headerphoto

Adios a la promoción 2007-2013

Hoy no os voy a hablar de historia, sino de educación, que no es lo mismo pero es igual. Ya llevo unos años que escribo sobre la despedida de la promoción de 2º Bachillerato. Es, para mí, el momento más importante del curso. Para los que llevamos mucho tiempo en el IES Casas Viejas el 31 de mayo es una fecha especial. Es el último día para unos alumnos que empezaron, al menos el 50% aproximadamente, hace seis años, los otros más y después de muchos esfuerzos y sufrimientos por parte de todos terminan una fase de su vida. Una fase en la que entran niños/as y salen hechos hombres y mujeres. En la que entran siendo compañeros/as y salen siendo amigos/as. Una etapa en la que vienen de los colegios del pueblo y se van a otras ciudades a hacer un CCFF superior o estudios universitarios. Estamos en un centro especial, que tiene una corta existencia, 26 años, y que se encuentra en un contexto muy determinado. En esas circunstancias la sociedad del conocimiento se presenta como la única salida para la crisis que nos azota en España en general y en Benalup-Casas Viejas en particular.
Si a eso le unimos que está más que demostrado que los alumnos con carreras universitarias y cualificación se defienden mejor de las tasas de paro juveniles que las que no las tiene comprenderemos porque es tan importante que el mayor número posible de alumnos del IES Casas Viejas prosigan sus estudios en otros niveles y lugares. Los que ya llevamos tiempo en esto tenemos claro que una cosa es examinar y otra evaluar, lo mismo que enseñar no tiene nada que ver con aprender. Todas las circunstancias anteriores hacen que sea el IES Casas Viejas uno de los centros de la provincia de Cádiz con mayor número de aprobados en segundo de bachillerato con  respecto a los matriculados a principio de curso. La promoción de este curso ha sido especial y como tal se le ha tratado. No se sabe porque esto de las promociones se comportan como los productos veceros, un año se comportan académicamente de distinta manera al anterior y al siguiente vuelve el ciclo.



Anoche fue la tradicional cena, en este caso el clima de cordialidad entre profesores y alumnos fue especial. Esta mañana las notas. Otra vez han salido muy bien. En esta promoción tanto a los alumnos como a los profesores nos ha costado un especial esfuerzo que lleguen al final de su trayectoria con óptimos resultados, pero se ha conseguido y ha merecido la pena el empeño. Para ello los alumnos han tenido que hacer un esfuerzo importante, sobre todo al final, los profesores nos hemos tenido que adaptar a las circunstancias y el centro ha tenido que organizar el grupo de forma especial y hacer un especial seguimiento de factores clave. Leí que unos científicos hicieron un experimento para que los gusanos de seda convertidos en mariposas fueran más felices en su existencia. Este consistía en eliminarles el trabajo ingrato de tener que romper con sus débiles y recientes alas los capullos de seda. Pero el resultado fue todo lo contrario del esperado, pues la mariposas que salieron de los capullos cortados por los científicos al no haber adquirido la fuerza suficiente que da superar los obstáculos no resistieron los retos que la vida les deparó. Con ello no me estoy refiriendo a esa cultura del esfuerzo que lo confunde con elitismo y que no entiende de circunstancias concretas y especiales, esa manera de educar que no tiene en cuenta que el esfuerzo no está reñido con la concepción del aprendizaje como una forma de conseguir los niveles mínimos de equidad y excelencia que toda sociedad debe tener. Todo lo contrario, por cierto, que va a conseguir Wert con su nueva ley.



Todos los 31 de mayo me reafirmo en que querer es poder y que hay que tener muy claro que lo de examinar es más de jueces y fiscales, mientras que lo de evaluar está más relacionado con esa necesidad que tenemos de abrirles a nuestros alumnos las puertas y las ventanas hacia el porvenir que inexorablemente les está esperando ahí mismo, detrás de la vuelta de la esquina. Porque como decía Confucio enseñar a quien no quiere aprender es malgastar palabras, pero no enseñar a quien está dispuesta a aprender es malgastar a una persona. Siempre me ha dado pánico que de tanto examinar pongamos obstáculos en la vida de una persona que está empezando su deambular por la vida. Parece que el truco está en convencer a esta sociedad en general y a nuestros jóvenes en particular que el futuro está en la sociedad del conocimiento, que las grandes palabras tipo libertad, igualdad... están relacionadas con la enseñanza-aprendizaje. En definitiva, conseguir que sean ellos los más interesados en su aprendizaje para ahorrarnos desperdiciar palabras y personas.  La educación y la sanidad son los servicios públicos más importantes porque afectan a la vida real de las personas,a cada persona con sus individualidades y características concretas.  ¡Se parecen tanto la sanidad y la educación y son a la vez tan distintas!.Me gusta que pueda escribir de nuevo que las palabras conmueven y los ejemplos arrastran.

0 comentarios: