headerphoto

El poblamiento en el Tajo de las Figuras a principios de siglo XX



Desde la prehistoria hasta la actualidad está documentada la presencia del hombre en la zona del Tajo de las Figuras, siempre ha sido buen lugar para aprovisionarse de comida, la fuente que funcionó hasta que se desecó por culpa del eucalipto recientemente sembrado aprovisionaba agua y la sierra defensa. Pero va a ser en el siglo XIX y XX (hasta la década de los sesenta) cuando la densidad de población aumente. Todo lo que hoy es el parque de los Alcornocales se convirtió en un bosque humanizado donde se completaba la economía depredadora tradicional (caza, espárragos, tagarninas, caracoles…), con la productiva tradicional (agricultura y ganadería de subsistencia) con actividades forestales como la corcha o el carbón.
Ya hemos visto otras veces como la cueva del Tajo de las Figuras ocupaba la suerte número once del pago de la Herrumbrosa y en el casarón que había junto a la fuente vivían la familia de Antonio Ordónez Camacho. En el censo de 1905 consta que vivían en la Herrumbrosa  Luis Torres Martin e Isabel del Río Ruiz y Antonia, Isabel y Luisa Torres del Río  (todos procedían de Jubrique), Ramón Moreno Mañez y Teresa Torres del Río, Francisco Moreno Bolaños , Josefa Camacho Delgado  y Emilio, Felipe y Juana Moreno García. En el censo de 1917 ha aumentado significativamente el número de personas que viven aquí, manteniéndose la base que ya estaba en 1905. Así aparecen en la Herrumbrosa José Mateos Estudillo y Juana Sánchez Casas, Eduardo Pérez Ruiz, Luisa Torres del Ríos e Isabel Pérez Torres, Antonia Torres del Río, Cristóbal e Isabel Torres Ríos. Mientras que en la suerte del Figuras estaban censadas las siguientes unidades familiares: Ignacio Moreno Bolaños, Josefa Camacho Delgado, Francisco Casas Ordóñez y José Moreno Ordóñez, Emilio Moreno García y Antonia Barrera Betanzos, Felipe Moreno García, Juana Ordoñez Sánchez y Sebastiana Moreno Ordóñez, Manuel Torres Sánchez, Francisca García Vázquez y María Torres García, José Moreno Sánchez, Juana Peña Castro y Cristóbal Moreno Peña con sus hijos Antonio, Angela y José Moreno Peña. En el censo de 1917 Antonio Ordóñez Camacho y María Concepción Moreno García (la familia que vivía en 1913 en el casarón más próximo al Tajo de las Figuras) aparecen censados en el caserío de Zapatero, tienen seis hijos (Juan, Josefa, Engracia, Sebastián, María y Francisca). Tienen 43 y 38 años, por lo que Antonio tiene en las fotos 39 años, y ninguno sabe leer y escribir, según aparece en el citado censo.


Como vemos en el mapa que Breuil y Burkitt reproducen en  Rock Paintings of Southern Andalusia. A description of a Neolithic and Copper Age Art Group(1929) por la zona había al menos 4 viviendas, más la gente que lo estaba haciendo en las cuevas. Además consta que mucha gente de Benalup vivió en estas cuevas hasta los años sesenta haciendo carbón como lo atestigua el testimonio de Antonio García “Nene”: “Yo vivía en una cueva que se llamaba cueva “esti”. La cueva era muy grande pero era simplemente una habitación. La puerta era muy grande y de brezo. Mi padre era carbonero y yo y mis hermanos le ayudábamos. Hacer el carbón era fácil: arrancábamos “cepas” y las amontonábamos. Lo “chascábamos” y allí los enterrábamos. Después le metíamos fuego y así hacíamos el carbón. Lo traíamos al pueblo, “al Engomao” y lo vendíamos. También ganábamos dinero cuando cogíamos zorros y conejos y le quitábamos el pellejo, esto era lo que vendíamos”. Mergelina en Los focos dolménicos de la Laguna de la Janda describe estas viviendas: “Son estas chozas circulares o elípticas y en ambos casos el hogar aparece en el centro de ellas, formándolo un pequeño excavado circular en la tierra que se rodea de gruesas piedras. Una de estas chozas presenta muretes levantados con piedras y barro y sobre ellos descansa la cubierta, formada por ramas entrelazadas que en su extremo superior se encajan en horquilla. Sobre ellas otras ramas más pequeñas y una cubierta de palmito. Otras chozas son por entero de ramas y se cubren del mismo modo. A ellas se adosan muretes de piedra que forman cercado donde se cobija el ganado”

La primera fotografía es de Juan Cabré de 1913. Esta realizada sobre placa de vidrio y tiene una calidad impresionante. En ella aparece un casaron de los que retrata Mergalina. 

0 comentarios: