headerphoto

La publicación en castellano de Los anarquistas de Casas Viejas

Siempre me ha llamado la atención como tras el inmenso trabajo de Mintz en Casas Viejas el material recopilado y obtenido no se conoce ni en Casas Viejas, ni en Cádiz, ni en España, teniendo que pasar bastante tiempo para que ello ocurra. Uno de los ejemplos de lo anterior es lo ocurrido con la publicación del libro Los anarquistas de Casas Viejas en castellano.
Aparece en el artículo de la Tierra “Los que vienen a estudiar los Sucesos”, el siguiente fragmento: “Es curioso la forma en que se conoció y se tradujo el libro Los anarquistas de Casas Viejas de Jerome R. Mintz: un médico español que trabaja en EEUU, que había leído recientemente el libro, de vacaciones en España, viene a Cádiz y se acerca a Benalup para conocer “el Casas Viejas” del libro. En el bar de Ricardo encuentra bebida, comida y mucha conversación. El resultado es que el libro se lo queda el propietario del bar. De ahí, tras las gestiones oportunas, se traduce al castellano y lo publica la Diputación Provincial de Cádiz. Gracias a esa casualidad conocemos uno de los mejores libros escritos sobre los Sucesos” Muy pronto surgieron protestas contra esa versión, argumentando otra totalmente distinta. Leo en el libro de Tano Ramos “El caso de Casas Viejas” lo siguiente sobre la publicación en castellano de Los anarquistas de Casas Viejas:” Responsable de Cultura supo en la Diputación de Cádiz a finales de los ochenta, (Diego) Caro Cancela supo por  esas fechas de la exisencia de un libro sobre Casas Viejas que había escrito el antropólogo norteamericano Jerome R. Mintz. Consiguió un ejemplar y se encontró con una investigación que manejaba fuentes inéditas: era ni más ni menos que un trabajo de campo realizado por Mintz en el propio pueblo de Casas Viejas en los años sesenta, cuando ya no era Casas Viejas sino Benalup.  Burlando la vigilancia a la que estaba sometido por las autoridades franquistas, disimulando su verdadero trabajo con otros sobre costumbres y fiestas locales, Mintz había logrado ganarse el aprecio y la amistad de varios protagonistas de los suceoss de 1933. Su libro, The anarchists of Casas Viejas, se convertía así en un documento primordial porque, por primera vez aportaba los testimonios de quienes participaron, organizaron y vivieron la revuelta en el pueblo gaditano. Diego Caro habló con Mintz hacia 1989 y éste aceptó  vender los derechos del libro a la Diputación Provincial de Cádiz. En  1994, tras dos traducciones porque Mintz no aprobó la inicial, salió la primera edición en español de Los anarquistas de Casas Viejas”. Se trata de dos versiones en un principio distintas de cómo se publicó en castellano el citado libro. Pero también cabe, que es por la que yo me inclino, la complementariedad de ambas. “ De ahí, tras las gestiones oportunas” esas gestiones pueden ser perfectamente de las actuaciones de Diego Caro que habla Tano Ramos en su libro. Lo mismo que “Caro Cancela supo por  esas fechas de la existencia de un libro sobre Casas Viejas que había escrito el antropólogo norteamericano Jerome R. Mintz. Consiguió un ejemplar” se puede explicar porque alguien hiciera de enlace entre el libro que le dio el médico a Ricardo y que terminaría llegando a Diego Caro Cancela. Lo mismo algún día aparece alguien que aporta un nuevo dato y clarifica definitivamente como se publicó Los anarquistas de Casas Viejas en castellano. De la importancia de este libro a nivel mundial y local les hablaré próximamente a propósito de la IV gorra de Mintz. 

0 comentarios: