headerphoto

Los expedicionarios del 17 de abril de 1913


  “Desde que oí por vez primera hablar de la Cueva de las Figuras ,existente á unos siete kilómetros de dicha aldea, formé decidido propósito de visitarla, presintiendo una caverna prehistórica. El 17 del actual se realizaron mis deseos. Mi amigo el doctor gaditano D. Rafael Bernal, se proponía pasar temporada en aquel lugar, á 18 km. de Medina, de quien depende, y convine en acompañarle el tiempo suficiente para realizar una excursión á la referida cueva. En la mañana del citado día, partimos de Casas Viejas, vadeamos el Bárbate  por la Pasada de Gibraltar, y atravesamos la vega con dirección á la Herrumbrosa… Subimos la pendiente de la montaña… donde existe un redil de cabras y se alzan las cabañas de los pastores... La escala que llevábamos á prevención era insuficiente; sin embargo, por ella, y afianzándose luego en los resaltes de la roca, ganó el práctico la entrada de la cueva. Tras él, con el auxilio de una cuerda, subí yo, y después el Licenciado Espina, médico de la aldea”. En la fotografía del 17 de abril aparece arriba a la derecha, el que lleva una vestimenta más urbana de los siete.


Victorio Molina  era un sacerdote gaditano, presbítero del Oratorio de San Felipe Neri y Catedrático de Humanidades del Seminario Conciliar de Cádiz. Miembro de la Real Academia Hispanoaméricana es el referente para los hallazgos arqueológicos de la Prehistoria y la Historia Antigua  de la provincia gaditana en el primer cuarto del siglo XX. José Espina insiste varias veces de la existencia de estas pinturas ante Rafael Bernal, el cual se lo comunica a Victorio. El mismo lo cuenta en la comunicación que hace a Fidel Fita, el presidente de la Real Academia de la Historia, 13 días más tarde de la visita, el 30 de abril de 1913.



A Victorio Molina y José Espina Calatriu le van a acompañar en la expedición del 17 de abril de 1913 los hermanos Vela y Antonio Pérez Blanco. José y Juan Vela Morales eran hijos de Antonio, el gran propietario local. Tanto José como Juan van a ser dos personajes muy importantes en el pueblo y que no sólo conservaron las propiedades heredadas por el padre, sino que las aumentaron. Antonio Pérez Blanco era otro propietario, de menor tamaño que los anteriores, se dedicaba a administrar sus tierras y era conocido por su predilección por el arte y la cultura. Era lógico que fuera invitado a esa expedición. “Antonio Pérez-Blanco Vargas era un hombre de izquierdas, muy abierto, quiso ser actor y dedicarse al teatro…”. (Ruiz Butrón, Eduardo A).  



A los tres los vamos a ver en los momentos importantes del pueblo como la Junta local de la iglesia, la inauguración de esta o la solicitud del teléfono. El cuarto participante es Rafael Bernal y Jiménez Trejo, médico asidonense que ejercía en Cádiz y que hace de enlace entre Victorio Molina y José Espina. Rafael Bernal será además el presidente de la Junta Local que se encargará de coordinar las obras de la iglesia a partir de 1915, siendo la mano derecha de la marquesa de Negrón, Josefa Pardo de Figueroa,  la verdadera impulsora de la iglesia. En la fotografía Antonio Pérez Blanco a la izquierda, los hermanos Vela en el centro y Rafael Bernal el 17 de abril de 1913 en los pie de la cueva del Tajo de las Figuras.

0 comentarios: