headerphoto

Juan Pinto y Concepción Ruiz

La vida de Juan Pinto y Concepción Ruiz comparte una serie de características comunes con muchos de los campesinos benalupenses. Juan nació en 1901 y murió en 1973. Trabajó en el campo, en la construcción e incluso en los años cuarenta se arriesgaba a comprar mercancías en Algeciras (café, aceite, tabaco…). . Perdió un hijo. Su hija Manuela Pinto cuenta la infinidad de calamidades que tuvieron que pasar sus padres. Por ejemplo dice que el día que se conseguía llevar algo de comida o dinero a casa se celebra como si fuera un día de fiesta.
Juan Pinto cuenta en Los anarquistas de Casas Viejas: “Mirad, dije a mis hijos, me voy a los molinos. En esa época, mucha gente solía venir con contrabando al molino de Benalup a moler su trigo. No podían venderlo, porque la guardia civil estaba vigilando a los panaderos para multarlos. Algunos de ellos vendían pan ilegalmente. El gobierno había tomado todo el trigo, pero algunos pobres escondían parte. Si no lo hubieran hecho, también hubieran muerto de hambre. En breve, una tarde llegué al molino, y me encontré a varios esperando allí a moler su trigo. Dije: Os aconsejo que me vendáis un par de kilos de harina, porque las cosas están muy mal. Entonces me vendieron dos kilos. Esa noche, por lo menos, comimos pan mojado en agua. No he experimentado nada como eso en toda mi vida.”  Durante un tiempo la familia tuvo un huerto del que se alimentaban y vendían parte de la producción, pero al final tuvieron que venderlo por mil pesetas, él se quejaba que después lo vendieron veinte veces más caro. Otra de las características comunes a la mayoría de los benalupenses es el número elevado de hijos y la emigración a Valencia. Juan Pinto y Concepción Ruíz tuvieron siete hijos y en el año 60 se fueron a Valencia para sacar algo de dinero pero luego regresaron pronto. En el año 66 solo se fueron dos hermanas Lourdes y Luisa y ellas dos fueron las que se quedaron para siempre en Valencia. Juan Pinto fue otro de los grandes amigos de Mintz en Benalup. Tuvo una participación muy activa en las investigaciones para el libro de "los anarquistas de Casas Viejas". Aunque era el “menos anarquista con ideas” de sus confidentes, le ayudó mucho en cuestiones sociales y generales. Dice en el citado libro: “No entiendo estas cosas del socialismo o del comunismo porque no tengo educación. No voy a luchar por el comunismo libertario porque no lo entiendo. Además, si llega el socialismo o el comunismo libertario, tengo que seguir haciendo lo mismo: trabajar. ¿Cómo puedo pretender saber algo si soy analfabeto?”. Como otros muchos vivió durante el franquismo desencantado de la política y renegaba de ella.  La primera fotografía es un retrato, un magnífico primer plano sobre Juan Pinto. Es de los que se llaman retratos psicológicos. Esa gorra puesta de lado, ese mapa de arrugas, esa barba mal cuidada... denotan toda una vida de esfuerzo, angustias, calamidades, desencanto, represión…
La segunda fotografía es de su mujer Concepción Ruíz Navas y su nieta Yolanda Pinto. Concepción y Juan Pinto vivieron en la calle Benalup número 17 con sus 7 hijos. Vivían en un casarón de castañuela, sin ventanas, ni cuarto de baño. La abuela de la foto cuidaba de su nieta, ya que la madre de Yolanda trabajaba limpiando casas. Yolanda Pinto actualmente vive en Marbella. Paco Pinto, el hijo de Juan dio esta definición del pueblo antes del boom de los ochenta, me parece significativa para entender como era el pueblo antes: “Benalup, antes era nada más que chozas y carriles de tierra. Si tú ibas a Benalup nada más se veía tierra, tierra y más carriles de tierra. Antes no habían televisores, coches… etc. Antes todo era campo”. Ese era el Benalup de Mintz y que tan concienzudamente reflejo en sus libros, películas y fotografías. El viernes pasado Pepe González y yo impartimos unas jornadas de fotografía en el IES sobre lo que fotografíó Mintz para que sirviera de base al II concurso de fotografía antropológica Jerome Mintz. El plazo de entrega es el 4 de febrero, en el IES.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

muchas gracias salus ya lo he leído y lo hemos escuchado y mi madre también no hemos emocionado pero sobre todo al escuchar a su la voz de padre de siete hermanos
solo quedan 3.
mis padres dejaron el pueblo 1960
pero yo soy también BENELUPENSE.
MUCHAS GRACIAS MUY EMOTIVO.

Salustiano Gutiérrez Baena dijo...

Hay muchas más grabaciones, seis o siete horas. Yo se las he pasado a Ivan Pinto, que me imagino que será tu primo. Son unas conversaciones super interesantes, yo he hecho muchas entradas con ello. Si pones en el buscador Juan Pinto te apareceran en las que hay audios. Y quedan bastante más por salir con testimonios orales de tu abuelo. Fue uno de los que más aportó a las investigaciones de Mintz.