headerphoto

La preocupación por la conservación del Tajo de las Figuras. Y 2


En la década de los setenta también encontramos esa necesidad de proteger las cuevas del Tajo de las Figuras. En un artículo  aparecido en La Hoja del Lunes, de 28 de septiembre  de 1976, después de ensalzar los valores artísticos del “santuario”, como lo denomina llama la atención sobre la posibilidad de su total destrucción al hilo de la nueva carretera que se estaba construyendo por la creación del pantano del Celemín. Termina con este alegato: " Por dichas pinturas, legado valiosísimo de nuestros antecesores neolíticos, expresión de su arte y tradición pictórica autóctona, modificada por la presión de elementos colonizadores llegados de Oriente Medio y del Mediterráneo (la influencia chipriota se considera actualmente como la más principal de nuestro Santuario), es de todo punto necesario que se tomen las oportunas medidas para preservarlo y conseguir al menos salvar lo que resta de lo que como herencia artística nos dejaron unos hombres que vivieron hace miles de años en nuestro propio solar y cuya cultura representada y manifestada con sus milenarios esquematismos (que nosotros poseemos como un usufructo), hemos de procurar y conseguir que llegue a nuestros descendientes".

Martí Más Cornella terminaba de esta forma un artículo del Diario de Cádiz del 15-6-2003 sobre estas cuevas:" Este núcleo se ha revelado como uno de los más importantes de Andalucía y España, por lo que las Administraciones competentes deberían aunar esfuerzos, junto a los especialistas en diferentes materias, para investigar, proteger, conservar y difundir este patrimonio arqueológico, huyendo de diletantismos, ya que la documentación existente es impresionante y el trabajo tendrán que abordarlo varias generaciones de arqueólogos. Nosotros sólo hemos pretendido poner nuestro pequeño grano de arena, la sociedad debe definir si ésta es una de sus prioridades y exigir, en este caso, a los representantes políticos que la desarrollen". Durante década se han mojado las paredes de este abrigo con agua y así que los turistas las vieran mejor. Como resultado de esta práctica se depositó una gruesa capa de cal encima de las figuras. En este contexto en 2005 Eudald Guillamet somete a un proceso de limpieza a las pinturas del Tajo de las Figuras. La importante inversión que ello supuso no hacía sospechar que se cerrarán tres años después. La actuación no contó con el visto bueno unánime del mundo científico. Mas Cornellá, el mayor especialista en ellas, puso bastantes reticencias a este proceso en un artículo publicado en la revista de la UNED Adistancia: “ Durante los últimos años han proliferado las intervenciones de limpieza, que la mayoría de investigadores seguimos con curiosidad y amabilidad en un primer momento, pero que, una vez observados los resultados en lugares que conocemos bien como la Cueva del Tajo de las Figuras, en Benalup-Casas Viejas, tenemos que concluir que se realizan con excesiva rapidez, obvian trabajos previos, no profundizan en el objeto de estudio, eliminan una capa de alteración que podría ser datada a partir de métodos fisicoquímicos que ya empiezan a desarrollarse y aplicarse en otros lugares, reducen la cantidad de pigmento de algunos motivos, dejan las figuras totalmente desprotegidas, a la intemperie… Además, lejos de ayudar al verdadero especialista en documentación en investigación de arte rupestre, al poder visualizar más fácilmente las representaciones (generalmente estas intervenciones de limpieza se publicitan en los medios de comunicación afirmando que con ellas han aparecido un gran número de nuevas imágenes, lo que en el caso de la Cueva del Tajo de las Figuras es falso), eliminan los procesos tafonómicos… Debería anteponerse la conservación ante cualquier intervención de conservación, lo cual es más evidente si el uso que quiere darse al lugar es turístico. Una vez más nos preguntamos qué sentido tiene restaurar la Cueva del Tajo de las Figuras sin ocuparse de la del Arco, situada a escasos cincuenta metros, cuyos paneles pintados –destacando una extraordinaria escena de caza- en las paredes rocosas que la constituyen están derrumbándose… Esta estrategia no puede obedecer más que a una puesta en valor selectiva de dudoso interés científico, que no implica tampoco una afluencia turística determinante que pudiera justificarla a partir de unos mínimos ingresos económicos para la zona”.
El último episodio en la conservación de estas cuevas se está desarrollando en la actualidad. El Tajo de las Figuras permanece cerrado desde el 10 de octubre de 2008. Como aparece en este artículo de Diario de Jerez. No está claro si las razones de que permanezca cerrada son de seguridad por la escalera, de conservación, de adecentamiento de la entrada u otros problemas relacionados con la propiedad (asunto que como hemos visto intento solucionar el Ayuntamiento de Medina comprándole a Antonio Ordóñez Camacho la hectárea de la suerte número once del pago de la Herrumbrosa donde están situada las cuevas). Lo que sí parece oportuno es reabrir el debate sobre la conservación de la cueva, un debate que lleva abierto cien años.

0 comentarios: