headerphoto

El Vivillo

Escuchando los audios que grabó Mintz en el pueblo y que ahora están viniendo de Washington me ha llamado la atención este fragmento en el que Isabel Vidal Quiros habla sobre el Vivillo.
Dice la Wikipedia sobre este: En los primeros años del siglo XX se vivieron los últimos grandes episodios del bandolerismo andaluz, con su centro en Estepa; las cuadrillas de el Vizcaya, el Pernales, el Vivillo y otros, fueron sangrientamente reprimidos en varias campañas de la guardia civil. Joaquín Camargo Gómez, sobrevivió a la persecución huyendo a Argentina, aunque sería posteriormente extraditado a España en 1909.
Tras ser absuelto en numerosas causas judiciales, en junio de 1911 salió en libertad y acudió a Madrid, donde se convirtió en un personaje popular, actuó como picador en corridas de toros y publicó, ayudado por un periodista amigo, sus Memorias antes de suicidarse. En esta obra, se puede apreciar la transformación de la vieja leyenda romántica del bandolerismo en un producto de consumo para la moderna cultura de masas”



La información que viene en la Wikipedia es abstracta, se basa en ideas generales y en esquemas mentales. Parece rigurosa, cierta y científica. Básicamente lo contextualiza en el fenómeno del bandolerismo sevillano del siglo XIX, con centro en Estepa, para detenerse en el personaje y contar como tras vivir como bandolero, huye a Argentina, siendo juzgado al extraditarlo. Termina el artículo contando a que se dedica después y a como se forja la leyenda del bandolerismo español. 



Si escuchamos el audio de Isabel Vidal en 1966 nos daremos cuenta que las fuentes orales son imprecisas, inductivas, que se basan en ejemplos, no tienen carácter científico y no hay ideas centrales, ni generales. Pero en el fondo, en el audio se dice lo mismo que en la Wikipedia, aunque de otra forma. Empieza Isabel Vidal alagando la agilidad mental, los numerosos recursos y la inteligencia intuitiva de Joaquín (apelativos todos por los que le venía el mote del Vivillo) contando cuando este se disfraza de cura para robarle a un obispo. Después, con imprecisiones, relata la huida y la vuelta de Argentina, para terminar recreándose en la leyenda romántica del bandolerismo que tanto gustaba por Andalucía, aquellos que robaban a los ricos para socorrer a los pobres y establecer las diferencias con los derrotados maquis o rojos. 




Me llama mucho la atención como el hijo de Isabel, Juan Moreno, que ha sido el que hizo las gestiones para la grabación, intenta  hacer de intermediario entre dos lenguajes tan distintos como el de su madre y el de Jerome y su esposa Isabel. La dificultad de comunicación entre ambas partes es tremenda, pero darnos cuenta de ello aumenta, más si cabe, el mérito de Mintz de escribir la historia de Casas Viejas en torno a las fuentes orales.



Francisco Estudillo Orellana le decía a Mintz que había muchos libros y documentos sobre los Sucesos y este le decía que eran utilizables, que los estaba trabajando, pero que necesitaba y les interesaban más las fuentes orales, que estas tenían para su trabajo más utilidad que las fuentes escritas. Es verdad que estas en principio son más precisas, más exactas y con menos errores e imprecisiones. Pero también es cierto que a veces están manipuladas por el poder y que hay un enorme campo, aquel que no le interesa a la élite social y política, que no estaba estudiado, ni recogido. Y esta es la razón por la que Mintz le da tanta importancia a las fuentes orales, más que a la escritas y por la que Los anarquistas de Casas Viejas es uno de los libros cumbres de la investigación histórica y antropológica. 



Comparar lo que dice la wikipedia e Isabel Vidal sobre El Vivillo nos puede servir para concluir que es necesario utilizar las dos; que son fuentes complementarias, además de darnos cuenta de la dificultad y el mérito del antropólogo americano para solventar las dificultades inherentes a este tipo de fuentes, a las que había que unirle el contexto de represión y miedo existente en la década de los sesenta en aquel Benalup de Sidonia. En el fondo son dos maneras de hacer la historia, una basándose en los escritos y otra en la tradición oral, en lo que se va pasando de padres a hijos. Darse cuenta de la necesidad de recoger, grabar, estudiar, analizar y escribir ese enorme patrimonio oral fue un gran acierto que ahora gracias a los envíos de su hija Carla Mintz podemos disfrutar en Benalup-Casas Viejas. Reafirmarnos en el doble valor de estos estudios. Primero en el tiempo en que se realizaron, como base, de los estudios antropológicos de Mintz. Segundo, la funcionalidad que toman en el tiempo actual, con una doble perspectiva; lo que cuenta y quien lo cuenta. Nunca podremos valorar lo suficiente lo que siente un hombre al escuchar de nuevo a su madre que murió hace mucho tiempo, o ver en una película o foto a su familiar o saber que su padre, abuelo, tío o primo ha quedado para la posteridad porque alguien como Mintz percibió la importancia de la cotidianidad, del día a día, de las cosas sencillas e importantes, que son las que importan. Escuchar, por favor, detenidamente el audio.
En la fotografías de Mintz Isabel Vidal Quirós


el vivillo.mp3

0 comentarios: