headerphoto

El maquis en Casas Viejas. Vida cotidiana. La persecución constante. 4

Debido a los sumarios de Pedro Moya a los que hemos tenido acceso y a lo que han contado algunos familiares tenemos bastante información sobre acciones cotidianas. Ellas nos vuelven a servir para ejemplificar con casos concretos cuestiones generales. Hoy me centraré en la persecución a la que fueron sometidos los maquis, su familia y los amigos que les ayudaban. A mitad de marzo del 45 una noche Pedro Moya se encuentra en el huerto familiar de la calle Fuentes. Al final del post aparece un audio donde se cuenta como el hecho termina con dos de los que colaboran con el huido muertos. Impresionante el testimonio.
Cuenta  su sobrino Jesús Mañez Moya: “Gracias a un chivatazo la Guardia Civil se enteró de su presencia allí, rodeando ésta el huerto. Llamaron a mi casa y mi madre no quería abrir. Ella se subió en una cómoda, saltó por la ventana y avisó a mi tío para que escapara. Luego abrió la choza y la Guardia Civil la culpó de que se hubiera escapado, pero ella, que había cambiado la cómoda de sitio, decía que no pudo avisarlo porque no podía salir de la choza por ningún sitio. Aquella noche mi tío fue tiroteado, pero escapo,  cruzó la laguna de La Janda a veces nadando y a veces andando, hasta llegar a la Zarzuela. Corría mucho, tenía un spring grandísimo, pero se esforzaba tanto que a veces se le descomponía el estómago. Corría tanto porque estaba entrenado de tantas veces que le corretearon”. Después de su huida fue a buscar a su amigo, Cristóbal Peña que se encontraba trabajando en la finca “La Cespedera”. Tanto él como Antonio Vieras van a ser detenidos cuando la Guardia Civil descubre que colaboran con Pedro Moya. La información también está en otro sumario. “El 14.4.1945 Moreno Peña declara ante Juez en Barbate que Moya fue a la choza que tenía en la finca “La Cespedera” el 16.3.1945 y le dijo que si el guarda se lo permitía iba a hacer un poco de carbón. Que después le dijo que estaba perseguido por la Guardia Civil de Benalup por haber cometido un atraco. Que al día siguiente 17 Moya le propuso robar un cerdo que había en una finca próxima. Que se negó y se puso a dormir. Que cuando se despertó no estaba Moya quien regresó al poco con el cerdo muerto. Que él se encargó de enterrar la piel. Que se fue a trabajar a una finca llamada “La Zarzuela” que cuando regresó Moya no estaba y la choza había sido destruida
Ese mismo día declaró Antonio Vieras García, en Barbate. De Tarifa. Que no conocía a Moya hasta que la tarde el 16 lo vio junto a Moreno que se lo presentó como su cuñado.. Después los vio trabajando juntos. Que de noche, hacia las nueve, Moya fue a su choza a pedirle agua y entonces le dijo su verdadera situación de huido. Al día siguiente estuvo trabajando junto a Moreno. Al caer le tarde le dijeron que iban a robar un cerdo. Que al día siguiente se enteró que el cerdo estaba en la choza de Moreno y lo estaban descuartizando. Que Moya le llevó una paletilla y un pedazo de asadura. Que el 18 mientras trabajaba un cabrero le dijo que las chozas estaban ardiendo. Regresó y vio su choza y la de Moreno ardiendo y que Moya había desaparecido. Reconoce no haber denunciado ni al rojo huido ni el robo”.
Tambíen podemos leer en dicho sumario el informe de la Guardia Civil de Casas Viejas 11.6.1945 (Marín) sobre “Cristóbal Moreno Peña, natural de Vejer. Que tiene pésimos antecedentes, de ideas izquierdistas, de la CNT, uno de los más revoltosos, alentó a huelgas e intervino en sucesos de enero de 1933. Huyó a zona roja, regresó al quedarse cortado en Málaga, fue condenado a 3 años, en cárcel de Sánlucar, cuando salió en libertad atenuada fijó su domicilio en Zahara de los Atunes, abandonando a su mujer y 6 hijos”
En dicho sumario también aparece el atestado del comandante del puesto de Barbate (cabo Jesé Hernández de la Flor): “Que el 18.3.1945 se produjo un incendio en la choza de carboneros de la finca La Cespedera del término. Que hizo averiguaciones y el 10.4.1945 detuvo a Moreno y a Veira. Que el incendio se produjo cuando Moya preparaba la carne del cerdo (robado a los señores Crespo Manzanares en la finca “El Pericón” de Vejer) a la candela y se extendió el fuego” El 1.5.1945 ingresan en cárcel de Algeciras Moreno (47 años) y Veiras (tiene 57 años). El 18.5.1945 se les procesa por robo a mano armada y encarcela provisionalmente. Moreno procesado, al que se le pedía 6 años de cárcel, muere en prisión de San Roque el 2.4.1947. Viera, de 57 años. Pide la libertad condicional el 16.3.1946. Se le concede el 2.4.1946. Muere en la cárcel de Algeciras el 9.4.1946. En esta guerra entre maquis y la Guardia Civil iba a resultar fundamental el apoyo que recibieran los primeros de la familia, amigos y sociedad civil en general. Cortar este apoyo a los maquis resultó trascendental para su triunfo final. Aunque a estos enlaces de la guerrilla se les llamó confidentes me parece que la denominación es equívoca, sobre todo porque hubo contrapartidas organizadas por la Guardia Civil que sí actuaron como tales.
Juan Pinto se lo cuenta el 21 de mayo de 1966 a Mintz en este audio. Impresionante, hasta el tono transmite misterio y miedo.

losconfindentes.mp3

0 comentarios: