Entradas

Mostrando entradas de abril 1, 2012

La leyenda negra del Monasterio

Imagen
A finales del siglo XVIII vivió el convento su mejor época, la fama de sus aguas medicinales trascendió y eran numerosas las personas enfermas que acudían en busca de solucionar sus problemas de salud. Con estas visitas también llegó el dinero y la riqueza, pero también la envidia y los problemas. De esta época es la formación de la leyenda negra, que todavía persiste en la zona, según la cual en el convento se practicaban prácticas inquisitoriales, hecho muy improbable si pensamos que la Santa Inquisición estaba en plena decadencia. 

Jueves Santo en Benalup Casas Viejas

Imagen
Pese a las dudas y los miedos, al final salió la procesión ayer, aunque, como aparece en la página web del Ayuntamiento, con un recorrido más corto del previsto. Por cierto, que la presencia institucional fue más amplia que en otras ocasiones.

Los Sucesos de Casas Viejas de 1915. La entrevista del Diario de Cádiz.2

Imagen
El suicidio de Gaspar Zumaquero fue aprovechado por las fuerzas del sistema para acabar con el naciente, pero pujante movimiento obrero anarquista en Medina y Casas Viejas. Se recurre al viejo truco del complot, de la sociedad secreta..., como ya se hizo con la Mano Negra, a la cual recurrirían para denominar estos hechos. Era importante convencer a la opinión pública de la necesidad de encarcelar a los líderes y cerrar los centros obreros, para eso que mejor que una entrevista anónima realizada por el propio director del Diario de Cádiz el 14 de junio de 1915.

Entrada o salida del pueblo

Imagen
La fotografía está realizada a la salida o entrada del pueblo, según se mire, por la carretera del Castaño. El edificio de la izquierda con ventanas verdes es el antiguo Silo, edificio de la familia Vela que en la actualidad se encuentra cerrado y contiguo al bar Floren. Antes era utilizado como almacén de trigo, pero cuando este dejó de ser básico en la economía española perdió esa utilidad.

Semana Santa de 1940

Imagen
La Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno envía el 27 de febrero de 1940 la siguiente carta firmada por el Padre Muriel:
“Itlmo Sr.
Tengo el honor de remitir a V.S.I. la adjunta convocatoria de los Cultos que se han de celebrar en esta Aldea, en honor de Nuestro Padre Jesús Nazareno, invitando a V.S.I. para los mismos.

Azaña y el Capitán Rojas

Imagen
Uno de los grandes mensajes del libro El caso Casas Viejas. Crónica de una insidia de Tano Ramos se deriva de la comparación de la situación en la Guerra Civil entre Rojas y Azaña. El primero como vencedor y el segundo como perdedor. Dice Tano Ramos: “La guerra civil había aupado a Manuel Rojas a la parte alta del Ejército. Y la guerra civil, en fin, había enviado a Manuel Azaña al exilio, a morir en una ciudad francesa cercana a la frontera, enfermo, confinado por el Gobierno francés y acosado por los franquistas”.

Los boniatos perdidos

Imagen
Ya he dicho muchas veces que las circunstancia políticas y económicas de la inmediata postguerra hicieron que estemos ante una de las etapas donde peor se ha vivido de la historia de España. Unos habían perdido la guerra, otros la habían ganado, unos y otros no tenían fácil acceso a los alimentos. El comercio de ellos estaba controlado y ordenado por el estado. La represión dominaba todas las facetas de la vida cotidiana. En esta situación, las corrupciones y las ilegalidades estaban al orden del día. Un caso de estraperlo de boniatos nos va a servir para ejemplificar lo anterior.

Los Sucesos de Casas Viejas de 1915. Planteamiento inicial. 1

Imagen
Dice Mintz: “En enero de de 1915 terminó el turno de sies meses de Bernardo Cortabarra, el primer presidente del centro obrero de Casas Viejas, con lo que se celebraron elecciones. El nuevo presidente fue Gaspar Zumaquero Vera, un albañil de cuarenta años de edad. Tenía menos educación que Cortabarra, pero era un artesano diestro y un hombre sensible de buena voluntad que tenía una vivaz personalidad. Zumaquero era bajo y grueso; era un hombre feliz al que gustaba conversar e intercambiar chistes. Su elegante mujer, Isabel Montiano, un poco más alta que su marido, también destacaba por su simpatía. Tenían dos hijos vivaces que prometían parecerse a su padre.”