headerphoto

Isabel Vidal Quiros

Esta mujer era costurera y su marido se llamaba Manuel Moreno Caro. Él era zapatero trabajando en la zapatería de Vázquez (donde hoy está el supermercado de Pedro Mateo). Isabel se ganaba la vida cosiendo pantalones, chaquetas y todas las cosas de remiendo. Siguió cosiendo hasta los últimos días de su vida. Hacía también punto de cruz, ganchillos, calcetines de hilo y de los resto de tela que le sobraba hacia mantas y ropones. Al final del post reproduzco un precioso audio de 1966.
Vivían en la calle Alta nº 25. Su casa era un casarón de piedras y su techo estaba hecho de castañuela. El matrimonio tuvo 16 hijos de los que solo quedaron vivos 6 (Juan, Rosa, Isabel, Marina, Cándida y Francisco), actualmente solo viven 2. A esta mujer le toco vivir unas condiciones de vida muy malas. Sobre todo después de la Guerra Civil.  Isabel Vidal fue una de las informadoras más asiduas de Mintz. A Jerome le gustaba mucho hablar con ella y le hizo muchas fotografías. A su hijo Juan Moreno Vidal también le hizo una película: El zapatero. Esta familia es un ejemplo más de las muchas con las que Mintz empatizó y estableció relaciones de amistad. Los libros, las fotos, las películas son fruto de estas relaciones, de esta persistencia empática como ha sido denominada. De hecho Mintz está considerado como uno de los autores que puso en valor las fuentes orales para el estudio histórico. En el libro Los anarquista de Casas Viejas hay varios testimonios de ella. Por ejemplo cuando habla de la llegada del nuevo cura: “Don Diego se incorporó a otro destino. De 1918 a 1925, Don Manuel Barberá Zaborido fue el cura del pueblo. Como Isabel Vidal lo describió: “Todo le parecía bien. El segundo día de Carnaval solía decir: “hagamos un coro”. O cuando hablaba del control social:” Isabel Vidal, la hija de Juan, recordaba este dicho: Todo lo que hay en este mundo es mentira, no hay más verdad que la muerte. No hay quien me lo contradiga. En la calle nunca se dice la verdad. En la calle se dice a la gente lo que quiere oír. Yo llevaría una medalla de oro para que no me pique un bicho muerto”.
Ya he comentado que son muchas las fotografías que Mintz le hizo a Isabel Vidal, en todas presenta las mismas características:    El pañuelo en la cabeza, la toquilla por encima de los hombros, el color oscuro de la ropa… La que traigo aquí es distinta, es un primer plano. Uno de esos magníficos retratos que hizo Mintz en sus estancias en Casas Viejas. La cara es un mapa de tiempo surcado por decenas de arrugas, su expresión es cansada, su gesto complaciente.
En el audio Isabel Vidal y su hijo Juan Moreno le cuentan a Mintz los primeros días de la Guerra Civil en Casas Viejas y las visitas de la falange de Medina, así como le informa sobre los maquis y los bandoleros. Es un espectáculo como Mintz, y su mujer Isabel Mintz se comunican, investigan y preguntan a Isabel Vidal y Juan Moreno.

isabelvidalfalangistas,maquisybandoleros.mp3

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Salus, soy Luis, de Madrid, aunque tu pensabas que era de Zaragoza. Me da mucha alegría saber que no dejas el blog. Estoy convencido que eres el Cronista de la Villa y el pueblo sabe lo que te preocupas de él y, por lo tanto, de sus habitantes. Los que estamos convencido que la gente llana es muy sabia aunque a veces no lo parezca, también sabemos que es muy agradecida, aunque a veces no lo parezca. Tu eres quién me metió el interés en el cuerpo por ese pueblo, ..... tan especial y, seguro, que no soy el único al que ese "venenillo" se lo has inoculado tu, porque cuando las cosas se hacen con cariño llegan a los demás y este es el caso. Buenas vacaciones y descansa para que vengas con más fuerzas si cabe. Un abrazo. Luis