headerphoto

Tristeza

Me acaban de llamar diciendo que se ha caído la palmera de Utrera. No sé que ha pasado y en que circunstancias se ha producido el hecho, pero parecía la crónica de una muerte anunciada. Tampoco sé si se podía haber hecho algo para evitar esta desaparición, pero lo cierto es que la palmera de Utrera ha pasado a formar parte de esas tantas cosas que no existen y son patrimonio de la memoria colectiva de la gente. Un pueblo visto desde la distancia es lo que son sus hitos, sus señas de identidad, aquellos edificios que por monumentales se divisan desde lejos. La Iglesia, con su campanario y el castillo con su torre homenaje, suelen ser los hitos de la mayoría de los pueblos españoles. Nuestro pueblo es especial, por su origen, formación y evolución. Desde el oeste dos eran los grandes  hitos la Iglesia y la palmera de Utrera. La Iglesia cuyas obras empezaron en 1915 es el edificio histórico más importante del pueblo. Las placas del exterior y el interior, las bases de las columnas, la iglesia misma nos dice que fue construida por la oligarquía de la comarca para que el pueblo creciera teniendo como centro el edificio católico.
Ya Suárez Orellana la calificó como la gran obra de la Monarquía. La palmera de Utrera tenía otro tipo de simbología. Es laica y humilde, muy en consonancia con el origen de este pueblo. Comentaba Mintz sobre ella en los anarquistas de Casas Viejas que fue sembrada por Utrera y de ahí recibía su nombre. Utrera, que decía que era inventor y que nadie le ganaba en inventos, sembró esta palmera en la década de los veinte al lado de la choza donde vivía. Formaba parte de la característica skyline o silueta urbana de Benalup-Casas Viejas. El 2 de marzo de 2013 pasará a la historia como el día que perdimos una de nuestras señas de identidad; la palmera de Utrera. El 5 de enero de 2011 Javier Barberán Bancalero escribía un comentario en este blog: "Sólo leer la noticia de la posible tala de la Palmera de Utrera me produce tristeza e indignación. Recuerdo los años de mi niñez cuando vivia en la C/ Revuelta cuando acompañaba a mi padre José Barberan Utrera al huerto que tenia junto a la citada palmera. Me viene a la memoria con que cariño y amor cultivaba sus ajos(confeccionaba unas ristras que eran puro arte), patatas, lechugas,.... y el respeto que le tenia a esa palmera cuando al abrir el portillo nos la encontrabamos delante.Ya en los años sesenta tenia una altura impresionante y siempre me hacia las mismas preguntas ¿cuanto creceria más? ¿cuanto sería capaz de aguantar los vientos de levante? y sobre todo ¿cuanto seria capaz de aguantar a la mano del hombre?  No se si desde este foro se puede hacer algo para evitar tal barbaridad, pero si se que pueden contar conmigo para ello. Saludos de un casaviejeño". No me quiero poner trágico, ni histérico, pero esa Tristeza con la que titulaba Javier Barberán su comentario ante la posible tala de la palmera me inunda cuando me he enterado que se ha caído. Perdemos un símbolo del pueblo, un hito, una de nuestras señas de identidad... y ya son muchos los que hemos perdido. A mí me parece que la gran diferencia de los hombres con los animales es que aprendemos de nuestros mayores e incorporamos ese aprendizaje a nuestra vida diaria. Por eso nuestra supuesta supremacía en la naturaleza. Aunque a veces uno dude de eso, si no entendemos y practicamos que el patrimonio no es una herencia de nuestros antepasados, sino un prestamos que le tenemos que hacer a nuestros hijos y nietos.
https://plus.google.com/photos/107805238599134952031/albums/5850780402655156097

0 comentarios: