headerphoto

Las fotos de los Sucesos. El comunismo libertario

El día 10 a las nueve de la noche se decide en asamblea la proclamación del comunismo libertario, después de  que Alfonso Ossorio le entregara la famosa carta a “Gallinito”. Posteriormente, una comisión sube a la mesa, al final de la calle Nueva, para planificar la jornada del día 11(Pepe "Pareja, "Gallinito", Monroy, Juan "Sopas"…)
De madrugada un grupo cortaría la carretera de Medina (José Fernández "el Tullio", Francisco Cantero "Pinganillo", Emilio Vargas "el Latero", Pedro Moya Paredes, Sebastián Cornejo…) otros la de Alcalá (Antonio Durán Fernández, Antonio Cornejo Delgado, Juan Gallardo…), algunos asaltarían el almacén donde  Alfonso Jiménez Lago, "Salea", vendía armas de fuego en la calle Medina,  a la  altura de donde hoy se ubica el hotel Utopía, y otros irían a parlamentar con el alcalde Juan Bascuñana (Antonio Cabañas Salvador "Gallinito", Antonio Cruz García "Tariero", Pepe "Pareja"…) en la calle Medina 4, para comunicarle que había perdido su poder y que de paso les dijera a los guardias civiles que si se entregaban no les ocurriría nada. La proclamación del comunismo libertario desde la madrugada hasta el mediodía del 11 de enero no provocó ningún tipo de incidentes. Sus acciones se limitaron a asaltar y  quemar diversos papeles de la oficina de arbitrios situada a la derecha del sindicato como símbolo de la  destrucción de la propiedad privada. La cotidianidad y la normalidad dominaron sus actos. Dice el informe judicial del capitán de artillería Julio Ramos Hermoso: "Los revoltosos permanecen dueños del pueblo, y los guardias en esta situación dentro del Cuartel. Al alcalde, que está entre ellos la mayor parte del tiempo, nada le dicen, ni nada le ocurre. Tampoco cometieron ningún desmán con ningún señorito del pueblo, ni saquearon ninguna casa. Solo permanecieron encerrados los guardias civiles, el cura de la aldea y los veinte o veinticinco socialistas que hay en el pueblo…" En otro apartado el mismo Ramos Hermoso dice: "Yo tenía medio barril de vino- dice el tabernero- y Casares (uno de los que han muerto) despachó a los compañeros una porción de copas, entregándome el importe de ellas". Es decir, que proclamaban el comunismo libertario, decían que todos eran iguales y pagaban las copas al tabernero".
Esta fotografía, como todas las que publico de Campúa,  pertenecen al fondo de Martín Patino. En concreto se trata de la   foto de Campúa que publicó en la revista Crónica el 22-1-1933. Observamos la entrada al pueblo, la plaza de abastos, la escuela de Don Manuel Sánchez y la calle San Juan que desemboca en dos grandes edificios, el primero es la case de José Vela Morales y el segundo el cuartel de la guardia civil. A la derecha el patio Cantalejo. Se observa el humo que todavía proviene de la calle Nueva, del casarón de Seisdedos. Campúa fue  el fotógrafo que más se centró en la morfología urbana de Casas Viejas, sus fotos son un magnífico documento histórico de la época que nos retrata el Casas Viejas de 1933.

0 comentarios: