headerphoto

El maquis en Casas Viejas. Los golpes económicos. Distintos desenlace. 3

El segundo secuestro del que tenemos constancia si llegó a ser efectivo, con el nefasto resultado de muerte para el secuestrado. Localizaron a los secuestradores, los cuales iban a ser asesinados en los Peñones del Cuervo, cerca del Monasterio, 2 años más tarde, el 19 de marzo de 1947, cuando Diego Vázquez Durán y Antonio Córdoba Herrera estaban contando el dinero de un secuestro. Nótese que esta fecha entra ya dentro del denominado trienio del terror 1947-1949, cuando el asedio y la cacería a los maquis se habían recrudecido. El secuestro de Manuel Correro ocurrió el 6 de agosto de 1945, cuando todavía el clima no iba a estar tan crispado como unos años después. El relato es de Manuel Pérez Regordan (al final del post aparece un audio relatando el secuestro de Pepe Sánchez (Santito):
” En la finca “Las Gargantillas” se encontraba descorchando Manuel Correro Gil cuando llegaron cinco guerrilleros que le obligaron a marcharse con ellos, entre los que fueron reconocidos Diego Váquez Duran, a) “El Porque” y Antonio Córdoba Herrera, a)”El Cuervo” …Buscaron los maquis al vecino de aquellas tierras Diego Peña Pérez, al que entregaron una carta dirigida al padre del secuestrado por la que se le exigían 200.000 pesetas de rescate que habían de llevarse por la “Caña de la Cebá” al “Puerto de la Cebá” en un caballo castaño. Tenía que pasar el encargado de realizar lo ordenado por la choza de Peña, al que hemos hecho referencia, y ya le saldrían al encuentro. Un tío de la viuda de Correro, llamada Ana García Ruiz y que vive hoy en Benalup de Sidonia, fue el que se encargó de buscar el dinero, pero se opuso el padre del secuestrado:
-Tu me dejas a mí que sabré arreglarlo todo.
- Pero ¿llevas el dinero?
- Yo sé bien lo que hago.
Lo que en realidad llevaba era comida y vino para los secuestradores, pretendiendo con ello convencerles para que soltaran al hijo sin pagar nada. Ocurrió entre tanto que un vecino de Benalup, creyendo que así colaboraría al mejor desenlace del secuestro, puso el caso en conocimiento de la Guardia Civil, que se preparó de inmediato para impedir la entrega del rescate y lograr la salvación del muchacho.
Ana García Ruiz se dirigió entonces al cuartel y hablo así con el Teniente:
_ Mi teniente, haga usted el favor de mantener aquí a los Guardias. Mire usted que como los de “la Sierra” los vean llegar van a matar a mi marido.
- Señora, comprenda que me estoy jugando el puesto y el pan de mis hijos, pero lo haré por los suyos; esperaremos dos días. Tratad de arreglarlo como sea, pero pasada la fecha ordenaré a la fuerza que se dirijan a “Las Gargantillas” y a “Las Navas”.
Pasaron los días y el padre del secuestrado ni llevaba el importe exigido ni dejaba que nadie lo hiciera, motivando así que la Guardia Civil comenzase a rodear el lugar. Los guerrilleros entraron alguna noche en la choza de Peña y éste se vio obligado a guisarle un pollo una de ellas, haciendo los comensales comentarios de que ya se veían las guerreras verdes y los tricornios demasiado cerca.
Una mañana sonaron tiros y desaparecieron los guerrilleros. Vecinos de los Barrios y Benalup rastrearon el lugar sin resultado alguno, hasta que el día 13 de agosto un contrabandista que estaba internado en la sierra, llamado Francisco Gallego Suárez, encontró el cadáver de Correro en la finca “Las Navas” del término municipal de los Barrios… La viuda quedó totalmente desamparada, con cuatro hijos y embarazada y nos contó en enero de 1986 que su marido tenía a uno de los hijos menores en los brazos cuando le secuestraron”.
Testigos de aquellos hechos hablan de negociaciones entre la guardia civil y los maquis. Lo cierto es que después de esta muerte todo cambiaría en la sierra. Las familias a las que secuestraban alguno de sus miembros se aprestaban a buscar el dinero solicitado por temor a que ocurriera lo que a Luis Correro. El miedo a los maquis se acrecentó, la animadversión, también. Como se ve en el mapa en la provincia de Cádiz murieron 14 civiles matados por los maquis. 4 fueron los guardias civiles muertos y 69 maquis.
Otro secuestro con un resultado totalmente distinto fue el de José Sánchez, Pepe "Santitos". Los maquis llegaron a Pagana a llevarse al padre, pero se impuso la evidencia de que este no se podía ir pues tenía que buscar el dinero. Entonces ellos invitaron a Manuel Sánchez Caro a que eligiera cual de su hijos iba a ser secuestrado. Manuel Sánchez se negó en rotundo a esa macabra posibilidad, una situación que recuerda la película la decisión de Sophie. Su hijo Pepe, con 14 años  se ofreció a ir secuestrado con los maquis. Como cuenta en el audio su tío político Francisco el trato que recibió fue bueno, lo que no quita que fuera un trance peligroso y traumático. En la primera parte del audio el padre, Manuel Sánchez Caro, cuenta como empezó el secuestro.

distintosdesenlaces.mp3

0 comentarios: