headerphoto

Fiestas de la primavera

Todas las culturas, desde la más remota antigüedad, han celebrado la llegada de la Primavera con rituales de consagración a los dioses de la Naturaleza. Para las sociedades agrarias era necesario tener de su lado esta divinidades ya que de las cosechas dependía su subsistencia. Leo en internet un fragmento del libro Investigar las fiestas. Dice así:"El sistema de fiestas del cristianismo convertido en religión imperial a partir de Constantino, se asentó sobre el complejo festivo de las religiones greco-romanas y orientales, a su vez basadas en el primitivo culto de los fenómenos de la naturaleza. El ciclo vital con sus cosechas y ritos de paso, el miedo al rapto por la muerte, la invocación a la protección de los antepasados, el disfrute sensorial y las fases de la luna, podrían ser el núcleo básico de los ritos festivos". Dicen los antropólogos que las fiestas se caracterizan por la ruptura con lo cotidiano y por liberación explosiva de los instintos, aspiraciones y sentimientos.  
Freud decía: "la fiesta es un exceso tolerado e incluso ordenado, es la violación solemne de una prohibición".Leo en esta página:"Destacan, asimismo, los antropólogos que el desorden transgresor y la exaltación lúdica y diomisiaca, alcanza su cota mas alta en las sociedades primitivas. Como contrapartida, señalan la degradación de las fiestas en las sociedades industriales y consumistas. En este tipo de sociedades se integran todas las manifestaciones de la vida colectiva en un circuito de producción/consumo y se deterioran las relaciones interpersonales así como la potenciación de los instintos individuales de posesión y ostentación. Y, si a veces se habla de civilización del ocio, también en ella la fiesta queda inscrita en una organización y comercialización del tiempo libre que la priva de sus valores propios".
La llegada de la primavera siempre se ha celebrado de una forma especial. En el cristianismo San José, el 19 de marzo, tiene un lugar significativo y las fallas valencianas las fiestas más características y afamadas de España. Por esta zona la llegada de la primavera también se ha celebrado tradicionalmente. Veo en el blog de Cantarranas que se celebran ahora las fiestas en honor a San José en Najara. Me he acordado entonces de una foto de  la década de los cuarenta. Reproduce una escena de la Romería del día de San José. Todos los años por el 19 de Marzo, el cura organizaba una romería en plena naturaleza en la finca Boyar, cercana a Jandilla. Allí se decía misa y acudían todos los vecinos de los campos de alrededor como Jandilla, Nájara, Cantarranas, Libreros, las Lomas y otros sitios. Estas romerías tenían un sabor muy característico, pues como eran tan escasas las fiestas que se celebraban al año tenían una celebración especial. "Ese día era de diversión, se lo pasaban muy bien, porque se reunían muchas personas, cantaban, bailaban, jugaban... La comida que se llevaban era una tortilla de perejil y cebolla, un trozo de tocino crudo salado y un bote de agua". En la  foto observamos a trabajadores de Jandilla, con sus hijos e hijas, alrededor del padre Jandilla que está tocando el piano.
En Benalup la llegada de la primavera también se celebraba con una de sus fiestas más características. Se trataba de la fiesta de la retama.  Era una de las más populares del pueblo. El 19 de marzo día de San José era tradicional marchar a la finca propiedad de los Espina junto al Barbate, para celebrar una jornada campestre. Las familias preparaban una comida, se iban a las praderas y a los campos a comer juntos y pasar el día. Esta fiesta de la retama desapareció y a partir de  1991, el concejal de fiestas, José Luis Pérez Ruiz, Santo,   quiso recuperarla aprovechando la fuerza de la fiesta de la independencia. En 1992 aparecía en el programa de fiestas que a las 16,30 tendía lugar una excursión campestre, llamada también "merienda hortera", hasta el río Barbate. El resto de los años aparecía como tradicional paseo campestre a la Retama. Nunca consiguió el esplendor y la participación de antaño. En 1997 fue el último año en el que apareció en el programa de fiestas, siendo sustituida posteriormente por una ruta ciclista en bicicleta.
En la actualidad la vaquilla y la celebración de la segregación de Medina Sidonia  se puede considerar otra fiesta de la primavera. La vaquilla se corría antes en las fiestas de julio y se trasladó a marzo para celebrarla con la fiesta de la independencia. Como en el resto de España se caracteriza por los desmanes y excesos, no obstante, en las últimas ediciones las medidas tomadas han tenido repercusión y los han moderado. El debate generado en este pueblo por esta fiesta ha sido espectacular. No conozco  muchos temas que despierten posturas enfrentadas y pasionales como este.  Las redes sociales y las nuevas circunstancias han posibilitado que unos y otros se posicionen en posturas distintas, enriqueciendo la participación ciudadana. Estoy convencido de que la mejora en las últimas ediciones está relacionada con la existencia de ese debate.
 Este tipo de celebraciones de la primavera se están extendiendo por toda España, por ejemplo  la de Granada, despertando gran cantidad de críticas entre la gente adulta que no entiende y no le gusta la forma de divertirse de estos jóvenes actuales. El País titulaba su crónica con este titular espectacular: "Riego de alcohol para celebrar la primavera". En todas partes  despiertan visceralidad. Los que las atacan y los que las defienden. Estos últimos son, fundamentalmente, los que participan; los jóvenes mismos. Muchas empezaron siendo universitarias, pero poco a poco han ido creciendo y multiplicando, hasta que han derivado en el fenómeno multitudinario actual. La masificación es una de sus características, son muchos los jóvenes de la provincia y de la región los que acuden a ellas atraídos por lo que otros vivieron y contaron. Las diferencias de estas fiestas de primavera actuales con las tradicionales son enormes, tantas como las hay en la política, en la economía o en la sociedad de hace unos años y ahora. Solo coinciden en la ritualización del equinoccio de primavera.
Tenía ganas de escribir un post sobre estas fiestas. No me gustan las cosas que hipnotizan, sino las que despiertan lecturas críticas, distintas y diversas. Las que nos hacen participar, opinar, sentirse vivo y libre. Me quedo tranquilo.

0 comentarios: