La polémica historiográfica en torno al Tajo de las Figuras


España se convirtió a finales del siglo XIX y principios del siglo XX en el país donde se descubrían más y mejores pinturas prehistóricas, pero los especialistas que la estudiaban eran de origen inglés o francés. El descubrimiento del Tajo de las Figuras el 17-4-1913 va a cambiar la tendencia, pero no sin una ardua polémica. Tanto la escuela española, como la anglo francesa coinciden en su estudio, que en un principio colaboran pero rápidamente se enfrentan en una amplia y difundida polémica. El coronel Verner, como ya hemos visto, desde 1901 conocía esta cueva y la existencia de pinturas, pero no la va a visitar hasta el verano de 1913 habiéndolos precedido Cabré y Hernández Pacheco al reclamo del informe que había presentado Victorio Molina, tras el aviso del médico de Casas Viejas José Espina Calatriu.  Estos habían sido enviados en junio a la zona por el Marqués de Cerralbo, Director de la Comisión de Investigaciones Paleontológicas y Prehistóricas. El fruto de esta exploración fue un pequeño artículo, Avance al estudio de las pinturas prehistóricas del extremo sur de España aparecido en julio de 1913, en el que se daban a conocer los descubrimientos. Como su propio nombre indica se trataba simplemente de un avance, que no se constituyó en libro por la ruptura de relaciones con el maestro francés el abate Henry Breuil.
Estos enfrentamientos que venían de atrás explotaron en una campaña de exploración prehistórica en mayo de 1913 en Sierra Morena, que significó la ruptura de las relaciones personales y académicas de ambos.



Estos avatares los podemos seguir en los escritos de Pacheco y Cabré: “España es el país en donde existen las más importantes estaciones del arte primitivo, a la que viene a sumarse la que tenemos en estudio, pudiendo congratularnos que, gracias a la fundación de la “Comisión de investigaciones paleontológicas y pre” y a la protección que dispensa a estos estudios la “Junta para ampliación de estudios e investigaciones científicas”, podamos los españoles colaborar con intensidad en el estudio de las razas primitivas y de los orígenes del pueblo español, estudio hasta ahora hecho en nuestra patria casi únicamente por Comisiones extranjeras…El abate Breuil, habiendo leído la nota que publicamos en el Boletín de la R. S. de Historia Natural, de Julio de 1913, fuese a la provincia de Cádiz, a primeros de Enero de 1914, a estudiar personalmente las localidades que reseñábamos, con lo cual se adelantó al segundo viaje que anunciábamos a los mismos sitios”. Así los investigadores españoles, por un lado, y los ingleses y franceses por otro siguieron investigando por separado estos yacimientos prehistóricos. Como dice Mas Cornellá “A partir de entonces trabajaron en éstas y otras estaciones del Campo de Gibraltar J. Cabré y E. Hernández-Pacheco (en 1913 y 1914) (Cabré y E. Hernández Pacheco, 1914) y H. Breuil, M. C. Burkitt y W.Verner (en 1913, 1914, 1916, 1918 y 1919) Estos últimos presentaron al cabo de unos años el estudio más completo que tenemos hasta ahora(Rock paintings of Southern Andalusia).” Rápidamente se pusieron en el tapete las diferencias entre ambos equipos. P. Bosch en 1914 lamentaba la polémica y sobre todo sus consecuencias ”con la cortina de humo de censura, desapareció el principal asunto, que era el de las pinturas rupestres del Tajo de las Figuras”.  A partir de ahí los estudios sobre esta zona se paralizan hasta épocas recientes. 



En los años ochenta, los investigadores del arte rupestre de la Península Ibérica, consideraron a este estilo como aislado y diferente. Es el momento en el que entra en escena los estudios de  M. Mas Cornellá, realizando durante los ochenta y noventa un ambicioso estudio de investigación sobre estas pinturas. Con el siglo XXI los estudios sobre estos yacimientos sufren una cierta paralización, esperemos que la celebración del 100 aniversario sirva para un nuevo relanzamiento que los consigan llevar al estadio de conocimiento y valoración con el que empezó hace ahora 100 años.


Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Cuando el teatro se convirtió en una corsertería

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV