El Tajo de las Figuras en los años sesenta

Son muchas las anécdotas que se cuentan de aquella época, como cuando los chavales iban no a ver las pinturas sino lo que dejaban ver las faldas de las turistas extranjeras o el famoso falso “secuestro de Rubio Perlino”. Ocurrió éste el 15 de mayo de 1969. Éste se montó en el Tesorillo con unos extranjeros que buscaban las cuevas. Como se hizo tarde el padre empezó a preguntar por él y un vecino dijo que lo había visto montarse en un coche, con lo que supusieron que lo habían secuestrado. Los padres fueron al cuartel a denunciar el hecho.
Su padre junto a Pedro Alfaro que tenía moto fue al Tajo de las Figuras y se lo encontró allí. El enfrenamiento con los turistas fue estéril porque  se producía la nula comunicación lógica entre personas que hablan distintas lenguas. El malentendido tuvo que aclararse en el cuartel de la benemérita. La familia todavía recuerda con agrado como “todo el pueblo se volcó buscando al supuesto secuestrado de “Rubio el Perlino”. En los sesenta una pandilla de amigos, élite cultural y social en el pueblo, tomaron la costumbre de irse a pasar varios días en el campo.  En la comparsa Los Bandoleros de 1965, Ángel Guillén el autor y uno de los que acampaba dicen: " Camping las delicias. A 50 metros del charco Lázaro en la autopista de Benalup a Algeciras. Figuras Rupestres- Bar- Restaurant- Pista de baile. Servicio de autobuses". En 1966 salió en carnaval una agrupación llamada los “Turistas del Figuras” que se hacía eco del incipiente turismo y de las expectativas de futuro. Su estribillo decía “Yo no soy turista,/ ni voy al figura/ lo que pasa/ es que tengo/ un taco la cara dura”. En un cuplet expresan su crítica hacia el tratamiento a los turistas: “Yo no sé lo que pasa con los turistas/con los turistas/ todo el mundo pretende tomarnos el pelo/ y los guías nos meten muchos camelos/ y nos estafan/ por querer aumentar el tesoro/ pero así mataran a la gallina que pone oro”. En la década de los sesenta son numerosos los alemanes, franceses o ingleses que llegan a la zona. Es la época en que los hermanos  Bancalero, barberos de la calle San Juan o "los Mañez" que vivían en Tajo de las Figuras, entre otros, hacían de guías improvisados. Todavía se recuerda en la memoria colectiva a los barberos en la calle central del pueblo con la cuerda de soga para subir a la cueva y gritándole “figuris” “figuris” a los extranjeros que venían a visitarlos. O  como cuenta la familia Mañez que ellos siempre estaban en el Tajo de las Figuras  vigilantes por si llegaba alguien. Cuando ese era el caso bajaban en el burro, esperaban a los visitantes y los acompañaban en el doble camino de ida y vuelta, esperando que la propina fuera sustanciosa. Un día Paco Mañez Ordónez iba hacia el pueblo con su padre en el burro, el coche que venía por la carretera paró y se asomó por la ventana una voz que repetía: las pinturas, las pinturas... Manuel Mañez como siempre dijo: "el zagal os lleva". Se montó en el coche, los llevó a las cuevas y cuando se fueron le dejaron una propina de cuatrocientas pesetas, "¡80 duros de los años sesenta!" Vincent Jenkin cuenta la primera vez que vino en los sesenta con su padre a ver la cueva del Tajo de las Figuras: “En los sesenta la única oficina de turismo de la provincia de Cádiz estaba en un rincón de la plaza de Mina. Allí obtuve la información. Se lo dije a mi padre y fuimos en el coche de la foto, sin saber nada más que se encontraban en las cercanías del pueblo.  Pensábamos que las pinturas eran famosas y estarían señalizadas, pero no vimos nada. Aparcamos en la plaza triangular con arboles cuyo nombre nunca me acuerdo, buscamos una farmacia sin éxito,  entramos en un bar, pedimos información, ...  un niño fue enviado para traer al Chaqueton. El nos llevo al Tajo de las Figuras”.
En la fotografía el barbero Bancalero, Andrés Mañez y un alemán en la cueva del Arco. La de abajo es el coche donde Vincent Jenkins llegó a Benalup en los años sesenta.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV