headerphoto

Primavera lluviosa



En este principio de primavera esta lloviendo más de lo que es tradicional en esta zona. Estamos en una tierra de extremos y las precipitaciones es un elemento más de esa radicalidad. Parece que hemos pasado la temporada fuerte de lluvias y los pantanos están al borde su capacidad como podemos ver en la página del ayuntamiento de Benalup-Casas Viejas.  Pero lo primero que tenemos que diferenciar es entre clima y tiempo.

La coincidencia estival de altas temperaturas y la ausencia de lluvias es un rasgo definitorio de este clima, del que deriva su acusado déficit hídrico. Tenemos que distinguir dos grandes zonas climáticas en el pueblo. La campiña con temperaturas más altas y menos precipitaciones y la sierra, donde llueve bastante más y hace menos calor. La distribución de lluvias es irregular. Los meses que presentan mayor precipitación son los comprendidos entre Noviembre y Marzo, destacando Diciembre con 124,7 mm, cuando predomina los vientos de poniente, relacionados con la corriente en chorro que en estos meses se encuentran en latitudes meridionales. Por el contrario, es en verano, en los meses de junio, julio y agosto, cuando obtenemos los mínimos registros de lluvia, dominando los vientos de levante. Por lo tanto se da existencia de dos estaciones, una húmeda y otra seca. El total de las precipitaciones anuales medias registradas es de 789,8 mm. Podemos calificar al clima benalupense como mediterráneo oceánico. Tiene unas temperatura benignas (17grados) y una escasa amplitud térmica, que no sobrepasa los 12 grados. Pluviométricamente nos situamos en la España húmeda, pues tenemos más de 600 mm al año, en concreto 778 mm. Pese a la situación meridional en la que nos encontramos, el hecho de situarnos al oeste y cerca de las béticas hace que las borrascas que penetran por el Atĺántico descarguen en esta zona y estemos muy por encima de la media pluviométrica española.  El resto de elementos climáticos están marcados por la humedad y el levante.Hasta ahora he hablado de clima, que son las características de los elementos a lo largo de muchos años, las series climáticas suelen hacerse con datos de 20 años. Sin embargo, el tiempo atmosférico es distinto, ya que se trata de esos mismos elementos atmosféricos en un periodo concreto, en un momento dado. Ramón García, un exprofesor del IES Casas Viejas (ahora ejercer en el IES Trafalgar)  instaló en el centro una sucursal de la estación Meteoclimatic gracias a la cual poseemos datos fiables. Parece que estamos ante un año especialmente lluvioso, como nos lo parece dan a entender el estado de los pantanos (las fotos son del gabinete de prensa del ayuntamiento de Benalup-Casas Viejas), sin embargo si profundizamos nos daremos cuenta que ello es matizable. De octubre a abril del 2013 han caido  827 mm sólo 85 más que la media en este pueblo. Lo que ocurre es que en octubre han sido 120 más y marzo 96 más.(Octubre:214 destacando el 25 de octubre con 124 mm, Noviembre:162.6, Diciembre:43.2, Total:420, Enero:53.6, Febrero:61.8, Marzo:216.4, Abril:65.8, Total:397,6). Según aparece hoy en el Diario de Cádiz  " La primavera ha desencadenado el diluvio en la provincia. Al marzo más lluvioso que se recuerda en las tablas desde el año 1947 ha seguido un arranque de abril con nuevas andanadas de agua... La que ha caído puede resumirse en que el año hídrico arrancó en la cuenca atlántica andaluza con un 5% menos de agua embalsada que doce meses antes (un 74%, aunque era una ocupación alta para una media de ocupación histórica del 53%). El pasado viernes tras los últimos chaparrones y el descanso del fin de semana la cuenca se encontraba al 95% con 777 hectómetros cúbicos después de haber tenido que lanzar al río el equivalente al agua de algunos de los embalses más pequeños de la cuenca. Según los datos de la Agencia Española de Meteorología, las precipitaciones acumuladas en este arranque primaveral ya han roto todas las medias. En las gráficas históricas los 225 litros por metro cuadrado que se llevan acumulados en estos pocos días suponen superar en cinco veces la media histórica de la provincia en estas fechas. Incluso aunque ya no lloviera ni una gota más en lo que queda de primavera, la estación de 2013 ya pasaría a los registros como un año en el que llovió algo más del doble de lo que llueve de media en la zona... Entre 2010 y 2012 ha llovido en los niveles de ese ciclo seco, incluso teniendo un año especialmente seco, 2011, más seco incluso que los de principios de los 90. ...En lo que llevamos de año, desde el 1 de enero, en Cádiz han caído 325 litros (397 en B/CV), que ya es más de lo que cayó en esos tres últimos años a lo largo de sus doce meses y nos vamos acercando a los algo más de 400 litros que cayeron en 2009... Lo que ha sucedido, según Maldonado, tiene su explicación científica: "Cuando varía la circulación general de la atmósfera todo se trastoca. Esta ha sido la causa de que en los últimos meses las borrascas circulasen por latitudes bajas y llegasen hasta la Península por el Golfo de Cádiz". Hemos sido la puerta de entrada, pero eso no quiere decir que nos encontremos ante un cambio de tendencia""
Y es que la gran característica de las precipitaciones de esta zona son su inestabilidad o su imprevisibilidad o su irregularidad o su carácter extremo y radical. La explicación general es sencilla, nos encontramos en una zona de transición entre las latitudes templadas y frías, entre las húmedas y las secas... y eso hace que dominen las características inestables y nada moderadas, como otras variables de carácter humano, al encontrarnos en un lugar de transición entre los lugares centrales y periféricos. Por eso antes de que el hombre en los años sesenta regulará la cuenca de los ríos Barbate, Celemín y Almodóvar e hiciera las obras públicas de desague en la Laguna de la Janda las inundaciones en la zona eran frecuentes. Francisco Martínez Delgado en su Historia de la Ciudad de Medina Sidonia habla de un finales de otoño de 1796 donde las inundaciones fueron monumentales."A fines de Noviembre y todo el mes de Diciembre de 1796 llovió tan copiosamente por espacio de cuarenta días seguidos, que formándose como un mar en las llanuras de Barbate confinantes con Vejer, salió del rio de esta villa una barca gran
de, que navegando con el auxilio de remos más de una legua por medio de las vegas sembradas el año anterior de trigo y cebada, llegó hasta el cortijo de la Mediana del término de esta ciudad, donde tomó unos hombre y efectos que se hallaban aislados en un cerrillo cercano, y recibidos á su bordo, volvió por el nuevo golfo al puerto, de donde habia salido. Suceso extraño y único en este país. No se habia visto jamás amarrar barcos en la Mediana,ni aun se habia pensado que esto pudiera acontecer".Otro ejemplo de estas grandes inundaciones las vemos en los relatos hagiográficos de Eduardo de Guzmán en la Tierra sobre "Seisdedos": "el río inunda la vega, cuando las cortijadas de la otra orilla quedan aisladas, cuando allá lejos comienzan a faltar los víveres y la crecida puede matar de hambre a los que en los cortijos están, es siempre “Seisdedos” el primero en tomar una lancha, en lanzarse audazmente atravesar la corriente para llevar alimentos y entusiasmo a los que de ellos carecen. En la empresa arriesga la vida, pero a la vida no le concede “Seisdedos” la menor importancia cuando se trata de salvar la de los semejantes… No a muchos años que enfermara la mujer de un vaquero de Majaverde. Enfermedad contagiosa. El médico –Don Federico Ortizprohibió que nadie le viera. Peligro de muerte. El mismo marido de la enferma marcho de su lado. Sólo Seisdedos quedó allí. Cuidándola, asistiéndola, tratando de arrancarla de la muerte. Pero todo fue inútil. La mujer murió. Entonces Seisdedos hizo una parihuelas con unas ramas de acebuche entrecruzadas; cargó con el cadávery lo llevó al pueblo. Ya había encargado una caja. En ella la metió. Y luego él sólo – nadie se atrevía a acercarse- la enterró en el cementerio de la aldea…" Salvo las excepciones que confirman la regla el hombre ha dominado estas inundaciones y ello ha significado, también, que hayamos perdido zonas tan excepcionalmente ricas ecológicamente hablando como la zona inundada ahora por el Celemín o la Laguna de Janda, de cuya recuperación habla hoy este magnífico blog. Es decir, que como en otras zonas de España la modernidad y el desarrollo humano también ha significado que el impacto ambiental sea tan grande que destroce zonas especialmente ricas en hábitat y en biodiversidad. Lo que ocurre en que en esta zona al haberse producido el desarrollo de forma más tardía y acelerada los antiguos paraísos ecológicos los tenemos más presentes. Otro elemento más para optar por el desarrollo sostenible en una zona marcada por los contrastes, la radicalidad y las condiciones extremas propias de las zonas de frontera o de transición que explican, por ejemplo, que este inicio de  primavera las lluvias hayan sido especialmente abundantes. Y que el verde primaveral que nos recuerda la Galicia o las Asturias del norte, muy pronto sea sustituido por el amarillo y el ocre africano de finales de primavera y verano. Tierra de contrastes y radicalidad.



Las dos primeras fotos son de la página web del ayuntamiento comparando el pantano del Celemín en el verano pasado y ahora. La tercera es de los años sesenta, del archivo personal de Juan Vela.


0 comentarios: