headerphoto

El maquis en Casas Viejas. La derrota. Largo Mayo. 5

Francisco Fernández Cornejo, Largo Mayo, había nacido en Medina en 1910, domiciliado en la calle Silla número 6, había participado en Medina en los Sucesos de 1933, por lo que fue encarcelado. En la Guerra Civil participa en ella en la zona republicana. A su vuelta, de ideología anarquista, es de los primeros que huye al monte haciendo grupo con su hermano, con el Porruo, con Cartucho y con Moyita. Tenemos documentado que al menos desde mayo de 1945 se encuentra huido en la sierra, siendo el último que permanece en ella del grupo. Muerto “el Porruo” y su hermano y huidos a Tánger Pedro Moya y Cartucho se integra en la partida de Bernabé López Calle, siendo el único originario de la zona de Medina y por tanto el que mejor conocía el terreno y a la personas que en él vivían. En el audio del final Francisco le cuenta la historia de Largo Mayo a Mintz.



Tras más de cinco años huido en la sierra, en medio de un clima de desolación y pesimismo, arrinconados, divididos y peleados entre ellos decide entregarse delatando a sus compañeros.
Según Luz Mª Perea: “Sin embargo, si algo caracterizó esta última fase de la resistencia antifranquista fue la traición. Las caídas de guerrilleros a partir de 1947 no se produjeron en el monte, sino a causa de las denuncias de enlaces y compañeros. Era un síntoma de la lucha por la vida, pero también el reflejo de la cuota de oportunistas que aparecen siempre que se adivina un cambio en las relaciones de poder”.



Dice una fuente oral local sobre Largo Mayo: “En Medina Sidonia, sobre los años 40, había un maquis que le decían “El Largo Mayo” y otro maquis que le decía El Potaje. Ellos se dedicaban por la noche a robar por los campos y huertos. El Largo Mayo y El Potaje se llevaban muy mal, entonces El Potaje le tenía "sentenciá" al Largo Mayo que lo mataría. Un compañero del Largo Mayo se lo dijo. Desde ese día El Largo Mayo iba a ver a su mujer que vivía en Medina disfrazado de mujer para que El Potaje no lo reconociera. Al tiempo El Largo Mayo ya estaba harto  de esta amenaza y de andar escondido por ahí, entonces, una noche después de ver a su mujer se dirigió al cuartel de la guardia civil y le contó donde se encontraba El Potaje y su banda.” Como es característico de las fuentes orales el relato está lleno de muchas imprecisiones, pero retrata el fondo del asunto; las divisiones internas de la banda, la desmoralización y la traición. Manuel Pérez Regordán lo cuenta de esta manera: “Uno de los secuestros más duraderos fue el de Enrique Vargas-Machuca, que motivó discusiones entre los guerrilleros y división en dos bandos. A partir de la discusión entre los componentes de la Agrupación de Guerrilleros Antifascistas Fermín Galán, la fraternidad y el respeto mutuo comenzaron a brillar por su ausencia. Cualquier planteamiento de “golpe” era motivo de discusión e incluso, entre ellos, llegaron a la amenaza con las armas. La situación no podía durar mucho tiempo en estas circunstancias, mientras que las fuerzas del orden les tenían sentenciados a muerte. “Largo Mayo” no se encontraba a gusto en ningún momento, mientras que recordaba como su hermano Juan, que había sido cómplice en el atraco a la finca “Alquería”, término de Chiclana de la Frontera, el 28 de enero de 1945, fue detenido el 26 de febrero del mismo año. Recordaba también a su hermano José, que murió en “Charco Dulce” el 13 de marzo de 1946 en un encuentro con la Guardia Civil. El temor a la muerte y la desconfianza que mantenía hacia sus compañeros, hizo que una noche, Francisco Fernández Cornejo, a) “Largo Mayo” abandonara el campamento mientras todos dormían y se dirigiera hacia Medina"



El 21 de agosto de 1965 declara Largo Mayo: “ Al pasar del tiempo, el que relata, cada vez estaba menos de acuerdo con la actuación de estos forajidos compañeros suyos, y en una de sus visitas a su esposa, ésta le comunicó que se había puesto al habla con la Guardia Civil y que le habían prometido que caso de presentarse su marido, no le pasaría nada, accediendo éste y cuando más tranquilos estaban sus compañeros, con el pretexto de buscar comida (cerdos, pavos, gallinas, etc.) salió como en otras ocasiones en la noche del día 30 de Diciembre de 1.949, se presentó en el Cuartel de la Guardia Civil de Medina Sidonia (Cádiz), poniéndose al habla con la Oficialidad, orientando con exactitud el punto donde tenían establecido el campamento la partida. En este momento se dispuso el servicio, en el que tomó parte el relatante, dirigiéndose con la fuerza hacia el punto denominado "Cerro de la Atalaya", lugar intrincado y poblado intensamente de monte alto y bajo…El que relata, tras la prestación de este servicio, a pesar de haber estado huido en la sierra cuatro años solo y unos cuatro meses en unión de la partida indicada, después de los oportunos trámites fue autorizado a residir en su vivienda con sus familiares, dedicándose a su trabajo de campo, por ser de esta profesión”.




Como fruto de esta delación murieron Bernabé López Calle, comandante Abril y Juan Ruiz Huercano, El Capitán. El resto de la banda conseguiría huir, aunque por poco tiempo.
El 18 de diciembre de 1965 Francisco le cuenta a Mintz estos hechos en este audio.

laderrotalargomayo.mp3

0 comentarios: