JEROME R. MINTZ UN ANDALUZ DE INDIANA . Intervención de José González Benítez en la UPO

  
       Agradecimiento a la Universidad Pablo de Olavide,al Colectivo de Cultura Andaluza y al profesor  Agustín Coca por contar con una representación de Casas Viejas para  este acto de conocimiento y de reconocimiento de la figura de Jerome Mintz, un andaluz de Indiana o el cazador cazado que dijera Juan José Téllez  hace unos años.     Soy José González Benitez, profesor del Instituto Casas Viejas y miembro de la Asociación amigos de Mintz.      Nuestro acercamiento a Mintz se produce en relación con las exposiciones sobre la historia local que se vienen realizando en el Instituto desde hace años en su semana cultural.
     Una fecha clave es el año 2006, como resultado de las dos últimas exposiciones publicamos el libro “La Tierra. Historia de Benalup- Casas Viejas en el siglo XX a través de la fotografía”. En este libro hay un buen número de fotografías realizadas por Mintz, y en un capítulo dedicado a personajes entrañables aparecen dos artículos sobre    “el americano”, sobre Jérome Mintz; y hay una frase que marcará nuestras actuaciones futuras en relación con Mintz. “A nuestro parecer, su trascendencia está fuera de toda duda y su labor no ha sido reconocida y valorada como debiera”

     Salustiano Gutiérrez propone que le dediquemos la exposición de 2007. Entra en contacto con Carla, su hija, y a partir de ese momento empieza a llegar material procedente de Estados Unidos, sobre todo fotografías y diapositivas, y se compran los documentales, por supuesto en inglés.
     Efectivamente, en 2007, Jerome Mintz  fue el tema de la exposición del IES Casas Viejas, la exposición y un acto público muy concurrido significaron un cálido homenaje del pueblo de Benalup- Casas Viejas al investigador y a su obra, intensificado con la presencia de Carla y Paulo Mintz, dos de sus hijos. La exposición  con el título “Al servicio de la vida” la anunciamos como exposición de materiales antropológicos de Jerome Mintz y estuvo constituida por documentos, libros, las películas y unas 300 fotografías que retratan la vida de Benalup Casas Viejas en los años 60 y 70 del siglo XX.

Pero, ¿quién era este americano”, quién era Jerome R. Mintz?
    Como Jerónimo o “el americano” era conocido en el pueblo, muchos le recuerdan a  él y a su familia (Betty, su esposa y sus hijos Carla, Aarón y Paulo). La primera vez que llega a Benalup corría el año 1965 y se queda a vivir una larga temporada entre el 65 y el 66, estancias que se repetirán varias veces a lo largo de los años (69- 70, 73- 74, 82). Pronto se adaptaron y llegaron a conectar con un sector amplio de los vecinos del pueblo.
     De Jerome dicen que era una persona seria pero simpática a la vez; educado, amable y risueño; tenía cara de buena persona y se le notaba inteligente. De carácter abierto y comunicativo, hablaba con todo el mundo. Su imagen va asociada a un magnetófono, cámaras, cuaderno, … recorriendo el pueblo, visitando a unos y a otros. Llegó a tener buenas amistades: Pepe Pareja, Pepe Pilar, Juan Moreno, … colaboraron bastante en sus investigaciones; Manolo Lago, Jesús Mañez, Pepe Colmena, … le hablaban de carnaval; Pepe Bulla y su hijo Juan, Pedro Montes de Oca, Demetrio, José  Barberán  “Peporro”, Juan Moreno, … fueron protagonistas de sus documentales. Carmen García “Carmen la mecánica”  cuenta que cuando iba a su casa, entraba diciendo:  “hola, Carmen , ¿está la mesa puesta?” Le gustaba mucho nuestra cocina tradicional y ella lo invitaba a los típicos gazpachos, refritos, castañas guisadas  … Corroborando esta buena relación, hay quien recuerda algún regalito de parte de la familia americana  cuando venían en algunos de sus viajes. El  y su esposa ofrecían una curiosa estampa a nuestros paisanos cuando salían a pasear en bicicleta , aquí las bicicletas no eran para el verano, eran para ir a trabajar cuando podían y, por supuesto, no la usaban las mujeres. También llamaba mucho la atención que utilizaran mantequilla para cocinar en vez de aceite que era lo propio de aquí. Betty, su esposa, tenía una buena relación con muchas mujeres del pueblo; enseñó el lenguaje de signos a alguna persona sordomuda, lo que suponía una interesante labor social, mucho más teniendo en cuenta las limitaciones de la época. (mitad de los sesenta) y del lugar, un Benalup totalmente campesino, aldeano, todavía con bastante chozas, casi más tribu que pueblo.
     Jerome R Mintz había nacido en Nueva York en 1930, estudió en Broklyn,  sería catedrático de Antropología y doctor por la Universidad de Indiana en la que trabajó más de treinta años. Era experto en etnografía ibérica y antropología del judaísmo. Viene a España en 1965, a Bilbao, para estudiar la religión en la guerra civil; el proyecto no termina de cuajar y decide marcharse pero antes visita Andalucía y llega a Casas Viejas, a buen seguro que tenía noticias de los Sucesos del 33 e interés por el tema. Lo cierto es que el libro “Los anarquistas de Casas Viejas” (publicado por primera vez en español por la Diputación de Cádíz en 1993)  es una de las obras más importantes de la etnografía europea. Es un relato del levantamiento campesino de enero del 33, paso importante hacia la guerra civil. Va más allá del relato de los hechos, estudia el movimiento anarquista, la evolución del campo, la reforma agraria de la Republica, la guerra o la represión;  las causas y las consecuencias. Utilizó todo tipo de fuentes (archivos, periódicos, libros, …) pero lo que marca la diferencia  es el resultado de sus conversaciones con los anarquistas de Casas Viejas, con algunos de los supervivientes del 33 que aun quedaban a finales de los sesenta y principios de los setenta. En una época en que la vida tenía que estar presidida por la cautela y el miedo, Jérome, laboriosamente, según cuenta el mismo, fue capaz de ganarse su confianza, gracias a su método de trabajo de acercamiento paciente y tranquilo a los protagonistas.  Por ello, es también una obra maestra de la historia oral. Dio la palabra a los que nunca son escuchados, a los perdedores, con la utilización de la memoria oral dignifica a los sin tierra.

     Sus seis películas documentales suponen una interesantísima aportación a la etnografía: “La familia de Pepe” (1978), “El zapatero” (1978), “la romería: el día de la virgen” (1986), “Carnaval del pueblo” (1987), “Perico, el artesano” (1989), y “la familia del pastor” (1989). Algunas de estas obras recibieron diversos premios en Estados Unidos. Son un retrato maravilloso de los modos de vida, las costumbres, el cambio social, la fiesta, la religión como folklore, … de la sociedad local y por extensión andaluza tratadas con la máxima naturalidad y humanidad.

     Como resultado de sus investigaciones en nuestra tierra escribió otro libro titulado “Carnival son and society” publicado en 1993 en EE.UU; en 2008 sería publicado en español con el titulo “Las coplas de carnaval y la sociedad gaditana (Crítica, sexualidad y creatividad en Andalucía), Salu y yo mismo nos encargamos de la edición a través de la asociación Brezo y Castañuela, creada a tal efecto. Está compuesto por ocho capítulos sobre el carnaval de Benalup, tres del de Cádiz y uno de Trebujena, además de las poesías de Esteban Moreno “Estebita”,  el autor campesino.
    Mintz utiliza las letras del carnaval como base para hacer un análisis etnográfico y antropológico de la sociedad benalupense de los años 60, 70 y 80, pero que no sólo es útil en lo local, aporta una visión nueva y distinta de la cultura andaluza. Presta especial atención a la murga “Los llorones” de 1966 comparándola con otra agrupación del mismo año “Los turistas del Figura”: problemas sociales como el trabajo del campo, el algodón, el trabajo infantil; la finca Las Lomas como empresa emergente; la emigración, una referencia a los Sucesos, aparecían en el repertorio de “Los llorones” pero también letras irónicas  sobre los acontecimientos de la vida del pueblo. También trata de la recuperación del carnaval a partir de 1978 tras el fin de la dictadura y la llegada de la democracia.
     Jerome R. Mintz murió el 22 de noviembre de 1997 y según nos cuenta Enrique Torner, su traductor, uno de sus últimos deseos fue publicar en España la traducción de “Las coplas del Carnaval” del que dice: es un libro sumamente interesante que ofrece una perspectiva nueva y única acerca de la cultura andaluza y española en general. Ojalá que algún editor se ofrezca a publicar el libro de Jerome Mintz una figura capital para comprender mejor la Antropología e Historia de España del siglo XX. Entonces podremos sentir como Jerome sonríe desde el otro lado de la ribera con esa sonrisa que siempre le caracterizó.
     Publicamos el libro “Las coplas del carnaval y la sociedad gaditana”  utilizando la traducción de Enrique Torner pero adaptándola para acercarla al lenguaje del carnaval, y al mismo tiempo aprovechamos el libro para seguir mostrando las fotografías de Mintz. Le añadimos un prólogo, un epílogo y más de trescientas fotos.

     No debe caer en el olvido su trabajo como fotógrafo, en un segundo plano, posiblemente, porque sus miles de fotos sólo han tenido la consideración de material para sus estudios etnográficos y antropológicos, pero las fotografías son documentos, aportan información y tienen valor por si mismas; además, desde el punto de vista plástico la producción fotográfica de Mintz es de un valor incalculable.
     Todas estas son razones más que suficientes para conocer y difundir la obra de un brillante investigador de lo social que con sus trabajos ha contribuido de una forma muy significativa a dar a conocer nuestra historia, nuestro carácter, nuestras costumbres, …

    También en 2008 montamos en el Instituto la exposición Casas Viejas desde Casas Viejas, en este caso tratábamos el tema de los Sucesos de Casas Viejas, como no podía ser de otra manera el libro “Los Anarquistas de Casas Viejas”  con todas sus aportaciones jugaron un papel fundamental.
     En 2009 la exposición fue sobre “las chozas”, veinte fotos en las que Mintz mostraba una vivienda muy común del pueblo en los primeros años de su estancia en los sesenta y setenta, cuando fueron desapareciendo; y en 2011 “la ganadería tradicional” , fotos de Mintz sobre el uso y aprovechamiento de los animales en la zona en actividades campesinas y más urbanas, en un momento en que los modos de explotación económica están cambiando desde modelos muy tradicionales a otros más modernos y mecanizados.

     La asociación Amigos de Mintz surge en 2010 con el objetivo de organizar actividades que den a conocer al autor y que al mismo tiempo sirvan de reconocimiento a su labor investigadora y a los resultados. Se pone en marcha la entrega del galardón la gorra de Mintz, que tiene un valor simbólico importante, el adoptó la gorra de los jornaleros de Casas Viejas como propia y en EE. UU la llevaba. Nosotros ahora la entregamos, como homenaje a él y  a personas o grupos que colaboraron en su trabajo.  La primera a Carla Mintz que desde 2007 está volviendo cada año a pasar unos días en el fue su pueblo en su infancia y juventud durante largas temporadas.
En 2011 la gorra fue para Jesús Mañez, uno de sus principales informadores sobre el mundo del carnaval; en 2012  a las comparsas Los niños llorones y Los turistas del Figura por el protagonismo que tienen en el libro Las coplas de Carnaval…; y en 2013 a los informadores de Mintz en el libro Los Anarquistas….
     Los amigos de Mintz también montamos una exposición fotográfica anual: Los bares de antes (2011) .Mujeres. Las grandes olvidadas (2012). Los niños hombres (2013). Las fotos de Mintz nos presentan escenas de la vida cotidiana, retrata  la sociedad de una época; imágenes que por separado o en series argumentan las formas de vida, los problemas sociales de los años sesenta, setenta, …
     Tenemos que agradecer a la familia Mintz que haya puesto a nuestra disposición tan rico y tan amplio material. Recientemente han llegado grabaciones con entrevistas de muchos de los informadores para el libro Los Anarquistas o el repertorio de la comparsa Los niños llorones, sabemos que hay horas y horas de videos y de audios que utilizó como fuentes de sus publicaciones que tienen un altísimo interés y de los que se puede seguir sacando una valiosísima información.
   Con las jornadas de este año, magníficamente impulsadas por Agustín Coca, hemos ganado en cantidad y sobre todo en calidad, la difusión de la figura de Mintz ha crecido, ha salido de nuestro ámbito más cercano y se extiende por espacios más amplios y llega a más personas que pudieran estar interesadas. Este año también ha sido especial porque, por fin, el Ayuntamiento se ha atrevido a hacer un reconocimiento público del antropólogo americano.
    Aportamos nuestro granito de arena para rescatarlo del olvido pero ni comparación con lo que aportó él al rescate de nuestra memoria.
     
 

               Muchas gracias por vuestra atención.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV