La Segunda Républica en Casas Viejas. Francisco Fernández Guerra de la Vega. La vida de la Reforma Agraria. Y 2

Eran los tiempos del bienio conservador. Hasta febrero del 36 los asuntos de Casas Viejas desaparecen en las actas de los plenos y de la correspondencia, sólo se habla del interés de los propietarios por la construcción de un nuevo cuartel de la Guardia Civil en Casas Viejas. El alcalde pedáneo Baltasar Alcántara apenas envía algún oficio de carácter administrativo.
Los Sucesos de Casas Viejas no son el punto y final de la conflictividad en el campo, pero sí un punto y aparte. En este periodo de enero del 33 al 36 continúan las huelgas (especialmente dura fue la del 34) y los incendios, con gran incidencia en el verano del 33, que tuvieron gran cobertura informativa a nivel nacional. El hecho de que la CNT estuviera en la clandestinidad hizo que aumentara la presencia efectiva de la UGT en el mundo agrario.
La central socialista, teniendo a Francisco Fernández Guerra de la Vega como secretario, aunque el hombre fuerte seguía siendo José Suárez; se marcó dos objetivos: conseguir que se aplicara a rajatabla la legislación laboral, sobre todo en lo que se refiere a laboreo forzoso; y puesta en práctica de varios proyectos de Reforma Agraria. Hay muchos ejemplos: los jornaleros, a través de la UGT, denuncian por escrito a todos los  que  consideran que no están sembrando la tierra como deben hacerlo, o la explotación forestal o incluso a propietarios que antaño daban un uso intensivo a sus tierras. De la seriedad de las intenciones da muestras la proposición de la sociedad agricultora de la UGT para que la mayoría de las fincas de la oligarquía local sean declaradas “fincas abandonadas… y por tanto sería procedente solicitar su inclusión en el inventario que prescribe la ley de Reforma Agrario como comprendidas en el apartado 7º de la base 5ª en su disposición favorable”. El nombre de  fincas “Cantarrana, Herradura, Pedregosillo, Torrecilla del Marques de Medina Sidonia un total de 1350 hectáreas. Albardones y Espartina de los Hidalgos 400 ha, Palmita 200 de Antonio Vela, Valle Hermoso de Gabriel Mateo 100, Picazo y Rehuelga 500, Charcones 450 y Vega de Benalup y Alcántara 400”(Según escrito  10 de octubre de 1933) y  propietarios da idea de la profundidad de las intenciones y explica los acontecimientos posteriores. Pero de todos los proyectos va a ser el de la Comunidad de Campesinos de Malcocinado el más querido por los socialistas casasviejeños, ya que tanto Suárez como Curro Fernández se implican en cuerpo y alma, hasta tal punto que se trasladan a vivir allí. Suárez es el líder, pactista y resolutivo; pasa más tiempo fuera que dentro de la comunidad. Francisco Fernández es su hombre de confianza, culto y eficaz: lo mismo trabaja en el economato vendiendo telas y alimentos como atiende las enfermedades básicas o redacta  los escritos  necesarios.
La Comunidad de Campesinos de Malcocinado se instaló sobre una antigua Yeguada militar. “Por su relación con Casas Viejas se convirtió –podríamos decir hoy- en un asunto de estado” (Fernando Sigler). La relación entre los Sucesos y la Comunidad de Campesinos está clara, hasta el punto que García Rúa  la considera como parte de la estrategia de dominación ugetista de una zona que llevaba cincuenta años siendo anarquista.  También el Semanario socialista Claridad el 13-7-1935 la confirma: "Todos conocen el nombre de Casas Viejas bajo la proyección trágica de los sucesos allí acaecidos… hay otro Casas Viejas blanco y reconfortante, el Casas Viejas socialista, que con el feliz ensayo de su granja colectiva “Malcocinado” logró conquistar para nuestras ideas la adhesión total y sin reservas de los campesinos que viven en la pobre aldea ensangrentada”. El proceso fue complicado, los anarquistas, mayoritarios, no quisieron participar en el proyecto. Se consensuó repartir los cuarenta  colonos entre Medina y Casas Viejas, pero llegado el momento final, solo acudieron 6 colonos de Medina y 34 de Casas Viejas. Suárez en sus memorias reconoce que tuvo que inventarse nombres, siendo acusado por  el exalcade radical Juan Bascuñana Estudillo  de  partidista así como de ejercer el favoritismo: “Reclutados entre gente de afinidad política, sin llevar el objetivo que se persigue al colocar familias numerosas y de mayor número de brazos útiles”. Pese a todas estas dificultades, el 7 de abril de 1934 se produce la primera asamblea de colonos. Dice José Suárez en sus memorias no publicadas: “Malcocinado se hizo para que copiaran las demás”.
En la fotografía Francisco Fernández Guerra de la Vega. Archivo familiar

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Cuando el teatro se convirtió en una corsertería

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV