulas convencionales la rigidez era absoluta, aquí no sólo hay diversidad de niveles y edades, sino que también coeducación. Hemos conocido a Caty Y Juan Ramón Valdés o Pepe y Manolo Rodríguez.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV