V.- Epílogo. La derrota. 1

Repasemos brevemente estos cuatro altercados, el primero el 28 de junio a consecuencia de las elecciones a cortes constituyentes, el segundo los conocidísimos Sucesos, el tercero la movilización de los socialistas para que Juan Sopas se fuera del pueblo y el cuarto entre propietarios y jornaleros anarquistas con el barniz religioso como excusa. Los cuatro reflejan ese embrollo entre radicales, socialistas, anarquistas y propietarios que conducen al fracaso aquella euforia que se expresó en el desfile por todas las calles del pueblo el 14 de abril de 1931.

El 18 de julio de 1936 cambia de forma tangencial la historia de España  y la de Casas Viejas. Un grupo de falangistas formado en Medina, que durante la Segunda República habían estado perseguidos, pero ahora saben que le ha llegado su momento y se hacen con el control de la calle, visitan Malcocinado y Casas Viejas.  Asaltan y expolian las casas de Pepe Suárez y Curro Guerra (se llevan a este), queman y destruyen en Casas Viejas las dos sedes de los sindicatos, la de los anarquistas y la casa del pueblo y sede de UGT, situada en el actual  pub Pajarito. En el 33 los Guardias de Asalto atacan la sede anarquista y protegen a los socialistas. En el 36 tanto anarquistas como socialistas son víctimas de la situación y  tienen que huir.  Luego estos falangistas comunican en el cuartel de la Guardia Civil que todos los que habían estado en la cárcel por los Sucesos debían presentarse en los cuarteles de Medina. Ante los acontecimientos, los anarquistas y socialistas huyen en masa. Los últimos días de julio y  primeros de agosto de 1936 fueron de psicosis colectiva en Casas Viejas, como dice el juez instructor en el sumario de Julián Fuentes: “La causa de su huida parece ser el miedo, el que al parecer se apoderó de muchos en dicha aldea, ya que tenían como precedentes los sucesos del año mil novecientos treinta y tres”. Por eso la gran característica de la Guerra Civil en Casas Viejas no fue el asesinato, sino la huida de una buena parte de la población, siendo ésta cualitativamente más importante aquí que en el resto de  pueblos cercanos. No obstante, también provocó un gran número de muertos: en los primeros días Juan Estudillo,  prestigioso anarquista, se tiró a un  pozo antes de caer en manos  rebeldes; también perdió la vida Benio, el socialista que regentaba el bar situado frente al antiguo Ayuntamiento; y Curro Guerra. Antonio Cabañas Salvador, "Gallinito", murió en el frente de Córdoba el 8 de mayo de 1937, defendiendo la bandera republicana.  Varios casaviejeños fallecieron en las cárceles donde estaban recluidos por participar  a lo largo de la guerra  en el bando republicano (Manuel Vera Moya, en la cárcel de Medina el 7 de agosto de 1939; Sebastián Cortabarra Vera, en la de Sanlúcar el 2 de diciembre de1939; y Juan Pérez Franco, el 12 de marzo de 1941 en régimen de prisión atenuada), así como los tres que mueren en Mauthausen, en el campo de concentración (José Durán Fernández, Antonio Lino Reyes y José Casas Jordán).
En la fotografía Francisco Fernández Guerra, sentado a la izquierda, con su madre, hermano y hermana. archivo familiar

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV