headerphoto

La posada de Alfonso el de Pérez

En 1876 se construyó una posada en la Alameda que también iba a funcionar como tienda de bebidas. La construyó un tal Moreno, Casasviejeño que se había ido a Méjico a hacer las Américas, pero que luego volvió a Casas Viejas casado con una mejicana. Más tarde se lo vendió a los hermanos Pérez Barrios, Julián y Manuel. De esta familia ha sido este negocio hasta la actualidad pasando de unos miembros a otros. Manuel Montiano y Mari Paz Vela lo regentaban cuando los Sucesos, época en la que la posada y el bar tomaron un gran protagonismo por ser el lugar desde donde dispararon al principio, convirtiéndose después en central de operaciones de la guardia de asalto o pensión donde fueron hostigados Sender y Eduardo de Guzmán. Aunque todo el mundo conocía el lugar como la tienda de Montiano, oficialmente se llamaba pensión San Rafael.
Al poco tiempo Montiano deja la pensión a causa de la mala salud de su mujer Mari Paz Vela.  Entonces Alfonso Vela, el de Pérez (porque se crío con los hermanos Pérez Barrios) y Ana Sánchez se hicieron  cargo de la posada de los Pérez. Según cuenta Ana Sánchez, en las habitaciones de la posada se encontraban una o dos camas, un cuarto de baño en el que había una escupidera, un barreñito con agua y una toalla. Además en la habitación había una jarrita con agua y una ventana para que entrara la luz del día, dado que era la única que había en esa época. En la posada había un total de doce camas. También se servían comidas, en las que dominaba la tortilla de bacalao, jamón, queso, potajes y pucheros. El postre más usado era el melocotón (de lata). La posada costaba seis pesetas. Además, la posada tenía unas cuadras. Hay que pensar que como no había transporte público y las distancias se hacían más largas los viajeros que llegaban al pueblo lo hacían en burros o mulos que también tenían que ser alojados.   Jerome Mintz cada vez que venía para poco tiempo durmió en esta posada. Su hija Carla cuenta la siguiente anécdota: “Me acuerdo que al principio, mi papa trato de aprender a hablar en español. Siempre nos reíamos de una anécdota;  estuvimos en una pensión en nuestro primer viaje. Mis padres no hablaban español muy bien. A veces, como el español se parece al inglés, mis padres ponían una “o” al final de una palabra inglesa para hacerlo pasar por español. Este día mi papa quiso bañarse, pero no encontraba el jabón. En ingles, jabón es ‘soap’. Entonces, no sabiendo la palabra, se baja a pedir el jabón al camarero del bar,  pidió “sopa”. El hombre le miro, confundido, y mi papa siguió pidiendo sopa para bañarse". Este bar siempre ha sido y  es una parte muy activa de la vida social de bastantes generaciones de Benalup, siendo considerado el bar más antiguo del pueblo. Es el bar donde más fotografías hizo Mintz del pueblo, porque era el lugar donde más jornaleros se juntaban. Ubicado en un lugar superestratégico, en el meollo del casco antiguo, ha sido testigo de los acontecimientos y la vida cotidiana del pueblo. En la actualidad, el bar lo lleva su hijo Alfonso y es conocido con el apelativo cariñoso con el que se le denominaba desde pequeño: “El Tato”. En la fotografía Ana Sánchez, la mujer de Alfonso Vela, atiende el bar, mientras que un cliente toma una copa de vino. Una escena cotidiana que formaba parte del transcurrir diario que Mintz captó con sus fotografías. Ese día a día, esa normalidad, esa cotidianidad la consiguió retratar con fotografías como esta. El decía que para que saliera una fotografía buena hacía falta hacer muchas, seguro que igual razonamiento se le puede aplicar a la cotidianidad.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Salus, hace poco escribí un comentario sobre el vado de un garaje que ponía Medina y al pasar por allí a los dos días ya estaba cambiado. La verdad es que no se si fue a raíz de salir en tu blog (que me consta que es muy seguido por las altas instancias del pueblo)o si fue antes, lo cierto es que un par de semanas antes me consta que estaba. Sin embargo esta mañana me he sorprendido al ver otro vado similar, se encuentra en un garaje de los que están frente a la casa de la cultura, es de 1981 y pone ayuntamiento de Medina Sidonia. Te lo digo por si te interesa fotografiarlo, pues creo que resulta curioso o paradójico en estos días que se celebra la independencia del pueblo encontrar aun estos símbolos del pasado.

Anónimo dijo...

oye, me parece muy interesante el que todavía, después de 22 años de independencia de Medina se puedan encontrar vados del ayuntamiento de Medina. Qué cada cual saque sus propias conclusiones.

Anónimo dijo...

y ¿qué ayuntamiento se cobra el vado? ¿el de Medina o el de Benalup? jajaja...

Anónimo dijo...

No sabía que Sender y Eduardo de Guzmán fueron golpeados con una fusta o tratados a latigazos, molestados o burlados insistentementes o tal vez incitados con insistencia para hacer algo en esa posada o escribir en relación a los hechos acaecidos... Que mal les trataron.