El arroz y Vietnam

Ayer venía en Europa Sur un artículo sobre el arroz de la zona titulado”El Vietnam de la Janda”. Me recordó al de Antonio Morillo que también hacía referencia “a la jugla de Vietnam”, pero en este caso por los mosquitos que generaba. Pero lo que más me interesa del artículo de ayer de Europa Sur es la relación que establece entre la evolución de los aprovechamientos de la zona y el respeto al medio ambiente.
Así se puede leer: “Hace veinte años esto era o algodón o remolacha. Apenas había vida. Desde luego, no la vida que hay ahora", cuenta Rafael Domecq, uno de los pioneros que hace veinte años decidió hacer algo tan extraordinario como producir arroz en la provincia de Cádiz.... Ahora, gracias a esa visión, este lugar es un humedal artificial. Las aves se ven en la lejanía chapoteando en la lámina de agua, de poco más de un palmo, en el que el arroz índico y el japónico componen su cáscara de verano. Es una estampa que podría compararse a las postales que se adivinan en las pinturas rupestres de las cuevas que rodean la que, hace siglos y siglos, debió de ser la mayor laguna de la península, estación de servicio y barra americana de carretera de la que era la gran migración de miles de especies. Todo eso desapareció, pero aquí, en poco más de dos décadas, se ha creado una cadena trófica que tiene al cangrejo como último eslabón visible y que se eleva con culebras, nutrias y una población invernal de hasta 15.000 aves entre las que se encuentran muchas incluidas dentro de las listas rojas del peligro de extinción: el aguilucho lagunero, la garcilla cangrejera, el chorlitejo patinegro, la espátula o el martín pescador. Rey de todas ellas, de vez en cuando, un águila imperial ibérica se da un garbeo para tontear con las hembras en su cortejo de temporada. Estamos ante uno de los mejores ejemplos de economía productiva al servicio del medio ambiente. Donde no había nada, halehop, nació un ecosistema...
Es curioso que empezó a cultivarse al mismo tiempo que B/CV comenzaba su andadura como pueblo independiente. Como aparece en un reportaje de la Voz de Cádiz el 12-11-2007: “el arroz comenzó a cultivarse en la provincia gaditana en el año 1992… Concretamente, la apuesta tuvo lugar en la antigua Laguna de La Janda, «donde había tierras muy buenas, con tiempo de levante, pero los cultivos invernales se inundaban por exceso de lluvias. Entonces, los cultivadores abogaron por cultivar arroz y la apuesta salió muy bien», asegura Toscano…Una de las amenazas a las que se está enfrentando actualmente el cultivo de arroz en la provincia, por otra parte, es a la plaga de mosquitos. Para erradicarla, las diputaciones de Cádiz y Huelva mantienen una estrecha colaboración, que financia la primera institución citada”. Otra complejidad y controversia es la de la propia desecación de la Janda. En el libro del Río Barbate, concluye Juan Clavero: “El tiempo ha venido a dejar más patente si cabe la paradoja de este plan de desecación: una valiosísima zona húmeda se deseca para transformarse en tierra de regadío, valles y campiñas se inundan para retener el agua de los ríos y favorecer la desecación de la laguna, y al final, zonas del vaso de la laguna se terminan por reinundar de nuevo con el agua de los embalse para el cultivo del arroz".  
En el artículo de ayer del Diario de Cádiz se insiste en que el éxito del arroz de la Janda es que apuesta claramente por el desarrollo sostenible. Constituyendo ese argumento la base sobre la que se asienta el triunfo de este cultivo: “Los propietarios empezaron a ver color a esa planta extraña por estos pagos. A los cinco años ya estaban 'empantanadas' la 2.800 hectáreas de lo que fue la laguna de La Janda. Una especie de resurrección poética en el fósil del humedal. No quisieron dar un pelotazo con el arroz. Frente a los habituales roces entre administración y agricultores, en esta ocasión los intereses de unos y otros confluyeron. Agua para vuestro arroz a cambio de calidad medioambiental y descanso para los patos. A los ecologistas, como les gustan los patos, les encanta el arroz. A Agricultura, también: "Lo que empezó siendo un cultivo experimental se ha convertido en un cultivo señero de esta comarca, ha supuesto un revulsivo a la zona y ha generado un circuito agrícola y ambiental completo", dice Fernández”.  Se trata de un artículo claramente laudatorio hacia el cultivo del arroz, donde no aparecen los posibles inconvenientes que genera. En el mismo artículo se intenta desmontar dos de las pesadas cargas que tiene adjudicadas el cultivo del arroz, que genera muchos mosquitos y poco trabajo. De lo primero no se habla, de lo segundo se desmiente claramente: 
"El arroz, además, es un clavo ardiendo para una comarca asolada por el paro: doce jornales por hectárea, lo que supone un total de 34.000 jornales..."
Este artículo de Europa Sur me ha recordado a otro reciente sobre el vacuno retinto. Se trata de proyectos económicos que intentan revitalizar la zona, pero respetando el medio natural, lo que ha venido en llamarse economía sostenible. Este artículo ayer termina de una forma espectacular: A continuación, Rafael Domecq ofrece un doctorado sobre las complejidades de un cultivo que, dice orgulloso, "es el único alimento que podrías cargar a tu espalda para alimentarte toda tu vida. Podrías vivir con 30 kilos toda tu existencia. Sólo de arroz". Sonríe ante la sorpresa del interlocutor. "Así es, el arroz es vida, pregúntaselo a los patos".
Pregunto a gente que sabe de esto y me dicen que "Una vez más la oportunidad pasó por delante de nosotros y no la supimos aprovechar". Lo que yo sí tengo claro que estamos en una zona geoestratégica muy importante, entre el parque de los alcornocales y la laguna de la Janda, en el sur de Europa y al norte de África, donde por cuestiones del escaso desarrollo económico tenemos unos recursos naturales mejor conservados que en la mayoría del mundo occidental. Ese activo medioambiental hay que valorarlo y por tanto conservarlo.
La fotografía es de Europa Sur

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV