Juegos de niños

Los juegos son consustanciales a la niñez. Desde la más tierna infancia los acompaña en su entretenimiento, aprendizaje y socialización. Empezarán con aquellos iniciáticos como el de los cinco lobitos, continuaran por aquellos que posibilitan el conocimiento del propio cuerpo, como palmitas, palmitas y por otros que imitan a los mayores, como las mamaítas o los bélicos como los indios y vaqueros o policías y ladrones.  Antes de que la televisión y la informática se hicieran dueños de nuestros vidas los niños del medio rural aprendían los juegos de su familia o por imitación a otros chicos mayores. Se vivía en la calle y ahí se jugaba, siendo válido para el juego cualquier hora. Allí se aprendía, sin darse cuenta, a relacionarse y moverse por el mundo, descubriendo sus reglas y peligros.
Los juegos reflejan la sociedad en la que se desarrollan. Por un lado los escasos recursos con los que se contaban, por otra la estructura patriarcal, de acuerdo con el rol de cada sexo en el presente y en el futuro. Dice esta página web: "El territorio de juego no es igual para cada sexo: para la chicas, se limitará a su casa y su alrededor, casi siempre bajo la mirada de la madre o abuela, y en ningún caso abandonará la protección del casco urbano; mientras, los chicos se repartirán el espacio lúdico por edades, y el lugar preferido es el aire libre, y cada vez más alejados del pueblo cuanto más edad tengan. Carentes de juguetes, los niños/as reaprovechan cualquier objeto en desuso o viejo –los naipes gastados, pedazos de espejo, retales de tela para vestir muñecas y latas vacías– o elementos tomados del entorno –piedras, fósiles, ramas o tabas– cuando practican juegos que requieren un material u objeto de juego… Mientras, las niñas se implicarán más en las faenas y responsabilidades de la casa: ir a por agua a la fuente, el corral, cuidar y atender a los pequeños. Su tiempo de juego se recorta y el espacio de juego se ciñe a lo privado. Todo lo contrario que para los chicos que ocupan el ámbito de lo público, sin límite de espacio, al aire libre, la naturaleza, permitiéndoles el conocimiento de todo lo que les rodea”. De ambas características participan las dos fotos de Mintz que presento. En la primera tres chicos juegan al aro en las afueras del pueblo. Uno lleva una yanta de rueda de una bicicleta y otro la cubierta. El tercero es el  único que mira directamente a la cámara, mientras que los dos otros dos están embelesados con sus aros. Es verano. La ropa que llevan es mínima. Pantalón corto y sandalias. El poste de la luz de madera, las chumberas y la frondosa vegetación hacen el marco de esta preciosa fotografía. Donde no hay niñas, ni objetos de valor alguno. Simplemente se ha utilizado la rueda de una vieja bicicleta en desuso.  En la segunda fotografía tres niños se deslizan por una cuesta con viejos artilugios, mientras que una niña sentada observa la escena. Se trata de una vieja bicicleta de niño pequeño y dos carros de bebe inservibles. En esta fotografía también vemos esa diferenciación por sexos de los juegos y esa reutilización de los materiales para jugar con ellos.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV