headerphoto

Andrés, el practicante

Hay personajes en los pueblos que llenan toda una época, por su forma de ser o por la función a la que se dedican o por las dos cosas a la vez. Este es el caso de Andrés Martínez Pérez, el practicante en el tercer cuarto del siglo XX. Lo traigo hoy al blog en tres momentos. En 1942, en 1946 y en 1963. Al mismo tiempo aprovecharé para hablar de una profesión, la de practicante, que hoy ha cambiado tanto. En 1915 se reconocen oficialmente los trabajos auxiliares en medicina utilizando una clasificación basada  en la división sexual del trabajo,  para los hombres estaban destinadas las funciones de los practicantes, para las mujeres las de  Matronas y Enfermeras.



En la memoria anual médica de Medina Sidonia de 1942 se puede leer: “En Benalup de Sidonia, cortesía por la Asamblea Local de la Cruz Roja y en edificio propiedad de la Cruz Roja, existe un Puesto de socorro con servicio permanente (día y noche) para prestar los Servicios sanitarios a aquel vecindario, atendido por el médico D. José M. Martínez Becerra y el Practicante D. Andrés Martínez Pérez, ambos de Asistencia Pública Doméstica… La enfermedad más frecuente en la aldea es el paludismo con invasiones en primavera, verano y otoño, ya que está rodeada de los focos palúdicos bien conocidos nombrados: la mesa, Cucarrete, Malcocinado, Los Badalejos y los Arenalejos, en los que las charcas de aguas estancadas son grandes y por tanto terrenos bien abonados para el desarrollo del Mosquito Anofele”  



En los pueblos había plazas de médicos y de prácticantes. Las enfermeras de aquella época solo trabajaban en los hospitales. Estos estaban regentados por religiosas de diversas congregaciones. Cuatro años más tarde de dicha memoria Andrés Martínez consigue la plaza de practicante en propiedad. Dice así un escrito que he encontrado en la correspondencia del archivo municipal del archivo de Medina Sidonia: “Tengo el honor de poner en conocimiento de V.S. que el día 25 de mayo último se ha hecho cargo del servicio con carácter de propietario en la Aldea de Benalup de Sidonia el Practicante de Asistencia Pública Domiciliaria Don Andrés Martínez Pérez. Por Dios, España y su Revolución Nacional Sindicalista. Medina Sidonia 1º de Junio de 1946”.



El practicante, antes de la aparición de los ATS en 1953 era el que cuidaba a los enfermos  en régimen extrahospitalario. Las condiciones eran duras, de acuerdo con los tiempos, se dice en este blog: “ no existían otra forma de administrar medicamentos de forma parenteral que no fuera con agujas "multi-uso", las cuales eran, incluso, afiladas para que pudieran atravesar la piel. Se tenían que hervir, y se utilizaban para administrar suero por vía intravenosa. No existía ni agujas de un solo uso, ni catéteres tipo Abbocath, ni sistema de goteo controlable, ni, por supuesto, bombas de perfusión. ¡Y qué decir de los medicamentos!, que el 90% ciento de los actuales ni se conocían. Y los tratamientos, comparativamente hablando, no tenían nada que ver con los actuales".



Los enfermeros actuales  ejercen principalmente en hospitales, clínicas y centros de salud. Hubo una época en la que lo más habitual era la atención domiciliaria, con la aplicación de inyectables y curas. Al practicante se le quiso crear un eslabón intermedio entre el médico y la enfermería; debía actuar como sustituto de los médicos allí donde no podían llegar estos o se encontraban ausentes.



El último momento para Andrés Martínez es el de su jubilación. La Cruz Roja le prepara un merecidísimo homenaje. Eso es lo que representa la foto. Además del homenajeado aparecen, entre otros, de derecha a izquierda Nicolás Vela (concejal en el Ayuntamiento de Medina y alcalde pedáneo de facto), José Rey (propietario de una tienda tejidos y confecciones), José Romero Bohollo (veterinario y futuro alcalde pedáneo), Francisco Bancalero Miceas (Director de la sucursal del Banesto y gerente del sindicato) y Andrés Mota Barrios (funcionario del Ayuntamiento). Sentados aparece el Padre Muriel, Andrés el Practicante y su hijo Francisco Martínez (maestro). Francisco Martínez, hijo,  fue concejal en el Ayuntamiento de Medina o gestor delegado. Él y Manuel Sánchez eran los dos maestros del pueblo y los dos concejales, siendo los dos máximos dirigente políticos en el primer franquismo.



No será hasta mediados del siglo XX (1953), cuando se regulen las Escuelas de Practicantes, Matronas y Enfermeras, donde se produce la gran transformación en el campo profesional con la aparición de los estudios de Ayudantes Técnicos Sanitarios. Pero para que se impusieran los ATS y desaparecieran los clásicos practicantes tuvo que pasar mucho tiempo. Ejemplo típico de esa transición es nuestro ATS Manolo Fernández, que  ha estado  más de 35 años ejerciendo su labor en todos los centros médicos que ha conocido el municipio y que en el 2011 el Ayuntamiento le concedió la medalla honorífica. Como decía Vicente Peña en su blog sobre él: " En 1971 realiza y termina su carrera.Empieza su vida laboral en Benalup junto a d. Santiago Saz ( que fue alcalde de Benalup). Tuvo su primera plaza en Algar y luego en Bornos, antes de recaer en su Benalup natal. Ha trabajado con todos los medicos que hemos tenido, desde José Becerra, Rosalina Quispe, Angel(el medico de los perros)hasta rematar con Martinez Gracia.T ambién ha probado todos los “centros de salud”, desde la Cruz Roja hasta el actual, pasando por el antiguo ayuntamiento y el Cañuelo.



0 comentarios: