El algodón no engaña

 En la fotografía aparece Jesús Varo Macias “Lili”, recogiendo algodón. La niña que aparece a su izquierda es su hermana Juana Varo Macías. En la imagen Jesús tendría unos 10 años. Su hermana Juana es algo mayor, nació sobre 1954. La foto está realiza en frente de la venta Pareja. Se llama "Marimanuela". La finca al principio constaba de dos suertes de 6 fanegas cada una, en total 6,2 hectáreas y debido al acceso dificultoso a través de varias fincas de los "Pareja", compró cuatro fanegas a Juan "puchero" llamada la suerte de "Mariamanuela" para entrar desde la colada de "palmita". De ahí le viene el nombre. En la actualidad pertenece a Andrés y Manuel Montiano Vela que se la compraron en 1979 a Pedro Vela Lara, "Periquito el bueno" en 1979. Perico "El bueno" puso la finca en regadío en el año 1972 y era junto a la finca del "Aguijón" de las Lomás la concesión de agua más antigua de la zona ya que el resto de las fincas se regaban con permisos provisionales.  Durante esos años era común que los niños trabajasen en el algodón, las necesidades eran muchas y los ingresos pocos.
Como la demanda de trabajo era abundante, como veremos, los niños se apuntaron masivamente a estas tareas. Jesús pertenecía a una familia humilde formada por sus padres y siete hermanos, contándolo a él. Actualmente Jesús Varo tiene 48 años y vive en Benalup-Casas Viejas, casado con Antonia Reyes, tiene tres hijos. Su hermana Juana vive en San Fernando. Jesús fue de estos jornaleros que se pasaron a la construcción y que vivieron su boom. En la actualidad la construcción está en crisis y gran parte de sus trabajadores en paro.
Desde 1955 hasta 1968 asistimos en la zona al gran boom del algodón. Hay quien recuerda todavía que en el año 1959 "le pagaban en las Lomas a 0.50 céntimos el kilo de algodón la primera recogida. La segunda cogida del algodon  la pagaban más cara unos 0.75.centimos el kilo y luego venía la tercera cogida que la pagaban a 1 peseta el kilo  y luego  ya el rebusco metido en fango hasta las rodillas esto era ya en octubre o noviembre y lo pagaban a 5 pesetas  y pasabamos de frio que no vea....."
  Decía un amigo mío que en los cincuenta sólo había carbón y que si no hubiera sido por el algodón y la remolacha esta tierra casi se hubiera deshabitado con las emigraciones de los años sesenta. Hay muchos datos que consolidan esta hipótesis. En el quinquenio del sesenta al sesenta y cinco se sembraron de ocho a diez mil hectáreas de algodón en las Lomas que para su recolección, en aquellos tiempos todavía bajo el sistema tradicional, fue necesaria la participación de más de 9.000 trabajadores venidos de toda Andalucía. Parece claro que la transición entre la vieja agricultura tradicional y el monocultivo de la transición fue cubierto primero por el algodón y después por la remolacha, si no hubiera sido por estos cultivos sociales la sangría de la emigración hubiera sido más impactante todavía.
El algodón triunfa en esto años “mientras que la industria catalana asumió sin dificultad la producción algodonera y los salarios agrícolas se mantuvieron a un bajo nivel hasta 1965… pero la emigración y las importaciones aumentaron los costos productivos y congelaron los precios”. (Bernal 1988). Entonces se buscó un cultivo sustitutorio. Este no será otro que la remolacha azucarera. De hecho, para 1968, el algodón había retrocedido coincidiendo con la expansión de la remolacha. En esas circunstancias los hombres, las mujeres y los niños de la zona acudieron a trabajar a la recogida de algodón. Las Lomas era la gran finca de producción algodonera en la que también había una desmotadora, pero otras explotaciones de la zona también se orientaron hacia el algodón que en esos momentos le resulta rentable su cultivo. He tenido acceso a lo que se ha cultivado en los últimos años en esta finca de Marimanuela, la de la foto, es un reflejo de la evolución de la agricultura en los últimos tiempos en la zona. En 1979 se sembró sorgo, después habas. Luego remolacha azucarera tres años, girasol en 1986  y un año estuvo de soja y dos de sorgo. A partir de 1990 se volvió al algodón alternando con remolacha y girasol. Cuando se sembraba de algodón a partir de los noventa siempre se ha recolectado a máquina y sólo se recogía a mano lo que dejaban las máquinas coincidiendo con unos años de sequía en los que el precio de algodón era bastante alto (unas 180-200 pesetas/kg). Hoy día se paga a unas 80-90 que al cambio son unos 50 ctmos de €.
 En la fotografía Lili posa sonriendo a la cámara del americano, su hermana un poco más atrás no se inmuta, continua trabajando. En el fondo hay más niños trabajando pero no se reconocen. Después de la Vega del Barbate, las sierra de Alcalá. Esta foto la publicó Mintz en una revista americana acompañando un artículo en inglés sobre el trabajo en el campo en Andalucía, en él ponía su énfasis en el trabajo infantil. Yo creo que Lili no se enteró nunca que su foto fue vista por concienzudos antropólogos americanos.
Hoy y el viernes por la tarde de 5 a 7 tienen lugar unas jornadas de fotografía antropológica. Paco Labrador y Raúl Casal hablan sobre los aspectos técnicos y el viernes José González y yo lo hacemos sobre los aspectos antropológicos e históricos de las fotografías de Mintz. Estas jornadas sirven para darle sentido al II Concurso de fotografía Jerome Mintz que organiza el IES Casas Viejas. Como suele ocurrir con este tipo de acto han tenido una magnífica acudida inscribiéndose personas de reconocido prestigio y solvencia. En el fondo estas jornadas tratan de profundizar en lo que fotografíó Jerome Mintz, lo mismo que el nombre de esta sección, para darle sentido al concurso, que trataría sobre que fotografiaría Jerome Mintz si viviera y estuviera aquí en la actualidad.



Comentarios

Laura de Jiménez ha dicho que…
preciosa entrada, maravillosa foto... pero, ¿Paco Jiménez?
Salustiano Gutiérrez Baena ha dicho que…
ja ja, ja . Eso me pasa por no ponerle Francisco Leocadio Labrador Jiménez. O simplemente lo de la mascota de la expo. Ja ja jaja
MANOLO MONTIANO ha dicho que…
Y sembrada sigue. El otro día fui a secar la hierba con un herbicida y me encontré la ricia del trigo que recolecte en junio espigado como sí estuviéramos en marzo. Al final he decidido dejarla y hacerla heno, será la primera vez que coja dos cosechas de trigo de la misma campaña.

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV