headerphoto

Jornadas sobre Jerome Mintz en la Pablo Olavide. Y 2


La película compara el mundo rural y viejo de Benalup de Sidonia con el urbano y moderno de Marbella. Hay dos partes claramente diferenciadas; la que transcurre en Benalup de Sidonia en 1969 y 1971 y la segunda cuando en ese año se traslada Juan Moreno a Marbella con su familia. En la primera parte que transcurre en el pueblo gaditano aparecen cuatro bloques. En un primer apartado hay planos generales sobre el pueblo, con sus calles estrechas y empedradas, viviendas unifamiliares que están en pleno proceso de cambio de chozas y casarones a viviendas de más calidad. Un segundo bloque es para su trabajo en la zapatería, habitáculo pequeño y mal ventilado, con muy pocas herramientas. Juan Moreno cuenta como empezó en el oficio y como se hizo autónomo.
Un tercer apartado es para la socialización y sus redes de amigos, donde los bares tienen una omnipresencia absoluta. Un cuarto apartado es para el ámbito privado, sus dos casas, sus habitaciones, los muebles, la cocina y la comida, siempre la comida. En todos estos apartados el hijo conductor es la vida cotidiana, los detalles pequeños, lo ordinario, lo común. Pero este mundo se acaba y Juan tiene que cerrar su zapatería e irse a Marbella donde sus hijas e hijos se han marchado en busca de unas expectativas laborales, sociales y culturales que no les ofrecía Benalup de Sidonia. La escena donde cierra la zapatería y viaja en el autobús es de una tristeza absoluta. Mientras que la primera parte empieza  con una canción flamenca de fondo musical, la segunda, la de Marbella tiene como fondo una canción que canta el propio Juan sobre el desengaño y el desencanto que sirve de contexto para enmarcar las dificultades de adaptación que produce todo proceso migratorio. En Marbella prosigue el ámbito familiar y privado que se impone, con su mujer y su hijos, pero han desaparecido sus redes sociales y sus amistades. Allí conocía a todo el mundo, ahora no conoce a nadie. Se imponen bares muy modernos, pero impersonales, extranjeros, turistas y gente no conocida, consumismo, especulación, negocio, “robo y engaño”. Juan critica la superficialidad, un hombre tan aficionado a la lectura y la política como él, dice que allí solo les interesa de los periódicos el fútbol. Hay varios planos sobre el turismo, las grandes avenidas, la aglomeración de personas, los semáforos, los bloques de pisos…. Mientras que María se encuentra a gusto con su nueva situación rodeada de su hijas e hijos, a Juan le cuesta más esfuerzo la adaptación. Se resaltan las dificultades para encontrar trabajo, aunque abunda y como al final tiene que entrar a trabajar, en una zapatería, aunque mucho más moderna y con más herramientas que la suya de Benalup. Termina la película mostrando la resignación de Juan Moreno ante la emigración. La emigración es la protagonista del tránsito del mundo tradicional al moderno, de una época que termina y de otra que empieza… sin nostalgia, sin valoraciones, sin buenos y malos, sólo con la imposición de lo cotidiano, siempre lo cotidiano, recurso típico de Jerome Mintz.
Antes de terminar unas palabras sobre el protagonista. Juan Moreno Vidal nació en 1915. Juan Moreno Vidal participó en los Sucesos de Casas Viejas y en la Guerra Civil, concretamente en la batalla de Teruel, en la zona republicana. Por su pasado republicano y por sus ideas siempre tuvo problemas con la Guardia Civil hasta tal punto que pese a lo que le gustaba la cacería nunca tuvo permiso de armas y tenían que prestarle la escopeta los amigos. Fue uno de los mejores amigos y confidentes de Mintz, de hecho como aparece en los anarquistas de Casas Viejas "insistió en que pusiera los dos apellidos”. De padre zapatero y abuelo Guardia Civil, fue también zapatero, un oficio tradicional en el pueblo. Muy culto, politizado, leía asiduamente los periódicos y tenía especial interés por las noticias relacionadas con EEUU. Lo que unido a sus ideas izquierdistas hicieron que muy pronto conectara con Jerome Mintz del que se hizo amigo, desde 1965 hasta el final de sus días. Este le va a presentar a otros informantes tan importantes para Mintz como Juan Pinto, Pepe Pareja o Pepe Pilar. No sólo fue el protagonista de esta película, también Mintz le hizo muchas fotografías, le grabó más de diez horas de audio donde le aportó información para el libro de los anarquistas de los Sucesos de Casas Viejas que trata sobre la historia de la zona en la primera mitad del siglo XX y también para coplas de carnaval y sociedad gaditana, un libro sobre la segunda mitad del siglo XX o el tránsito de la sociedad tradicional a la moderna, de cuyo tema esta película también es un ejemplo.  La película se publicó en 1978, pero fue realizada de forma integral con la información recabada desde 1965. Esta película, como las fotos, los audios o los libros hay que valorarla a dos niveles. Por una parte lo que aportó al conocimiento antropológico en ese momento, por otro el tesoro que constituye ahora, cerca de cincuenta años después de sus investigaciones. Y como el ámbito individual, proclive a la nostalgia,  puede ser compatible, con el científico, más inclinado a la racionalización. Pero además, como ya se dijo antes, el trabajo que conocemos (las películas, los libros…) son una mínima parte de toda la información y recursos que acumuló y están organizándose en la universidad de Indiana y en un museo de Washington, constituyendo un tesoro por explorar de tanta valía o más que el que ya se conoce.  La película que vamos a ver El Zapatero consiguió el primer premio en el festival cinematográfico MLA, pero no era conocida en Benalup. Su  familia la pudo ver cuando la recastó en 2007 el IES Casas Viejas para la exposición y homenaje que se le brindó.  Ese año empezó una labor que hoy continuamos en este acto. Por eso quiero terminar agradeciendo a Agustín Coca y a la Pablo de Olavide, como ya dijo mi compañero Pepe González, el salto de calidad que supone difundir y dar a conocer el legado de Mintz a través del mundo universitario andaluz.

En estos fragmentos del vídeo de Juan Moreno, el zapatero, aparecen vistas generales del pueblo y los bares que sirven de muestra para ver como se vivía en el pueblo y luego compararlas con las de Marbella. Empieza en la antigua farmacia, aparecen varias vistas de la plaza Doctor Rafael Bernal, tomas de los bares de Alfonsito el de Pérez o bar Ricardo apareciendo personajes como Alfonso el ciego o Larita. Le siguen una serie de tomas aéreas de la calle San Juan, la antigua plaza de abastos, la calle Fuentes o Cuartel. Luego el bar de Palomino, terminando este fragmento con el cierre de la zapatería y el viaje en autobus a Marbella.

0 comentarios: