headerphoto

Indiana y Benalup.2


Mintz lo cuenta él mismo en la introducción de los anarquistas de Casas Viejas: “Mi principal guía y profesor en las maneras del “campo” y del anarquismo rural era José Rodríguez Quiros, conocido por el apodo de Pepe Pareja …Mi primera conversación con Pepe Pilar, no ocurrió hasta que regresé a Casas Viejas en 1969, después de tres años de ausencia. .. En realidad, él había mostrado sus sospechas y se me había escurrido cada vez que me acercaba a él. Ahora me dijo que sabía de mi amistad con ciertas personas y que deseaba hablar conmigo, pero no en la calle. Con el tiempo, supe que Pepe había sido miembro de la Juventud Libertaria y que fue uno de los tres supervivientes que habían estado en los cuarteles de la guardia civil el día del alzamiento. A causa de su papel en los sucesos, Pepe pudo confirmar o refutar muchas de mis especulaciones. Nunca había conocido a José Monroy, quien pasaba la mayor parte del año en Valencia… Una mañana en la calle San Juan, entre un grupo de hombres charlando en la calle enfrente de un café, viendo a un desconocido apoyándose en un bastón, supe inmediatamente que era Monroy. En este encuentro público nos ignoramos el uno al otro. No hubo saludos, preguntas, ni presentaciones.
Pasé por delante del grupo sin pararme, atravesé el pueblo, di un rodeo y fui a la casa de Pepe Pareja utilizando un camino distinto. A los diez minutos, José Monroy había subido la cuesta para verme, y los dos nos abrazamos sin decir una palabra… A la hora de visitar a anarquistas de otras poblaciones, normalmente me acompañaba Pepe Pareja o Pepe Pilar. Para evitar que me vieran salir con ellos, abandonaban la aldea a través de los campos. Yo me dirigía a la autopista y los recogía cuando saltaban por encima de la valla de la carretera…Algunos de “los que tenían ideas” se mantienen reacios: uno, cuyo manuscrito saqué de España  hace varios años y que cito en este estudio, no quiso que empleara su nombre. Una carta de España me informa que acaba de fallecer; por respeto a sus deseos y a los de su familia, sus palabras escritas o habladas son aquí citadas como “Anónimo”, como él pidió”. Pepe Pareja, Pepe Pilar, Andrés Candón… ya mayores y jubilados decidieron que la vida los había derrotado suficientemente como para consentir de nuevo la derrota más grande de todas; la de la ignorancia, la del olvido. A este empeño le ayudaron muchos otros como José Monroy o Francisco Estudiollo (Paco el de la luz). En definitiva fue mucha gente la que posibilitó que Mintz escribiera el mejor libro que hay sobre los Sucesos de Casas Viejas o sobre el mundo anarquista rural andaluz de la primera mitad del siglo XX. La asociación Amigos de Mintz ha personificado en cinco nombres esta colaboración. Por eso cuando el 9 de febrero Carla Mintz le haga entrega de la gorra del americano a los familiares de Pepe Pareja, Pepe Pilar, José Monroy, Andrés Candón y Francisco Estudillo no sólo significará un agradecimiento al papel de estos y otros como estos en el citado libro, o a la importancia del libro de su padre, sino también un homenaje a esas relaciones entre dos partes de las que, se benefician mutuamente. Dice el diccionario sobre la simbiosis o el mutualismo:" relación en la que las dos partes se benefician, hasta el punto de que ninguna podría sobrevivir sin la presencia de la otra. Predomina en entornos hostiles, donde sólo cooperando se pueden superar las condiciones adversas”. Esa magia que se produjo entre Mintz y los viejos campesinos anarquistas de Casas Viejas es la que produjo ese legado y ese tesoro que muy pocos pueblos poseen. Por eso las cinco gorras de este años son un reconocimiento a ese judío americano que se hizo casaviejeño y que se empeñó en que se conociera un mundo que se había perdido y a esos viejos resistentes que a base de sometimiento llegaron a la convicción de que no podían permitir que el olvido fuera la derrota definitiva. En fin, como dice Alejandro Dolina:" Recordemos, recordemos todo el tiempo. No olvidemos nada...Si nos espera el olvido, tratemos de no merecerlo...”
En la fotografía de Mintz Pepe Pareja y su hermano. Al fondo María Márquez. 

0 comentarios: