headerphoto

Casas Viejas en Casas Viejas

A estas altura de la película hay establecidas algunas premisas sobre el tratamiento de los Sucesos de Casas Viejas en Casas Viejas. Desde el 33 hasta el 75 la represión pura y dura fue la tónica dominante. El clima de miedo en el pueblo lo describe Eduardo de Guzmán contando la escena de una viuda que acudió al juez para pedir permiso para enterrar a su marido. Afectada por los sucesos de los días pasados preguntó también si le ocurriría algo al carpintero si hacía ruido con su trabajo. Cerca de 100 personas ingresaron en la cárcel, solo veintiséis iban a ser procesados posteriormente. O el caso de Juan Estudillo, carpintero, anarquista y vegetariano que se suicidó tirándose al pozo la Carabela para evitar la represión nacionalista o  el hecho de que más de 100 personas huyeran en el 36 cuando saltó la Guerra Civil temiendo las represalias, el seguimiento especial que sufrieron Curroestaca o Sopas tras terminar la contienda civil por su participación y huida en los Sucesos. José Carlos Luna en el ABC de 19-6-1937 lo expresa de esta forma:“¡Pobre Benalup de Sidonia! Escenario ayer de la farsa más inicua que soñara la humanidad y tan risueño hoy… pregonando que se guisa para comer y que se come porque se trabaja en paz y en gracia de Dios..
En el artículo de ayer profundizaba sobre esta represión que sufrió el pueblo porque “pasó lo que pasó”. La muerte de Franco constituyó un punto de inflexión en el tratamiento de estos Sucesos en Casas Viejas, pero el camino ha sido más lento de lo deseado y no ha llegado, al menos todavía, al punto que sería óptimo, que no es otro que la situación de ellos en nuestro acervo histórico y cultural de una forma tranquila y normalizada, conocida y respetada por la mayoría de los habitantes de la localidad. Durante la transición democrática el topónimo Casas Viejas se ligó irremediablemente al proceso de segregación de Medina. Hechos paradigmáticos pueden ser la famosa pintadas de Casas Viejas independencia ya o el hecho de que las incipientes ejecutivas locales del PSOE y UCD librarán dinero de su exiguo presupuesto para asignarle un nicho digno a los restos de las victimas de los Sucesos en el nuevo cementerio que se estaba construyendo a finales de los setenta. De aquella etapa es la tumultuosa película de López del Río Casas Viejas donde participaron con tanta ilusión muchos familiares de las víctimas  y pueblo en general y, sobre todo, lo del nombre Casas Viejas para el IES. Pero sin lugar a duda la actividad más significativa de aquella etapa fue la realización de la obra de teatro Casas Viejas en agosto de 1990. Era el fin de una etapa y el comienzo de otra.
En la segunda, desde el 90 hasta la actualidad aparecen hechos tan significativo como el libro de Mintz, los anarquistas de Casas Viejas, el mejor y más leído libro sobre los hechos, el de la Tierra del IES Casas Viejas, la película de Patino, con menos participación popular que la de López del Río, pero con más éxito. Son de destacar también la conmemoración que se organizó en el 2000 con el nombre de Tierra y Libertad, o la de la Peña del Cádiz. Momentos destacados fueron tambien sendas polémicas, una en el 91  y otra en el 2005 sobre la utilización turística de los Sucesos. A raíz de esta última se inicia una sistematización de las actividades que programa el Ayuntamiento en el que destaca la tradicional ofrenda floral, la organización de conferencias como la de Casanova y sobre todo la organización del 75 aniversario en el que bajo mi punto de vista, pese a la monumentalidad de actos como el congreso o las actuaciones musicales, para el asunto que nos ocupa, Casas Viejas desde Casas Viejas, tuvo especial incidencia la obra de teatro que escenificó con gran éxito de público y crítica la compañía el hijo de la luna. Se hicieron 12  representaciones, más una en Chiclana con un total aproximado de 4000 espectadores. La clave de ese éxito estriba en los mismos fundamentos que la primera representación; la significación que toma al realizarse para y desde Casas Viejas. En un pueblo que gusta tanto el teatro como este, las dos obras de teatro de Casas Viejas han tenido una especial trascendencia en la difusión, conocimiento y valoración de estos hechos por la población. Y en este contexto para el 80 aniversario se anuncia un programa de actividades en el que destacan una obra de teatro y una exposición de fotografías que tienen como eje los lugares de Casas Viejas, además de la ofrenda floral y una mesa redonda . Ello tiene una importancia especial de la que les hablaré en el post de mañana.


0 comentarios: