headerphoto

El maquis en Casas Viejas. Conclusiones finales.

Termino con esta entrada la serie que le he dedicado a los maquis en Casas Viejas. Tengo la sensación de que alguna gente todavía no entiende que aquello fue una guerra “que no se va a acabar nunca”, como dice la mujer del guardia civil en El lector de Julio Verne. Y sobre todo, que es peor, que existe mucha gente que no sabe y por tanto ni le interesa que fue aquello de los maquis. Pienso que los años cuarenta fue la época más difícil, complicada y compleja de la historia de España y de Benalup, por tanto para estudiar fenómenos de esa época no valen posturas maniqueas, de buenos y de malos. Todos los que participaron en este mundo de los maquis; huidos, guardias civiles, gente que vivía en el pueblo y en la sierra, etc salieron perdiendo.
Sólo hubo un ganador, el régimen franquista que consiguió hacer desaparecer los últimos vestigios de oposición y consiguió su consolidación. Muy tarde, el 16 de mayo de 2001 el Congreso de los Diputados aprobó la ley por la que se acordaba indemnizar a los miembros del maquis con la que se pretendía la rehabilitación moral y política otorgándoles la calificación de combatiente por la democracia y la libertad. En ese acto tuvo un  protagonismo especial el maquis local Pedro Moya que participó en las conversaciones con Rodrigo Rato. No obstante, en la realidad cotidiana los maquis siguen “echados al Monte” en la cordillera del olvido, por eso me gusta tanto eso de “esto es una guerra, que no se va a acabar nunca”



Tengo que reconocer que he escrito esta serie sobre los maquis con más prevención y temor de lo que en mí es habitual y que siempre ha rondado sobre mí el desasosiego de que no se entienda o se malinterprete lo que estaba escribiendo. Los maquis franceses, que tampoco todo lo que hicieron fue bueno, cuando terminó su guerra fueron considerados como héroes. Los maquis españoles cuando terminó la suya fueron considerados como villanos y bandidos. La diferencia está en que los primeros fueron ganadores y los segundos perdedores. Es cierto que los maquis españoles se vieron envueltos en asesinatos, alguno, secuestros, robos y extorsiones, sobre todo en su última etapa en la que cada vez estaban más aislados y desesperados. Pero no es menos verdadero  que el resto de personajes, guardia civiles, población civil, etc estuvieron inmersos en un mundo lleno de miedo, traición, mentira, falsedad, violencia… Lo que yo he tratado es de ver el asunto desde múltiples ángulos, intentado comprender lo que ocurrió, no valorarlo. Sobre todo lo que he tratado es conocer y dar a conocer un mundo que no era conocido. Sobre los maquis en Casas Viejas se sabía muy poco y esto no era casual, ni se debía a la pasividad de la gente. 



Hoy sabemos que el fenómeno del maquis tuvo en esta zona algunas particularidades. En primer lugar que fue muy importante debido a la posición estratégica que ocupamos, a la orografía de la sierra y a la tradicional preponderancia de la ideología anarquista en la zona. Esa ideología anarquista marcó el maquis en Casas Viejas, singularizándose del resto de España, donde la ideología comunista fue la preponderante en este fenómeno del maquis. En tercer lugar habría que diferenciar entre los maquis locales o jandeños y aquellos que provenían de las sierras gaditanas y malagueñas. Sobre este segundo grupo recaen los abundantes secuestros que hubo en esta zona, siendo su frecuencia más alta que en el resto de España. Otra singularidad fue que el pasillo tradicional entre la sierra malagueña y la Janda que es donde que hay que buscar el origen del 50% de la población local a través de los sopacas volvió a ser muy utilizado por este mundo de los maquis. 


Aunque ha sido una aventura difícil, complicada y compleja esta de adentrarse para conocer este mundo de los maquis, me ha parecido muy interesante, sobre todo porque me ha permitido conocer más sobre ellos y sobre todo hacerme un poco más tolerante y comprensivo con los maquis, con los secuestrados, con los guardias civiles, con la gente que vivió en aquella época... Espero que a los lectores de este blog  que hayan seguido esta serie les haya ocurrido lo mismo.

0 comentarios: