Los maquis de Casas Viejas. Presentación. A modo de prólogo. 3

Debido a sus características orográficas la sierra se va a convertir en el refugio de aquellos que se negaban a someterse al nuevo poder resultante de la guerra civil. El estado controlaba los pueblos y las ciudades, pero no el campo. En “El Mundo de Juan Lobón” se retrata como en la década de los cuarenta y los cincuenta del siglo XX en esta zona había muchos furtivos, maquis y contrabandistas. En lo cincuenta son derrotados y expulsados de la sierra. Esta derrota fue el paso previo para que  en los sesenta con el éxodo rural la mayoría de la gente que vivía en el campo se va al pueblo o a la emigración. Dice Mintz: "Durante los cincuenta, el miedo a robos y secuestros obligó a muchos de los que vivían en cortijos aislados a volver a los pueblos por protección"
Los guerrilleros que huyen de la represión del régimen y esperan que Franco sea derrotado, son los denominados maquis o "rojos" u "hombres de la sierra" como se les conocía popularmente. En Cádiz se creó la Agrupación de Guerrilleros Antifascistas "Fermín Galán", formada por 22 guerrilleros. Bernabé López Calle  fue nombrado jefe de la citada Agrupación, con "Manolo el Rubio", como Jefe de Estado Mayor, siendo Garnacha ( este fue matado el 23 de noviembre de 1949 por la Guardia Civil de Benalup), otro de los guerrilleros destacados. Estos maquis son los que actúan en la Sierra de Benalup. Parece claro que la abundante presencia de maquis en la sierra está relacionada con la ayuda que le podía proporcionar la población civil, donde abundaban los antiguos anarquistas. Esta singularidad explica, en parte,  porque esta zona se convirtió en la de mayor presencia de maquis de la provincia de Cádiz y una de las que más de Andalucía y España. Estamos ante otra de las ideas fundamentales de la serie, los maquis que actuaron en Casas Viejas tenían una doble procedencia; la Janda y la sierra de Málaga, la misma que había sido fundamental para la creación del pueblo.
Esta abundancia de maquis en la sierra fue respondida con la creación de los  “Destacamentos”. La guardia civil, a través de su jefe Roger Oliate, estableció su mando en Medina Sidonia. En la sierra de Casas Viejas, en lugares especialmente estratégicos, se establecieron tres destacamentos; Las Algámitas, el Carrizuelo y las Gargantillas. En ellos los guardias civiles vivían con la población de la zona, intercambiándose beneficios mutuos. Los habitantes de la sierra les proporcionaban compañía y alimentos, los guardias del destacamento protección y ayuda en las tareas del campo. Se establecieron por tanto unas relaciones difíciles y complejas para los que vivían en la sierra, pues debían contemporizar con los maquis y con la Guardia Civil. Los rancheros de la sierra sufrieron gravemente este conflicto, pues además de estar a medio camino de ambos, sufrieron la represión de unos y la extorsión y los secuestros de otros.
Para los maquis el secuestro se convirtió en la forma habitual para obtener dinero. Ellos lo argumentaban diciendo que lo necesitaban para armamento, material sanitario, propaganda, luchar contra Franco o socorrer a las familias de los republicanos. No vivían en cuevas, si no en campamentos de difícil accesibilidad, y fácil escapatoria y vigilancia. Un papel importante jugaban los enlaces, que eran los que llevaban dinero, alimento o información a sus familias y que cobraban por ello. Estos enlaces eran los recoveros, contrabandistas, estraperlistas o furtivos. Poco a poco fueron cayendo los principales como la operación que llevó a cabo la Guardia Civil en Charco Dulce, al delatar a sus compañeros Francisco Fernández Cornejo “Largo Mayo”. En esa emboscada cayó el mítico maquis Bernabé López Calle, guardia civil  que se mantuvo fiel hasta el final de sus días a la República y que militaba en la CNT.
Acorralados, delatados, bajos de moral, traicionados por sus propios compañeros en busca de perdón o abandonados por los partidos políticos, que trasladaron la lucha a la fábrica, los que no habían sido detenidos o matados por la guardia civil, huyen a Marruecos. Allí algunos, cayeron en trampas realizadas por los espías franquistas, y vuelven a las cárceles españolas, hasta la década de los sesenta, como fue el caso de Pedro Moya Paredes.
Dice Carlos J. Kaiser: “En España, en sus montes, en sus pueblos casi incomunicados por sus malas carreteras y la ausencia de teléfonos en sus ciudades hambrientas de semi-eterna postguerra, hubo violencias, secuestros, voladuras, sabotajes, asaltos, emboscadas, delaciones, campamentos secretos, marchas agotadoras, disparos, detenciones, juicios, fusilamientos, contrapartidas antiguerrilleras, propaganda, soledad, traición. Hombres armados se mantuvieron acosados en el monte durante años, embriagados de miedo y libertad, de paz y de muerte. En España luchó la guerrilla…”
En la fotografía Manuel Ruiz Cruz con  cinco guardias  del destacamento de las Gargantillas. Aparecen en la foto los guardias Prieto, González, Pedro... Como se ve hay algunos en ropa de faena de campo y otros con ropa de guardia civiles. Estos guardias de los destacamentos ayudaban a las tareas del campo de la casa donde se alojaban, como se ve en esta fotografía.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV