Los maquis en Casas Viejas. Presentación. Las tres fases. 7

Con el precedente de lo ocurrido en la guerra civil del que hablaremos en la próxima entrada, el maquis existió en la zona desde 1939 a 1953 aproximadamente. Los historiadores  han dividido este amplio periodo en tres fases para un mejor estudio y comprensión del mismo. El primer periodo va de 1939 a 1945. Es la fase donde el maquis tiene más auge y donde los huidos locales tienen más protagonismo. Es la época donde aparece la actividad de los hermanos Pavón, de Juan Durán, de Francisco Vargas… pero sobre todo de Pedro Moya Paredes. Todos ellos jornaleros que habían participado en los Sucesos, por lo cual fueron encarcelados y también habían participado en la guerra civil en la zona republicana, volviendo a ser de nuevo encarcelados. A la salida de la cárcel a principios de los cuarenta la exclusión social, laboral y política a la que fueron sometidos la mayoría de ellos los llevo a pequeños hurtos de alimentos y delitos de estraperlo que los conducen poco a poco a la marginalidad y a la sierra.
No obstante, en esta etapa donde se desarrolla la Segunda Guerra Mundial los uno tienen la esperanza de que el triunfo de los aliados acabe con Franco y los otros tienen ese miedo, ello hace que los enfrentamientos  entre maquis y Guardia Civil no sean tan frecuentes y mortales como lo será en la próxima fase. Eso fue lo que declaró un testigo sobre el encuentro que tuvieron en las Algamitas con motivo del secuestro de Manuel Correro Gil los guardias civiles  y los maquis. Era agosto de 1945. Dos años después el panorama cambiaría radicalmente. En cuanto a los maquis no locales, por el amplio pasillo que se convirtieron las sierras del este gaditano y del oeste malagueña deambularon muchos maquis que se hicieron notar en la zona, sobre todo a base de secuestros.  Como dice Luz Mª Perea : “Manolo el Rubio, comunista; y  Bernabé López Calle, anarquista;  llegaron a ser los personajes de referencia de la guerrilla gaditana. Manolo el Rubio, apoyándose en los refuerzos que el partido enviaba desde Argelia y Marruecos, consiguió levantar en 1943 una organización pionera de la resistencia, la Agrupación Stalingrado, que gobernaba básicamente a los guerrilleros de obediencia comunista; aunque más que una guerrilla organizada, era una partida amplia con inquietudes políticas. Otras cuadrillas significativas fueron la de Juan Francisco Domínguez Gómez Pedro el de Alcalá y la de Los Morenos de Cortes, capitaneada por los hermanos Francisco, Diego y Julián Moreno Barragán. Todos ellos llevaron a cabo numerosos golpes económicos y secuestros en el área de actuación de estas partidas” En 1946 los guerrilleros del Sector Sur se unieron a la Alianza Nacional de las Fuerzas Democráticas y confirmaron a Bernabé López Calle Fernando, Fernando Abril o Comandante Abril como jefe de la guerrilla gaditana-malagueña. Pero la rivalidad entre ambos era tan manifiesta como las diferencias entre los anarquistas y comunistas que ambos representaban. En el fondo lo que hicieron fue repartirse el territorio para los anarquistas de Bernabé quedó la zona del este gaditano y para Manolo El Rubio el oeste malagueño. A finales de 1946, tras sendos intentos fallidos de huida a Castellón y a Francia de Pedro Moya Paredes, los cuales hizo a pie el trayecto de ida y vuelta, consigue huir a Tánger desde donde sólo volverá a España esposado a la cárcel de Novelda.
El segundo periodo es el denominado trienio de terror que va de 1947 a 1949. El contexto ha cambiado la segunda guerra mundial ha terminado. Los aliados empujados por las nuevas circunstancia de la guerra fría van a respetar a Franco en el poder. Este decide que ha llegado el momento  de terminar con la guerrilla. Al mismo tiempo, el PCE abandona el maquis y considera que su apoyo ha sido “un error estratégico”. La desolación, la división interna y el pesimismo cunde entre los maquis. Muchos son asesinados o encarcelados, denunciados por sus compañeros o por amigos que antes los apoyaban. Los que pueden se exilian en Marruecos o en Francia. Como dice Secundino Serrano: “A partir del 47 con la “ley de bandidaje y terrorismo” los montes de España se convierten en una auténtica cacería. Había ya una larga tradición de “ley de fugas” y pasan a aplicarla por todo y a todos: guerrilleros en activo, ex-guerrilleros, enlaces o sospechosos de ser enlaces, da lo mismo. Es una época de terror en la que sólo unos cuantos consiguen salvarse”. Del 49 al 52 es la etapa final donde solo quedan grupos aislados que resisten a duras penas y cuyas acciones se confunden con la delincuencia común. El desprestigio entre la población civil es total, al igual que la derrota. Continúan las delaciones, las denuncias, las intrigas y las divisiones internas. Es el fin de los maquis, los rojos, los del montes o los guerrilleros.
En la fotografía Pedro Moya Paredes. En este audio de Mintz de 1966 Juan Pinto habla sobre Pedro Moya. 



pedromoyaparedes.mp3

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV