headerphoto

La religiosidad popular y Ángel Ruiz Enciso

Ángel Ruiz Enciso con sus alumnos. La foto está tomada de la página web del Ayuntamiento de Medina Sidonia


Jerome Mintz como antropólogo que era le interesaban las costumbres y las tradiciones populares. También su evolución en el tiempo. Se hace eco Mintz de esta religiosidad popular, muy distinta a la de las clases altas, que hace hincapié en el "Jesús de los pobres". Notese en el audio el interés de Mintz por conocer el origen de esta concepción de Jesús como defensor de los pobres.  Por otra parte, ya hemos visto otras veces como es un adelantado en el tiempo, siendo el precursor de eso que luego se ha dado en llamar "recuperación de la memoria histórica". En una entrevista a Isabel Rodríguez de 1974, cuyo audio está en la universidad de Indiana, se hace eco de esos dos aspectos. "Ella recordaba el crimen del alcalde socialista de Medina Sidonia y lo situaba en un contexto religioso. Isabel R. recordó la reacción a los sucesos de Medina. "Nosotros comparamos a Jesucristo con el teniente de Medina, quien era un hombre muy bueno. Lo secuestraron y lo mataron: le dispararon en las piernas y luego en la cabeza. Esto sucedió durante el Movimiento. Lo mataron porque era bueno, tal como le pasó a Jesucristo. Lo arrastraron por las carreteras porque era muy bueno a los pobres de la zona. Jesucristo también fue bueno a los pobres y por eso los mataron." Al final de este pots reproduzco el fragmento del audio aludido.
En el libro la destrucción de la Democracia (2012), en el artículo de Mª José Dávila Cabañas “Ángel Ruiz Enciso” se cuenta: “ De las nueve personas que formaron parte de la Corporación, Ángel Ruiz Enciso, Manuel Delgado Marchante (Alias Molletero), Miguel Dávila Mendoza, Francisco Bello Guerrero, José González Pérez (Alias Ganga) y Manuel Montero Romero (Alias El Quinto) fueron asesinados por los falangistas que había tomado parte del pueblo. Sus muertes, como las de otros conocidos dirigentes de asociaciones y colectivos obreros, constan anotadas de forma bastante somera en una libreta que se conserva en el Archivo de la Iglesia Santa María La Mayor de esta Cudad y en la que precisamente solo se anota el nombre de Ángel Ruiz Enciso sin fecha de la muerte. Por las anotaciones de esta librema vemos que los asesinatos se producen en dos días de Agosto, el 15 y el 28. Los detalles de estos asesinatos y el miedo que causaron en los asidonenses, quedaron guardados en las familias, vecinos y amigos. Poco a poco van saliendo a luz, pero mucha información se ha ido a la tumba con los testigos de este horror… Ángel Ruiz Enciso, según cuentan lo matron de un tiro en la cabeza, y tras esto, como medida ejemplarizante, lo ataron a la cola de un caballo y lo arrastraron vilmente por las calles de Medina, dicen muchas personas, que todos los vecinos cerraron puertas y ventanas, y que casi nadie presenció semejante canallada. A Ruiz Enciso se le quería mucho en el pueblo. Lo dejaron tirado en el Parque El Caminillo, no sin ante vilipendiar su maltrecho cuerpo, ya que siempre se ha dicho que la última patada se la dio un falangista que se quedó cojo tras esto. En el Caminillo lo vieron Rafael González y su hermano Antonio, niños de 8 ó 10 años, y recuerdan como los llevaron a ver su cadáver y cuentan como una señorita de posibles, tapó su cara con un pañuelo. De allí lo trasladarían a la fosa común del Cementerio, junto con todos los que corrieron la misma suerte ese día…A pesar de la Dictadura, el miedo y todo lo que supuso ese nefasto periodo de nuestra historia, el último Alcalde Republicano de Medina Sidonia permaneció en el recuerdo de los asidonenses siempre….Así con la llegada de la democracia, desde la primera Corporación Municipal hasta ahora, se han venido realizando actuaciones encaminadas al reconocimiento público y la rehabilitación moral de la figura de Ángel Ruiz Enciso y de tantas personas que fueron sus víctimas de la Guerra Civil y que habían estado sometidas a un olvido injusto e interesado por parte de las administraciones… En 1989 impone su nombre a un Centro Público de Educación Infantil y Primaria, así como a la calle que da acceso a ese centro. Se toma contacto con la familia de Ángel Ruiz Enciso, concretamente con su hija, con la que se mantiene, desde el Ayuntamiento, una estrecha y cordial relación”. 
No sólo Mintz recogió los testimonios de las fuentes orales sobre lo ocurrido en la Guerra Civil con Ruiz Enciso en esta entrevista o en libro de Coplas de carnaval, también el asesinato de Ángel Ruiz  lo recoge  en su libro Los anarquistas de Casas Viejas “José Suárez: … El alcalde de Medina, al que habían fusilado en 1936, era un verdadero republicano. Él y el teniente de alcalde fueron fusilados. Era un buen hombre. Había sido maestro de escuela y fue alcalde durante un año. Lo mataron en la calle en Medina y, a continuación, ataron su cuerpo a un coche y lo arrastraron por las calles.
Juan Pinto: El alcalde de Medina era un socialista y lo mataron. Su cuerpo permaneció dos días en la calle como si fuera un perro. Un señorito pasó junto a él y le dio una patada y, poco después, su pierna se entumeció. No hay nadie arriba, pero, de algún modo, perdió la pierna, la pierna con la que había dado la patada al alcalde socialista muerto. Mataron al alcalde, le dispararon y no sufrió más. Pero el que le dio la patada y cuya pierna se entumeció siguió sufriendo. Eso es lo que creo”. Reflexionando sobre estas tradiciones y fuentes orales me viene a la cabeza la frase de Antonio Machado que recoge Almudena Grandes su libro El Corazón Helado: "para los estrategas, para los políticos, para los historiadores, todo está claro: hemos perdido la guerra. Pero humanamente no estoy tan seguro... Quizás la hemos ganado". Estos archivos sonoros que están en un Museo de Washington y en la Universidad de Indiana nos sirven para completar y profundizar los estudios que ya disponíamos de Mintz sobre la zona. Un verdadero tesoro que merece la pena conocer, difundir y valorar en su justa medida.

enciso.mp3
(Si no lo escucha entra en  enciso.mp3 y dale al play)

2 comentarios:

Juan Fco. dijo...

Enhorabuena por el artículo de hoy, por acercarnos esta parte de la Historia. Aún recuerdo a mi vecina decir que, cuando era pequeña, contempló el cuerpo muerto de Enciso, vestido con un traje blanco, y casi destrozado por el arrastre.
Un saludo.

Juan Fco. dijo...

Enhorabuena por el artículo de hoy, por acercarnos esta parte de la Historia. Aún recuerdo a mi vecina decir que, cuando era pequeña, contempló el cuerpo muerto de Enciso, vestido con un traje blanco, y casi destrozado por el arrastre.
Un saludo.