headerphoto

Cazando en la Janda

Hoy traigo a este fotoblog una de las fotos que más me gustan. Tiene su historia, claro. Cuando estábamos recopilando fotos en el 2004 para una exposición de fotos, José Rodríguez González, el primer benalupense que le ha devuelto la visita a Jerome Mintz, trajo esta foto. Todavía recuerdo la emoción de aquel momento. Si estábamos hartos de fotos de bodas y señorío, si nos sobraban fotos de niños en la Alameda de fiestas, aquí había una foto auténtica, natural. Un hombre haciendo una actividad tradicional, sin pose y artificialidad alguna. El hombre metido en el agua hasta la rodilla, tocado de un sombrero para defenderse del sol, está cazando. Parece ser que en la Laguna de Janda porque al fondo se intuyen bayuncos.
Luego supimos los datos de la foto. Se trataba de Diego González Ruiz y detrás de él, observándolo como cazaba aves Antonio Pachocha. La fotografía es del fotógrafo local Rojas (algún día habría que publicar su archivo fotográfico) que había acudido allí por encargo del jerezano Tomas, que era el comprador de la mercancía que la cuadrilla segaba. En la laguna se segaba con guadaña juncos, castañuela y enea. Con ella se hacían fundas de botellas, asientos de sillas y chozas. Las condiciones de trabajo eran durísimas. Todavía recuerdan los segadores como las sanguijuelas mordisqueaban las piernas al no llevar la ropa adecuada o como los mosquitos por la noche hacían la vida imposible a los que allí estaban. Durante el día se trabajaba. Por la tarde, el descanso se aprovechaba para cazar aves, caza que luego serviría de cena. La fotografía aparece en el libro La Tierra con el comentario de María González González. A mí me sigue gustando tanto esta foto como la primera vez que la vi. Parece que en vez de una fotografía estemos ante un cuadro impresionista, los más de cincuenta años que le han pasado a la foto y la luz reflejándose en el agua le dan a la fotografía el aspecto de un cuadro impresionista. Son conocidas las relaciones existente entre el movimiento pictórico impresionista y la fotografía. Ambos comparten el concepto de la instantaneidad, la idea de atrapar un momento determinado, un instante fugaz combinando la luz, el tiempo y la acción. Si a ello le unimos la perspectiva histórica al conseguir darle vida a escenas que ya no se dan, a prácticas que han pasado a mejor vida, que nos sirven como documento histórico estaremos de acuerdo en que la potencialidad de este tipo de fotografías es inmensa. Esta foto me encanta, además de por lo anteriormente escrito porque me abre la esperanza de que algún día podamos disfrutar del resto de fotografías que hizo Rojas y que descansan en el archivo familiar del fotógrafo.

0 comentarios: