headerphoto

José Suárez desmitificando

Otra de las características ideológicas de José Suárez Orellana que queda claramente reflejadas en sus memorias es su anti anarquismo. Los acusa de dejarse manejar por la extrema derecha y colaborar en la celada para destruir la República. También se rebela contra el intento de la prensa anarquista de mitificar a la Libertaria y a Seisdedos. Dice así sobre la primera: “ La familia de Seisdedos la componían dos hijos solteros, una hija y el marido y varios hijos pequeños, más una nuera viuda con dos hijos pequeñitos. Esta nuera viuda, para aliviar la carga de esa familia tan numerosa, se decide a venir a ver a mi madre para que la colocara en el servicio doméstico y lo consiguió… Sus hijos cuando la cosa se ponía fea de comida (que esto era muy frecuente) venían a ver a la madre, porque mi madre no les dejaba ir sin comer y además siempre les daba algo.

A estos chicos siempre les acompañaba otra prima de ellos que en esas fechas tendría unos trece años y ellos de seis a ocho. Esta prima cuando llegaba a casa se admiraba de todo, tocaba las paredes para ver como eran, y el grifo del agua le causaba gran admiración y yo me extrañaba de esta ignorancia y me reía y les gastaba bromas y ella como contestación se ponía detrás de la puerta y la tía no podía conseguir que saliera y me decía: no le digas nada que la pobre es simplona y además con esa edad no sabía leer, ni es -cribir, vivía en estado semisalvaje. Pues ahora viene lo grande este asunto: A este chica cuando ocurrió en los Sucesos de Casas Viejas la llaman: “La Libertaria”. Le asignan las huestes anarquistas unos hechos heroicos que no existieron en la realidad. Cual no sería mi asombro cuando leo en la prensa anarquista que la llevaban nada menos que a Madrid a dar una conferencia. Y yo decía: ¿Será esto posible?. Suponía que yo habría leído mal, pero no, por mucho lo releía, aquello era un hecho. Al poco tiempo dice la misma prensa que fue tanta la emoción que sufrió que no pudo hablar, cosa que yo suponía que pasaría lo bien lo que la conocía. El heroísmo de esta chica fue que cuando las fuerzas del orden público ametrallaban la choza, ésta debido a su propia inconsciencia se arrojó sin pensarlo por una ventana trasera y consiguió escapar y de ahí el heroísmo que se le atribuyó y sirvió de bandera para las huestes anarquistas que de una chica simplona hicieron una heroína. Así se escribe la historia de los héroes”. Sobre Seisdedos también se propone Suárez Orellana desmtificar. Escribe lo siguiente de él:  "Este hombre viene a verme unos cuantos días antes del célebre movimiento y venía acompañado de un nieto que tendría unos catorce años, y este lo traía de la mano. Cuando vi aquel cuadro digno de compasión se me cayó el alma a los pies y no podía creer que aquel “Seisdedos” que yo conocí lleno de vigor y salud fuera aquel que tenía delante. Porque él era alto y enjuto y de muy buen humor, porque siempre tenía la risa a flor de los labios. Y ahora me encuentro con un hombre acabado por los años, los sufrimientos y las privaciones por las que había pasado toda su vida. Esta completamente hecho una joroba. Para más desgracia casi no veía y a mí no me podía reconocer si no es por la ayuda del nieto…Pero a los pocos días vino el movimiento y acabó con todo incluso con él. Acaba de llegar a mis mano un libro  que tiene por título “Historia y Leyenda de Casas Viejas” escrito por Gerald Brey y Jacques Maurice y dice en una de sus partes que el héroe Seisdedos después de hacer frente al cuartel de la Guardia Civil y herir a varios guardias quedando el Sargento que los mandaba fuera de combate, se trasladó a su choza y prestó resistencia heroica hasta morir. Seisdedos tenía un nieto que pudo escapar ileso por el mismo sitio que lo hizo la Libertaria y a este nadie habló de heroísmo. Este contaba que su abuelo murió de miedo por tratarse de un hombre de tan avanzada edad y además con su ceguera hacía que esto le produjera más horror. ¿Cómo puede llamarse héroe a un hombre que no puede moverse y no se movió?... Así como el hijo Pedro y el yerno si fueron dos héroes que se defendieron, dos hombres contra tantos Guardias de Asalto y Guardias Civiles hasta dejarse quemar vivos”.
En la ilustración María Silva, con el retrato de su marido Miguel Pérez Cordón.

0 comentarios: