headerphoto

Ana Barca Romero

Actualizo este post con un archivo sonoro nuevo que me he encontrado y que creo interesante añadir a lo que publiqué hace unos días. Como la idea es que el blog funcione como un pequeño archivo de documentos sobre el pueblo lo he incorporado al post inicial. El artículo es el mismo salvo ese archivo que va al final.
Me he encontrado esta esquela en la hemeroteca del ABC, por tanto hoy hace 48 años que murió Ana Baca Romero. Ana Barca era la esposa de Juan Vela. Ambos nos los encontramos en el censo de 1934 viviendo en la calle Nueva 3 (en la actualidad calle Doctor Rafael Bernal, por encima del restaurante Fábrica de la luz) con sus 11 hijos. Había nacido en 1878 por lo que murió con 87 años de edad.  A la muerte de su marido Juan Vela Morales  se quedó regentando todo el negocio familiar. Es por ello uno de los personajes centrales del pueblo del siglo XX hasta su muerte el 26 de febrero de 1965. al final reproduzco el audio de los Llorones en los que le dedicaban un pasodoble.
Mintz solo encontró testimonios laudatorios  sobre su persona, tanto en las numerosas fuentes orales que consultó como en el carnaval. Dice así en Coplas de Carnaval:
Dos familias emparentadas, los Vela y los Espina, eran los principales terratenientes del pueblo….Su riqueza había aumentado todavía más con la ampliación de las dos familias, y ambas familias eran ricas cuando dividieron sus propiedades en 1908. Eventualmente, mucha gente del pueblo se sentía obligada a las dos familias de una manera u otra, fuera por alquilar unas pocas hectáreas de su terreno, por trabajar en una de sus haciendas, por recibir tratamiento médico, alquilar un apartamento  en el pueblo (usualmente sin agua corriente u otras necesidades) o comprar en una de sus tiendas. Tenían fama de ser inteligentes en sus transacciones comerciales y severos con sus obreros y sirvientes.  Aunque eran las familias más ricas del pueblo, sólo un miembro, Ana Barca (la esposa de Juan Vela, el hijo de Don Antonio), era conocido por su caridad y su compasión por los pobres... Pero no era su lugar en la jerarquía social del pueblo lo que le ganó el alto tributo de un piropo; se decía que Ana Barca siempre tenía una olla de comida calentando en el fogón para los pobres.  Los cincuenta y siete versos laudatorios eran un sincero tributo a unos de los pocos de los poderosos que les tenían afecto…El respeto mostrado a Ana Barca era inusual”
En el carnaval de 1966 la muerte de Ana Barca fue gran protagonista, siendo el centro de sendos pasodobles de Los Turistas del Figuras y Los Niños Llorones


Pasodoble Los Turistas del Figuras 1966
Dentro de unos días se cumple un año
desde que Doña Ana Barca murió
y al dedicarle hoy este pasodoble
pedimos por su alma una oración.
Fue una Dama Cristiana de gran valía,
modelo de virtudes, madre ejemplar
que consagró su vida al ejercicio
de la reina de todas: la Caridad.
En su casa no faltaba
el puchero para el pobre
un consejo para todos
y de la Iglesia los sobres.
Por eso el pueblo entero
con desconsuelo lloró
y así la ceremonia de su entierro
fue algo impresionante y conmovedor.
A sus hijos reiteramos
nuestro profundo pesar
y a ella que es una santa le suplicamos
nos siga protegiendo con su bondad.

Pasodoble Los niños Llorones 1956
Esta murga de llorones
les venimos a recordar
su primer aniversario
de esta señora juncal
Señora Doña Ana Barca
hace un año que faltó
haría falta en el Cielo
cuando Dios nos la quitó
ella se encuentra en la gloria
en un trono de Flores está
por sus muchas y buenas obras
no lo debemos dudar
fue Madre y fue protectora
de todo el pueblo en general
porque toda su vida fue
sacrificio y caridad
el 26 de Febrero
fecha que fue tan fatal
porque faltó de este pueblo
la pastora principal
hace un año la tenemos
dentro de nuestro corazón
y aprovechamos esta fiesta
para exponérselo a todos
carecemos de cultura
no lo podríamos llevar.
Por eso  nos dirigimos
A la alta sociedad
para que ponga  el alma
y también  el corazón
y que uno se haga cargo
se haga una suscripción
el pueblo responderá
con talento y devoción
para que sea un recuerdo para todo
En la puerta de su casa
Una memoria graba´
Que se vea con orgullo
Esa señora juncal
Para nuestros hijos y nietos
Y los sucesores más
Pueda un dia con grandeza
Ese alma recordar
Porque to se lo merece
Eso y bastante más
Porque toda su vida fue
Hacer bien para los demas
Nosotros nos dirigimos
a todo el pueblo en general
se merece la gloria
tener en su puerta graba
Señora doña Ana Barca
Madre que fue caridad
tu pueblo de Benalup
a ti no te olvidará
 Sobre estos dos pasodobles cuenta Mintz en Coplas de Carnaval: "Para mostrar su agradecimiento por el homenaje dirigido a su madre, Nicolás Vela dio a la murga una propina de mil pesetas".
El audio recuperado del museo de Washington es este:
anabarca.mp3
Escuchando los archivos que están llegando de Washington he reparado en éste donde Manolo Lago, el director de Los niños Llorones habla de esta canción de Ana Barca y de la solicitud de que se le ponga una placa en su casa, la que hay por encima de donde vivía Becerra, es decir, del actual restaurante Fábrica de la luz.
anabarca.mp3

3 comentarios:

Anónimo dijo...

juan manuel gutierrez ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Ana Barca Romero":

Mi modo de ver como dicen que daba tanto doña Ana Barca pues yo siempre estaba allí jugando con los nietos y jamas me dieron de merendar un día ,eso que daba tanto deja un poco que desear pero vamos yo pienso que si le dio 1000 a los llorones era porque hablaban bien de ella, mi madre le dio a tres de sus hijos el pecho,y comentaba que era un poco mísera, sin embargo cuando era la casa Espina a la hora de merendar o comer comían todos los que estuvieran allí...es mi punto de vista...un saludo

Jose Mari Espina dijo...

gracias,juan manuel por tu comentario sobre nuestra casa Espina.Para conocer las verdades no hay como el haberlas vivido como es tu caso.saludos jose mari

Anónimo dijo...

Juan Manuel Gutierrez, no manches el nombre de una gran Señora que durante su vida le dio de comer a mucha gente en Casas Viejas, hombre.
Me parece muy bien que la casa Espina que tambien es mi familia te diera de merendar, pero seguro que hay muchos mayores que se acordaran del hambre que quitó Dona Ana Barca en los malos tiempos en el pueblo.
Juan Vela-Barca