headerphoto

El maquis en Casas Viejas . Los golpes económicos. El primer secuestro de Eduardo Pérez. 2

De fecha 3 de marzo de 1945 es el primer secuestro que tenemos documentado. Resulta frustrado por la intervención de la Guardia Civil. En el sumario de Pedro Moya Paredes, al que en un principio se le achaca la autoría aparecen varios documentos sobre él. En primer lugar reseñaré la declaración del que intentaron secuestrar: “Eduardo Pérez Ruiz de sesenta y cinco años de edad, de profesión campo, natural de Jubrique y vecino de Benalup de Sidonia con domicilio en calle San Juan dijo: Que el día por el que se le pregunta cuando el dicente regresaba del pueblo subido en una bestia, de hacer la compra, al llegar a la finca que posee, le salieron dos desconocidos armados los cuales le obligaron a que se bajase de la bestia y al mismo tiempo que le pidieron el dinero que llevaba.

Que el declarante le manifestó que no llevaba nada más que tres duros en la cartera y se la entregó no llevándose los citados desconocidos las quince pesetas y tan solo un kilogramo de pan de los catorce que había comprado en el pueblo, así como un cuarteron de tabaco. Que los referidos individuos le manifestaron que como no tenía dinero tenía que marcharse el dicente con ellos, a lo que se negó, toda vez que el llevárselo a él para escribir una carta a su familia pidiéndole por el rescate Diez mil pesetas. Que como el dicente le dijo que en su casa no tenían esa cantidad ni a quien pedírsela estuvo a porfía con ellos hasta que se conformaron con dejarlo suelto y que al día siguiente fuese subido en una bestia y con un pañuelo en la mano a dejar Cinco mil pesetas en un padrón que existe próximo a donde ocurrieron los hechos. Que mientras esto ocurría un hijo del declarante había visto como dos desconocidos escopeta en mano hablaban con el dicente por lo que en una bestia de un vecino salió al pueblo por otra vereda sin que fuese visto y dio conocimiento a la Guardia Civil, llegando esta al poco tiempo, cuando ya el dicente se encontraba en la finca, relatándole todo lo que le había ocurrido”.
Al día siguiente del incidente, 4-3-1945,  el sargento Manuel Marín, Comandante de puesto de Casas Viejas le comunica al teniente coronel jefe de la Comandancia de Cádiz las actuaciones de los guardias civiles a su cargo: “A las 6,30 horas de ayer que se hallaban apostado en el comprendido entre el Ventorrillo del Tuerto y la Posada Arrieros que comprende las fincas de Picaso y la Arenosa del término Municipal de Medina Sidonia, el Corneta Francisco López Desdentado, Elías Díaz de Argandoña y Rafael Oliva Parrado y Luis Galisteo Corcoles, por haber tenido conocimiento que dos hombres armados de escopetas habían exigido dinero al vecino de esta Eduardo Pérez Ruiz, con domicilio en el Rancho Herrumbrosa, que había de llevar a las 16 horas, se apostaron convenientemente antes del amanecer distribuidos por las fincas y notaron a la indicada hora la presencia de un hombre que portaba una escopeta el que al darle el Alto, emprendió la fuga siendo tiroteado. Escapando a causa de la baja niebla que reinaba no presentaba buen blanco, y aunque es creencia de estos que debe estar herido, se interno en el monte donde desapareció, abandonando en su huida, una escopeta, una Chaqueta y un jarrillo de lata que al margen me permito reseñar, continuando su búsqueda hasta las 16 horas sin haber podido tener resultado positivo”. Hay un escrito del comandante del puesto de Benalup, Manuel Marín Galindo de 19.3.1945 al Juez en el que le dice que, por confidencias, sabe que los efectos abandonados son propiedad de Pedro Moya Paredes que está huído en el campo. Cristóbal Rojas, el práctico de la Guardia Civil también declara en ese sentido, según aparece en el sumario. En carta que le dirige al Excmo Capitán General de la II Región Militar Pedro Moya Paredes expresa “Que al exponente le consta que el atestado hecho por el entonces comandante del puesto de la G.C fue indiscriminadamente falseado y está imbuido de animadversiones y espíritu de represalia por la denuncia que ante el Excmo Sr. Gobernado Militar de Cádiz, presentó el dicente en el mes de Octubre de 1944 poniendo en su superior conocimiento las infracciones de la Ley que amparado en su Autoridad, venía cometiendo el referido sargento, hasta tal punto está falseando el atestado que, le consta al exponente que a la víctima del atraco le fue presentada una fotografía del recurrente para su reconocimiento, al lo cual el perjudicado declaró no reconocer como autor, ni siquiera como cómplice del atraco que había sido víctima”. El confidente Antonio Fernández Cornejo (Largo Mayo el que delató a Bernabé López Calle) declara que aunque estuvo de compañero con Pedro Moya en la sierra, no le consta que él fuera el autor del asalto a Eduardo Pérez. El 15.12.1945 se archiva esta causa. Tres años después cuando Pedro Moya está en Tanger vuelve a ser secuestrado Eduardo Pérez Ruiz.
En este audio de Mintz de 1965 Juan Pinto le habla de Eduardo Pérez Ruiz
eduardoperezruiz.mp3

0 comentarios: