El sindicato los invencibles

Me ha parecido oportuno traer hoy 1 de mayo algún fragmento de Mintz sobre el sindicato de oficios varios de Casas Viejas y algunos trozos de audios que él grabó. Ha habido tres momentos en la historia de Casas Viejas que los obreros masivamente han estado organizados. En 1914 y en la segunda república bajo la ideología anarquista. En la transición bajo la UGT. Las tres veces consiguieron aglutinar a una gran cantidad de trabajadores, pero fueron aguas de mayo, porque  duraron poco y fueron reprimidos de distinta manera. Es en esa represión, donde a lo mejor hay que buscar algunas de las causas por las que el movimiento obrero pasa por momentos de apatía y fatalismo en una crisis tan bestial como la que vivimos ahora, donde los obreros son los verdaderos paganos de ella. Seguro que también hay otras causas.
Dice Mintz en los anarquistas de Casas Viejas:"Desde el principio de la República, se habían hecho pocos intentos formales de reorganizar un sindicato en Casas Viejas, pero a las pocas semanas de las reuniones de distrito celebradas en Jerez en enero de 1932, unos oradores anarquistas llegaron al pueblo a convocar reuniones y estimular a los trabajadores menos comprometidos. Pérez Cordón, que había sido criado en Casas Viejas, era uno de los que vinieron a hablar...Unos 300 hombres se unieron al nuevo sindicato. La mayoría eran campesinos, pero había trabajadores de todos los oficios, entre los que se incluía una docena de zapateros y otra de albañiles. Una vez los trabajadores estaban unidos, se movieron rápidamente para proteger los niveles salariales generales establecidos en el distrito. Si alguien no estaba pagando el sueldo listado en los sindicatos, era boicoteado hasta que aceptaba los términos. El centro obrero, un edificio grande situado enfrente del mercado y en la misma calle de la plaza y de la iglesia, estaba en el corazón del pueblo. Tenía pocos muebles: bancos y sillas de madera y una mesa grande estudio repleta de periódicos y folletos. En una pared había un retrato de Bakunin y, en el lado opuesto, uno del Capitán Femín Galán, ejecutado en 1930 por haber declarado La República en Jaca, Aragón. La única otra decoración prominente era la bandera roja y negra del anarquismo. 

Normalmente, los bares y las esquinas de las calles atraían a los trabajadores y los sacaban de sus congestionadas chozas. El centro se convirtió ahora en el lugar de reunión para discutir asuntos sociales, soñar y planear para el futuro. Los que aspiraban a aprender a leer y escribir se sentaban alrededor de la gran mesa para estudiar. Para los que ya sabían leer, había libros de Bakunin, Reclus, Krpotkin, Lorenzo y Tostoy; un ejemplar del Botón de fuego de López Montenegro gastado por el uso. Cuando se convocaban mítines, los dirigentes elegidos se sentaban en la mesa frente a la asamblea de los obreros reunidos. No se permitía beber vino dentro del centro, pero uno podía pedir un vaso de mosto de la taberna vecina. Era común en toda España que los sindicatos adoptaran nombres simbólicos. El centro de Casas Viejas adoptaron el nombre de "Los Invencibles". La historía es un arma cargada de futuro y de ironía. Significativo nombre.
En los audios aparecen tres fragmentos. El más antiguo es de Juan Pinto en 1965, el de Pepe Pareja es de 1974 y el de José Villarrubia de 1979:

"Pepe Pareja.- Era un sindicato de obreros y agricultores y de oficios varios. Porque eso tenía sus estatutos, legalizados por el estado mismo que admitía esta organización. Por eso daba estos estatutos por los que tenía que regirse. En el sindicato los estatutos estaban legalizados por el gobernador de Cádiz para que se admitiese obreros de oficios varios, lo mismo el campesino, el carpintero, el albañil, el zapatero…. Oficios varios… de toda clase de oficios. Al sindicato todas las noches cuando estaba abierto legalmente iban todas las noches. Cuando precisaba una charla pues se agarraba y se escribía una convocatoria para convocar al pueblo o el que quisiera ir, para tomar acuerdos de sueldos, de peticiones, de sueldos, de cuestiones morales, de descanso de la jornada o cuestiones así, eso se le llamaba una Asamblea, que era legalmente quincenal, pues los mismo estatutos lo exigía. Para tomar acuerdos se hace un llamamiento a los socios para una asamblea extraordinaria, bien para derogar acuerdos anteriores o bien suponiendo las ponencias anteriores derogarlas y tomar otros acuerdos más factibles, mejores
Juan Pinto.- Tener una cuota de dos reales, para los gastos de periódicos y papeles. Juan era el tesorero, el que recuperarba los dos reales para pagar la casa y los libros que se traían.
José Villarrubia.- Allí estaban afiliados los zapateros, los albañiles… No había nada más que un centro de oficios varios, allí estaban afiliados todos los que querían
J.M.- ¿Cuántos zapateros había?
José Villarrubia.-  Zapateros… unos pocos, diez o doce o catorce. Y los albañiles doce o catorce. Los Cozar y los Romeros que eran los albañiles que habían…"

 Pepe Pareja se esfuerza en contar que pese a lo que la gente entiende por anarquismo, el sindicato estaba perfectamente organizado, con sus estatutos aprobados por el gobernador civil. La historía es un arma cargada de futuro y de ironía. Significativo nombre este del sindicato de oficios varios que tomo el de Casas Viejas en su reaparición en la segunda república. Nombre paradójico para un sindicato que primero en 1933 y después en 1936 fueron literalmente barrido del mapa. Hoy día 1 de mayo que parece que todo el mundo está de acuerdo que esta crisis terrible que vivimos, además de subir el paro ¿sólo?  ha servido para bajar los salarios y aumentar las horas de trabajo porque se supone que es la única forma de ganar en productividad y competitividad, me apetece anotar en mi cartera la gracia de esa paradoja que significa el nombre de este sindicato de oficios varios.
Las primera y última fotografía son de Campúa, del fondo fotográfico de Martín Patino. La segunda, tercera y cuarta de Serrano. Son las fotos que hay del sindicato de la segunda república.   En la primera y la segunda luce la bandera de la república, después de que se ha quitado la de la CNT y en la tercera, cuarta y quinta vemos el destrozo que hicieron las fuerzas del orden público en el local del sindicato de oficios varios. En la última  guardias civiles posan con un parroquiano dentro del destrozado local del sindicato. Las cinco son símbolos de una derrota para unos y  una victoria para otros.

elsindicatolosinvencibles.mp3

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV