headerphoto

Fiesta campera

Traigo hoy dos fotografías sobre una fiesta campera de los años cincuenta. Como dice Enrique Carabaza: "El vacuno de lidia, que garantiza el espectáculo, es conocido por el público y los participantes en el festejo, garantizando así la emoción... y el negocio. Es fundamental, pues, que no haya dudas, ni para la empresa que organiza el festejo, ni para los lidiadores, ni para el público, sobre la naturaleza brava del ganado.

Por ello, el ganado bravo, tiene una serie de informaciones, grabadas a fuego sobre su piel, que garantizan su naturaleza. La marca de la ganadería y el año de nacimiento, son informaciones imprescindibles. Las fiestas de toros presentan múltiples variedades, en cada una de las cuales se emplean animales de características diferentes, en lo que respecta al sexo y a la edad de las reses empleadas. Por ello, cuando llega la época de herrar, de marcar al fuego el emblema de la ganadería y el año de nacimiento del becerro, así como el número con el se inscribirá en los libros del ganadero, se hace necesaria la presencia de la Autoridad, la pareja de la Guardia Civil, que garantizará la veracidad del proceso”.

En la primera fotografía un hombre marcando un becerro, mientras otros dos los sujetan; uno sentado sobre el lomo y el otro tumbado en el suelo cogiéndole la cabeza. Para ello primero cogían al becerro, y lo metían en la plaza, algunos hombres se ponían a torearlo un poco, después de haberlo estado toreando y cuando éste ya estaba más o menos cansado, lo tiraban al suelo y mientras unos lo agarraban, otros aprovechaban esta circunstancia para estamparle el hierro marcándolo. Estos herraderos tradicionalmente llevan aparejados actos festivos. Así se ve en la segunda fotografía. En este caso la fiesta consiste  en hacer una matanza de un cochino y una gran “perola”. La caldera que se observa en la fotografía se usaba para calentar el agua con la que se limpiaba el cochino. Es estas fiestas se bailaba, se bebía, etc. En la segunda fotografía  lo que aparece es la preparación de la matanza apareciendo personas de Benalup como Paz Vela Barca o Maria Luisa Fernández Pérez-Blanco... además de un grupo de refugiados húngaros que habían escapado de su país a Alemania, tras la ocupación rusa. En aquellos días se encontraban aquí de paso.

0 comentarios: