headerphoto

Las cuevas con pinturas rupestres del entorno de la Laguna de la Janda



Aunque el abrigo del Tajo de las Figuras es el más importante de todos, no es la única cueva que existe con pinturas en la zona. La mayoría fueron descubiertas por Cabré y Hernández Pacheco en la primera excursión que hacen ellos a la zona a principio de junio de 1913. Escribe Juan Cabré Aguiló en El arte rupestre en España: “Recibióse en el mes de Junio en la Academia de la Historia de Madrid una comunicación suscrita por D. Víctor Molina, en la que se daba cuenta de ciertas pinturas existentes en una cueva situada cerca de la Laguna de la Janda, las cuales, según la opinión del remitente, debían pertenecer al pueblo fenicio. Los ilustres Directores de la Academia de la Historia P.F. Fita, y de nuestra Comisión, el Marqués de Cerralbo, recomiendan a Hernández-Pacheco y al autor de estas líneas para que haga al citado lugar un viaje de estudio, como así efectuóse en los primeros días del siguiente mes de Junio. de Cádiz. A partir de esta fecha, entran en su apogeo los trabajos de la Comisión de Investigaciones Paleontológicas y Prehistóricas de España, que ya venía funcionando algún tiempo y para cuyos fines había sido creada…
Creía, con el profesor Hernández-Pacheco, que el monumento que he citado no estuviera sólo en la región. Lo presentíamos por las circunstancias especiales del país, muy rico todavía en caza acuática y de monte y por la contigüidad de otra cueva, de la que también se ocupaba brevemente D. Victor Molina en su comunicación a la Academia. Dicha cueva, que hemos denominado del Arco, porque carecía de nombre y por tener en la entrada un arco aislado, contiene figuras humanas, de animales y signos parecidos en un todo a las del Tajo de las Figuras, pero en menor número. No salieron fallidas nuestras presunciones; el primer día de recorrer el país hallamos en lo más elevado del Tajo de las Figuras nueva cueva con arte, a la que le dimos el nombre de Cimera. Terminó la campaña con una exploración que de acuerdo con el profesor Hernández-Pacheco realicé por las sierras que circundan la laguna buscando pinturas rupestres, mientras que él marchaba a Madrid a dar cuenta, en el Congreso de la Asociación española para el progreso de las Ciencias, de nuestros descubrimientos, que fueron aumentados con los siguientes:
En la Sierra de las Momias. Cueva del Tesoro (Tajo de las Figuras): un falo pintado en rojo. Cueva alta del Cortijo de Luis Lázaro: varios animales estilizados. Cueva Oscura (garganta de las Cuevas de Levante): un caballo estilizado en rojo. Cuevas de Levante:grupo de puntuaciones en rojo. Cuevas de los Ladrones o de Pretina(cuatro) (garganta del Cuerno): en la más elevada de la garganta, una figura de cierva y otras indeterminadas y figuras humanas; en la segunda, figuras humanas estilizadas y signos; en la tercera, signos, y en la inferior, manos y puntuaciones de carácter arcaico, escenas de animales y estilizaciones de figuras humanas, todo ello pintado en rojo.
Sierra Zanona: Cueva Ahumada (garganta de la Mogea). danza femenina muy interesante y en alto grado estilizada; animales, figuras humanas y signos. 
En la dehesa de los Aguijones. Laja de los Hierros: composición extensísima grabada en una gran laja de piedra arenisca, ligeramente en declive, que se ve a flor de tierra. Existen en ello figuras humas, de animales y signos”.



Con posterioridad han sido descubierta más cuevas. Cabré y Hernández Pacheco pagan a Bascuñana para que busque más en su ausencia, lo mismo que luego hace Mena a encargo de Breuil y Burkitt, pero el núcleo principal de ellas lo fueron en esta primera expedición de junio de 1913.



En un artículo publicado en 2009 en la revista Almoraima firmado por Ana Carreras y otros se puede leer: “En sucesivas campañas exploraron las cuevas de Sierra Momia, donde se ubica el conjunto del Tajo de Las Figuras, y las sierras de los alrededores, llegando a descubrir un total de 67 abrigos con manifestaciones rupestres (Breuil, 1929 y Cabré y Hernández-Pacheco, 1914). En los años setenta Uve y Utah Topper recorrieron las sierras gaditanas localizando gran parte de los abrigos de Breuil y descubrieron algunos nuevos hasta completar un total en 79 abrigos (Topper, 1988). Más tarde las prospecciones llevadas a cabo en la sierra de La Plata, Betis y en otros lugares del parque de Los Alcornocales, dieron como resultado la aparición de otros abrigos con pinturas (Bergmann, 1994 y Bergmann et al. 1997) y en la web a través de la página www.elestrecho.com/arte-sur/ que dirige Lothar Bergmman. Estos y otros descubrimientos posteriores fueron aumentando el registro del arte rupestre provincial hasta unas 180 cuevas. En los dos últimos años, los firmantes de esta comunicación hemos localizado más de una veintena de cuevas nuevas, que amplían el conjunto de arte prehistórico gaditano hasta 224 abrigos”

0 comentarios: