headerphoto

El maquis en Casas Viejas. La Guardia Civil. Los civiles rojos. Y 4

Buscando información sobre los maquis en Casas Viejas me tope con dos casos que en un principio parecen extravagantes. Miembros del cuerpo que luchan contra el régimen franquista y que se enrolan en el maquis. Primero fue Bernabé López Calle, que además militaba en la CNT. En un principio encuadré el caso en la excepcionalidad y en la extravagancia. Luego apareció el caso de otro Guardia Civil que se unió a los maquis en el Canuto de las Algámitas. Más tarde comprendí que estos casos reflejaban una realidad que el régimen franquista había cuidadosamente escondido y ocultado.
Hay un libro de José Luis Cervero Los Rojos de la Guardia Civil, donde como dice Almudena Grandes: “ analiza detalladamente la trayectoria de muchos mandos y números del Cuerpo que siguieron a rajatabla las ordenanzas del duque de Ahumada, quien prohibió a los miembros de la institución por él fundada sublevarse contra el poder legalmente constituido”
Los dos casos de guardias civiles que siguieron siendo fieles a la República con relación con esta zona fueron Bernabé López y Agustín Muñoz. En el libro de Manuel Pérez Regordán El maquis en la provincia de Cádiz podemos leer: “Año 1950. Fue detenido el Guardia Civil expulsado del Cuerpo, Agustín Muñoz Jiménez, que se había unido a la partida del “Contreras”, en el sitio conocido por “Canuto de Algámitas”, del término de Medina Sidonia. Era natural de Almedinilla (Córdoba) y había sido autor de numerosos anónimos”. El otro personaje es Bernabé López, del que dice el historiador y comandante de la Guardia Civil Jesús Núñez: “La figura de un antiguo guardia civil de los tiempos de Alfonso XIII que combatió activamente en defensa de la República y abrazó el anarquismo para terminar convirtiéndose en el jefe de una partida guerrillera antifranquista hasta morir en enfrentamiento armado contra sus antiguos compañeros, no deja de resultar atractiva y fascinante, digna de protagonizar un guión cinematográfico o una novela histórica. Sin embargo, por ahora descansa anónimamente en el cementerio de Medina Sidonia”.
Estos dos casos nos sirven para desmontar tópicos y falsedades sobre el mundo de los maquis y la Guardia Civil. No es que no supiéramos nada sobre este mundo, es que sabíamos lo que se quería que se supiese. El mundo de los maquis refleja una guerra, “que parece que nunca se va a acabar”, en el que el apartado propagandístico tuvo una importancia capital. Fueron muchas las víctimas de esta guerra, entre ellas la verdad histórica. Por eso, adentrarnos en este mundo, conocerlos, entenderlo…, no sólo me parece un ejercicio intelectual sano y necesario, sino también una cuestión de dignidad.

0 comentarios: